Home > Columnas > Las contradicciones del Anarcocapitalismo (“Libertad para la humanidad”, 10/052013)

Las contradicciones del Anarcocapitalismo (“Libertad para la humanidad”, 10/052013)

*Por Dorian Arias, con dedicación a la humanidad.

daumier dwan hovec

(de Daumier)

 

Históricamente el capitalismo se constituyó como una organización vertical coactiva y jerárquica de poder, junto con el Estado; han sido la mancuerna exacta para la dominación humana y la esclavitud. El Estado moderno tal como lo conocemos, con sus instituciones, divisiones de poder y camarillas representativas apareció con el ascenso de la burguesía ilustrada en la intentona de abolir la monarquía y remplazar el absolutismo europeo que había entrado en una profunda decadencia debido a los excesos de las familias reales, el asfixiante control sobre las actividades productivas y la miseria que habían heredado a sus reinos dejando en la penuria a gran parte de la población; por la república. Con el reemplazo de la nobleza por la clase burguesa con la guerras de independencia, la revolución francesa y más tarde, la revolución industrial; se empieza a estructurar el Capitalismo a la vez del deseo de los industriales de expandir su influencia económica por el mundo y para ello fue fundamental el trabajo teórico-económico de los pensadores liberales (Pero no exclusivo)

Por supuesto que bajo las tesis liberales, se proporcionaron a los capitalistas industriales las materias políticas que hicieran posible la expansión productiva mecanizada a todo lo ancho del mundo, la capacidad de movilizar las fuerzas de producción (Obreros, anteriormente ‘Plebe’) y el transito de las mercancías más a allá de las fronteras soberanas establecidas. Pero lo que no se logró, fue mejorar sustancialmente el precario subsistir de la clase trabajadora aún habiéndose reemplazado el absolutismo monárquico.

 

libertad para la humanidad

¿Por qué el anarquismo y el Capitalismo se contradicen y confrontan?

El llamado ‘Libertarismo’ de derecha es una tergiversación del Anarquismo para recrear una engañosa base ideológica para anarcocapitalismo en coincidencia entre él y el anarquismo libertario a través de la premisa de abolición del Estado. Los anarcocapitalistas y ‘right-Libertarians’ se envilecen a manera equidistante al sicario político, funcionario estatal o burócrata cautivado, seducido y motivado por adquirir un lugar dentro del status quo Capitalista. Peldaños para la dominación humana y objeto concreto en conflicto con la libertad individual. Se convierten en esquiroles del sistema (Estatismo Capitalista) dominante que atenta contra la aspiración humana de la liberación absoluta. Se corrompen porque no ha comprendido el lugar y papel históricos del Anarquismo o pretenden ignorarlo. Además de la teoría económica, el liberalismo valoró convincente la libertad individual, del que deriva el principio acerca de ella: La capacidad del sujeto como individuo de ejercer su poder y libertad a plenitud en los aspectos sociales y personales, sin las restricciones del gobierno concentrado u otros organismos directrices coactivos y el sometimiento de su voluntad a las masas.

Los ‘AnCap’ y right-libertarians han interpretado mal el Anarquismo, asumiendo que la única crítica dentro de él es la abolición del Estado, malinterpretaciones clásicas dentro de los círculos más conservadores de la derecha reaccionaria como en la izquierda moderada que ven al anarquismo como la actitud simple en oposición al Estado, cuando en realidad se ha hecho labor teórica nutriente y creciente en base al razonamiento, filosofía y los datos empíricos para extender propositivos fundamentos que proporcionen conocimiento e información estimables para la emancipación de los hombres. El ‘Libertarismo’ de derecha pretende preponderar el rol administrativo, dirigista y patronal del empresario Capitalista: Contra lo que ha luchado el anarquismo históricamente. Se produce un oxímoron hasta lo último de lo lógico. Implícitamente expone la realidad esencial del Anarcocapitalismo que es sustentar a perpetuidad el verdadero propósito del Capitalismo: Mantener las estructuras de poder, las clases sociales y justificar la explotación mediante el trabajo de mercenarios ideológicos contemporáneos (Véase David Friedman y Walter Block)

La economía anarquista: Horizontalidad, justicia y libertad económica.

