Tags: , ,

¿Cuotas de género? No, gracias (“Feminismo libertario”, 18/julio/2019 [04/07/2013])

Posted on 17 Julio 2019 by maxaguirre

*artículo de Gabi Romano, una de las administradoras de “Mujeres liberal-libertarias”.

Las políticas de acción afirmativa, cuotas de participación femenina y las llamadas “leyes de paridad electoral” constituyen procedimientos regulatorios e intervencionistas que quieren compulsivamente imponer determinados porcentajes de mujeres en áreas políticas, empresariales, educativas, parlamentarias, etc.

¿Deberíamos las mujeres apoyar sin cuestionamiento este tipo de medidas? No, de ningún modo. Al menos si las observamos algo más de cerca desde la mirada anarcoindividualista y desde un punto de vista libertario.

La posición histórica del feminismo estatista, en su vasta mayoría, ha sido defender las leyes de cuotas y promover la acción positiva, por cierto. Pero por diversas razones y varios argumentos se podría extensamente fundamentar porque no ha sido ni sería beneficioso adoptar y/o apoyar estas medidas.

Los principales fundamentos de rechazo se basan en cuatro cuestionabilísimos asuntos básicos:

1) Son promovidas en nombre de una categoría colectiva abstracta inexistente (“las mujeres”). Parte de una igualdad teñida de homogeneidad y ansía planificar asimismo una igualdad de resultados económico-sociales apoyándose en la intervención paternalista del Estado.

2) Se nos dice que persiguen el “Bien común” de ese colectivo abstracto e inexistente como categoría englobadora. Por la naturaleza de este tipo de medidas, terminan reciclando los prejuicios en contra de las mujeres, las victimiza y proyecta sobre ellas una minusvalía que debe ser equilibrada desde el Estado a través de una regulación que les “facilite las cosas”. Como señala Wendy McElroy “las mujeres exitosas solían ser acusadas de acostarse en su camino a la cima. En la actualidad, los hombres pueden acusarlas de acostarse con el gobierno.”

3) Se basa en un supuesto derecho a la compensación histórica que el daño patriarcal ha infligido a las mujeres, por lo que descansa en un solapado deseo de venganza enmascarado de “justicia”.

4) Distorsiona la competencia basada en el mérito, y por ello la vuelve injusticia al restarle libertad real a quienes naturalmente allí se deberían disputar una posición/cargo/puesto exponiendo sus habilidades, experiencias, conocimiento. Desde este punto de vista es el peligroso revés del cultivo del talento pues tiende al fomento de la peor cara de la ineficiencia proteccionista: la incompetencia.

5) Excluye y discrimina en espejo a los hombres, que por la razón expuesta en los dos puntos anteriores, deben “pagar” por los pecados de discriminación de los que se les imputa haber gozado al apoyar el “sistema de opresión” que ellos y sus ancestros han construido y explotado expoliando a las mujeres (sic).

Aunque sería muy extenso “genealogizar” en profundidad todas las razones que motivaron a promover este tipo de medidas, sí fue bastante correcto el diagnóstico del que se partió el siglo pasado (existencia de prejuicios sexuales, desigualdad de oportunidades, impedimentos absurdos para acceder a la educación, techo de cristal, etc.) pero incluso aunque buena parte del diagnóstico del feminismo histórico no era incorrecta, estas medidas de “discriminación positiva” fueron la extensión distorsiva de una justa reivindicación de igualdad ante la ley que estaba denegada no sólo a las mujeres.

Por lo que debemos decir sí a la igualdad ante la ley, pero lograda esta, digo un rotundo no a forzar la igualdad en los resultados, menos aún cuando todo esto se realiza desde la coerción estatal.

Las mujeres que tienen méritos reales en un área, llegarán, se las arreglarán, pondrán más garra en demostrar que el prejuicio es pre-juicio, etc. Pero no es el Estado y su función paternal (ni hablar de los políticos demagogos) los que revertirán los eventuales prejuicios de género sino la acción en sí de cada mujer en un ámbito dado. Un ejemplo tiene mucho más peso a la hora de revertir parámetros de evaluación previa desiguales que cualquier forzamiento por ley.