Haciendo un breve recuento, las teorías primeras sobre la ciencia económica moderna se les atribuyen a pensadores liberales como consecuencia del estudio socio-político, que sirvieron posteriormente para cimentar cualquier tesis económica, desde el libertarismo, el Socialismo (Socialismo libertario y Socialismo Ricardanio) e incluso encontrando aceptación dentro Marxismo. Conviniendo en la libertad económica como un instrumento transitorio hacia una sociedad más justa.

El Anarquismo libertario es afín a la economía libre, sin intervención del Estado o rectoría, la libre empresa y la propiedad material, individual y social. Dichos elementos no constituyen una exclusividad del capitalismo, aunque se haya dotado de esas características a la tesis Capitalista y mercantilista en tiempos recientes. Retorcidos juicios fomentados por los supuestos tratados internacionales de ‘Libre comercio’ neoliberales que no son más que un contrato garante del imperialismo económico y el monopolio Capitalista en contubernio con los Estados. El neocapitalismo (Como yo preferiría llamarlo) ha encontrando a la vez, portavoces como Hans-Hermann Hoppe (Apologista de las monarquías), Ron Paul (Conservador cristiano) o Jesús Huerta de Soto (Parásito del Estado).

La libertad económica incluye y abarca todas las facultades individuales y sociales. La capacidad, a partir de la soberanía individual, de elegir el trabajo, el ramo, la profesión, el sector que desee, sus herramientas y bases laborales que considere aptas para su propósito. Organizándose junto con quienes compartan motivaciones o metas afines o realizándose independientemente, recompensado justamente, o haciéndose de todo cuanto retribuya su trabajo.

Vemos a la unidad monetaria únicamente como un medio de intercambio, que facilita y posibilita la dinámica de los mercados, no como un ente superior al que se tenga que servir y capitalizar. Dada nuestra propuesta de libre mercado, estamos a favor que haya competencia y que los mercados se inunden de nuevas figuras dentro de la economía. Que esté en manos de cualquiera generar progreso, dar impulso al desarrollo, la diversidad con participación activa y justa, sin generar las exclusiones que originan los capitales concentrados. Otro trastorno de los Capitalistas es atribuir el progreso humano al mero lucro cuando las motivaciones humanas siempre responden a un orden superior, a veces hasta filantrópicas.

¿Por qué el anarquismo es de izquierda?

El anarquismo libertario de izquierda está en favor de la abolición del Estado, pero además, en pugna a favor de la desaparición de posiciones graduales que establezcan jerarquías y perpetúen clases sociales (El conflicto de clases proletario-burgués). Pugna por el goce remunerado en especie de bienes o su retribución monetaria para el trabajador. Como tal, tampoco estaremos de acuerdo en la simplonería del ‘Libertario’ derechista en que relativice los valores salariales, de producción y la calidad sustentándose en anomalías teóricas eclécticas de explotación, valor-trabajo y costes. Interpretaciones mediocres sobre el trabajo. Allá ellos si encuentran congruencia en basar su ‘Pensamiento’ filosófico en autores ‘Objetivistas’ como Ayn Rand y acto seguido, relativicen los valores.

mas empresas para que los niños no se prostituyan

Propugnar el control por los colectivos obreros y empresarios independientes sobre sus herramientas y base de trabajo, el curso y la utilidad que éstos le den dentro de la economía y la edificación de la sociedad y el progreso. Acercándonos a postulados Socialistas autogestionarios, autónomos, asambleas, acciones y democracia directas; al establecer empresas propiedad de colectivos en la que los trabajadores asumieran la dirección y productividad y remunerar con justicia la producción del trabajador añadiendo la participación en ellas propiamente voluntarios sin el requerimiento de medios coercitivos o la utilización de métodos fraudulentos o chantajistas patronales Capitalistas.

Así se forjó el Anarquismo. Como la reivindicación de la libertad soberana sobre cualquier tiranía, la reivindicación de los medios de producción para los trabajadores y su emancipación de cualquier explotador.

Se pone en juicio, de nuevo, la postura ‘AnCap’ sobre su análisis respecto al trabajador al cual califica de incompetente e ignorante que requiere del caudillo Capitalista para dar dirección y orden a su organización. Abogando por la disolución de la estructura obrera y atomizando su fuerza de trabajo reduciéndola a un trasfondo secundario en la producción. ‘No queremos ricos, no queremos sacerdotes ni gobernantes; no queremos bribones que exploten las fuerzas de los trabajadores; no queremos bandidos que sostengan con ley a esos bribones, ni malvados que en nombre de cualquier religión hagan del pobre un cordero que se deje devorar de los lobos sin resistencia y sin protesta. Porque cualquiera que esté una pulgada arriba de nosotros es enemigo’ dijera Ricardo Flores Magón, revolucionario anarquista que combatió la dictadura Porfirista en México.

El anarquismo libertario no está en conflicto con los colectivos, aspecto que no atenta contra la libertad individual si partimos del mutualismo y del propio voluntarismo. Cooperativos y organización social para la solidaridad para que de ellas puedan emanar las articulaciones entre los individuos para su desarrollo y de su propio bienestar. Desde Pierre-Joseph Proudhon, Mijaíl Bakunin, hasta Lysander Spooner y Benjamin Tucker coincidían en que los órdenes tenían y podían que surgir del advenimiento voluntario y mutualista. ‘La libertad, la moralidad y la dignidad humana del individuo consisten precisamente en que haga el bien no porque esté forzado a hacerlo, sino porque libremente lo conciba, lo quiera y lo ame’ Bakunin.

Podrá haber lazos tirados de un extremo al otro entre el Anarquismo y el supuesto del Anarcocapitalismo, pero no un puente sólido y coherente.

Como libertarios, se rechaza la concentración del poder, de los medios de producción, de los recursos, favoritismos, privilegios así como entes abstractos como la propiedad intelectual que atenta contra el fomento a la creación y enriquecimiento de la información, el conocimiento y el desarrollo técnico e intelectual de hombre.

El libertarismo es Combativo.

Entre otras cosas, también apostamos por la postura revolucionaria, que nos hace coincidir con corrientes de pensamiento ‘Tradicionales’ en la izquierda; como medio de emancipación y la restitución de poder, aunque no por ello asumir sus fines últimos y metodologías. Como en el caso de la violencia; nosotros rechazamos la pasividad social ‘Anarcocapitalista’ que pretende, con sus pusilánimes planteamientos como el ‘Pacto de no agresión’ (Una pueril deducción del Contrato Social) aguardar a que el mercado por sí mismo disuelva los monopolios de Estado y corporativo privado. Esto no ocurre así.

Como citara Buenaventura Durruti, anarquista español, combatiente contra el fascismo franquista en la guerra civil española: ‘Al Fascismo no se le discute, se le destruye’

Habrá una lucha continua contra el Estado y las mafias que lo sustentan con sus capitales financieros sobornando a su súbditos: El político. Han disfrazado el fascismo de instituciones, democracia, sufragio y escudándose en su ignominiosa deducción del libre mercado, las leyes y su circo mediático. Siempre se condenará el uso de la fuerza bruta sobre la población que busca su emancipación, ya que ésta violencia siempre responde como mecanismo de autoprotección para el Estado, sus intereses centralistas y los intereses de los privilegiados que se valen de él para proteger los imperios: Monopolios de poder y económicos.

Nosotros buscamos la destitución de poderes fácticos tanto de Estado como corporativo. En contra de las concentraciones monolíticas y empoderamientos espurios del poder individual y colectivo. Emancipación del trabajador, toda mujer y hombre sobre la tierra. Promovemos proyectos de producción autogestionaria, autonomía financiera, autonomía empresarial cooperativa y libertad individual. Objetamos la banal interpretación de la libertad de los AnCap, Libertarios de derecha, fachos en potencia que asumen la libertad como ‘Licencia para matar’. Nosotros comprendemos que la libertad requiere y demanda mucha responsabilidad, conciencia individual y colectiva. Disciplina: principio que no está peleado con la libertad puesto a que si queremos hacer valer nuestra libertad y poder individual; requeriremos de sustentar nuestras palabra con las acciones y los hechos. Hacer evidente que tenemos capacidad de ser autosuficientes, capaces de realizar proyectos que enaltezcan la condición humana y la dignidad.

Como libertarios y anarquistas, pero sobre todo, como seres humanos, estaremos, si así lo requiere, en eterna lucha contra la opresión, el autoritarismo, los totalitarismos, absolutismos, las farsas mediáticas e ideológicas, provengan de donde provengan. Estaremos a lado del desahuciado, del reprendido, del triste, de aquellos para quien la justicia es totalmente discrecional y selectiva, para que juntos encontremos la liberación y la emancipación.