Margaret Mead no necesitó de cuotas para brillar en una disciplina tan joven como lo era la antropología en los años ´30. Sarah Weddington fue la persona más joven en ganar un caso ante la Corte Suprema -tenía 26 años- y había sido la única entre 120 muchachos al ingresar duramente en la Escuela de Leyes de la universidad. A Elizabeth Blackwell le rechazaron en 20 universidades su solicitud para estudiar medicina, pero no cejó, una la terminó aceptando y fue la primera mujer en graduarse y ejercer como médica. La financista Muriel Siebert fue la primera en obtener una banca en el New York Stock Exchange entre los 1300 hombres que componían ese board en los años ´60. Llegaron sin cuotas, sin esposos que las tutelaran, sin un Estado que les facilitara nada de nada. ¿Si les fue fácil? Para nada. Fueron rechazadas, ridiculizadas, claramente discriminadas por las más recalcitrantes conservadoras de su propio género y por el sexismo crónico de los varones de su época. Los obstáculos fueron muchos más que si ellas hubieran nacido hombres y decidido ir en esa misma dirección. Sin embargo por mérito, tesón, decisión, y competencia alcanzaron sus metas en las áreas correspondientes.

¿Así que cuotas? No, gracias. Es inmensamente más sano e inspirador mirar a estas y tantas otras mujeres que en la historia obtuvieron lo que desearon por sí mismas.

Desde mi punto de vista, pueden guardarse el favor de las cuotas donde no les pegue el sol. Con libertad real, competencia justa e igualdad ante la ley me basta. El resto será asunto de la calidad profesional, cualidades personales y un honorable sentido de la determinación.

Comments (1)

Tags:

“Peter Cárdenas”: “Hubiera preferido ser de Sendero Luminoso y entrar en la historia” [13/nov/2015]

Posted on 13 Septiembre 2017 by maxaguirre

– Enlace vía Skype.

MRTA cárdenas

En esta entrevista, este ex terrorista no se escucha arrepentido en cuanto a su participación en la lucha armada. Incluso se detecta muchísima frialdad para hablar de las matanzas, llega incluso a bromear sobre estas. Sin embargo, luego afirma que la lucha ahora es pedagógica. ¿Usted cree que un hombre como este podrá reinsertarse efectivamente en la sociedad? Cárdenas, recientemente liberado, ha emigrado a Suiza y nos concede esta entrevista exclusiva.

 

 

Bertol Jiménez: ¿Usted envidia a Sendero Luminoso?

Peter Cárdenas (ex terrorista del MRTA): Claro que sí, ellos figuran en todos los libros de historia y nosotros nada. Apenas somos mencionados. Es una injusticia.

Bertol: Incluso se dice que Sendero era un partido político que usaba el terror como medio. La percepción general sobre ustedes es que sólo eran un grupo de matones.

Cárdenas: Eso es lo que más me duele. Dicen que éramos simples asesinos. En los textos escolares, los de Sendero son los jinetes negros del apocalipsis y nosotros casi una barra brava provinciana, casi una pandilla de cono. Luego, les han hecho creer que no teníamos ideología. Eso es falso. Nosotros seguíamos los ideales de Túpac Amaru segundo.

Bertol: ¿Y cuáles son esos ideales?

Cárdenas: Comenzar una guerra cuando nuestros negocios se ven amenazados.

Bertol: ¿Esos son sus ideales? Entonces el móvil de su lucha fue económico.

Cárdenas: Claro que fue económico. La sociedad nos importaba un carajo, por eso los matábamos como perros.

Bertol: ¿Usted tuvo la oportunidad de… trabajar para Sendero?

Cárdenas: Sí, pero sinceramente Abimael me daba miedo. Y sentía que me iban a lavar el cerebro. A Guzmán me lo encontré en la cárcel y le pregunté sobre su ideología. No entendí ni mierda. El sujeto está muy loco. Pero sí me da envidia lo que logró Sendero… ese reconocimiento que nosotros no tenemos. Solo por eso hubiera preferido ser de Sendero Luminoso y