 

Dorian Arias.

7 thoughts on “Las contradicciones del Anarcocapitalismo (“Libertad para la humanidad”, 10/052013)

  1. “pepepepeppero anarquismo es solamente vivir sin estado “”pepepero capitalismo es solamente libremercado” muy bueno el articulo jajaja

  2. De un lado estan proudhon bakunin spooner malatesta carl hess kevin carson nicolas moras y anarquistas lucidos como dorian arias y veronica jerusalinsky que escriben en este portal por el otro farsantes homofobicos y xenofobos que tu citas rothbard hoppe rand y otros supremacistas primero cultivate y luego ven a dar clases de anarquismo.
    Piensa por ti mismo.

  3. @PatoContreras Kevin Carson hasta donde tengo entendido es un anarquista de mercado, un mutualista más precisamente, y acepta la teoría subjetiva del valor. Es decir que es una forma de anarco-capitalismo con propiedad usufructuaria.

    Mi pregunta es, además de prejuicios, ¿qué otra cosa tienen en contra del anarquismo de propiedad privada? Porque lo que veo aquí y en otros lugares es más de lo mismo. La izquierda es buena y la derecha es mala y punto. Porque encontré a un ancap que defienda las corporaciones y los monopolios.

    Vengo investigando el tema desde hace años y hasta ahora no veo nada en la doctrina ancap que se contraponga a otras formas de anarquismo más tradicional.
    O sea, en un contexto anarco-capitalista se puede practicar el comunismo libertario sin complicaciones, gracias a que la propiedad privada absoluta puede colectivizarse de forma voluntaria. Es decir, tranquilamente, puede adaptarse a cada contexto social, cultural, temporal. Tampoco tiene porque estar ligado al trabajo asalariado, ya que no es un requisito para una economía de mercado.

    Para el que le interese recomiendo este blog
    http://onhl.blogspot.com.ar/

    Saludos.

  4. Hola, Javier. ¿Por qué dices que el mutualismo de mercado es una forma de anarcocapitalismo?

    En todo caso el mutualismo vino antes que el anarcocapitalismo. Y el usufructo está más que todo en la propiedad de la tierra, no en forma generalizada. Y tal vez exista uno que otro mutualista que apoye la noción lockeana de propiedad sobre la tierra.

    Realmente yo puedo definirme como un anarquista de propiedad privada, pero no un anarcocapitalista. El capitalismo no es mi ideal. Y creo que no se trata de prejuicios, o bueno, en tal caso yo no lo tengo.

    Me agrada debatir con ancaps, incluso tengo muy buenos amigos que lo son. Y aunque parezca extraño he encontrado en algunos que se denominan a sí mismos como anarcomonarquistas de derecha un extraño pero fascinante gusto por ideas de socialismo libertario, mutualismo, distributismo. Y que en base a lo que llaman “tradición” detestan las corporaciones y la vida mercantilizada. Además que tienen como objetivos el actuar comunitario y la justicia social. Y yo los veo como potenciales aliados, aunque tengamos algunas diferencias, sobre todo la esencia reaccionaria de ellos.

    Y por supuesto, nuestra defensa al derecho de propiedad abre las puertas a cualquier tipo de experimentación con la misma propiedad.

    Sí, ese blog me encanta, Javier. Igualmente lo recomiendo a cualquiera que lea por aquí. Jajaja

    Saludos a todos.

  5. Gran parte de los anarcocapitalistas son poco libertarios, son en realidad apologistas de la dictadura de los propietarios.

    Les importa muy poco la explotación laboral, creen que todo contrato es totalmente voluntario. No les importa el riesgo de tener corporaciones, el adoctrinamiento que crean a través de la publicidad, el desperdicio de recursos por parte de estas, la contaminación, la jerarquía ineficiente y opresiva.

    No ven nada opresivo en la relaciones culturales, en el racismo, la xenofobia, la homofobia, la transfobia, etc.

    Ellos están a favor de la propiedad para poder joder libremente a cualquiera, pero no están a favor de que todo el mundo sean propietarios emancipados de la necesidad del trabajo asalariado.

    No digo que todos sean así, pero ser libertario no es ser un abusador escondido detrás de los derechos de propiedad.

Leave a Reply

%d bloggers like this: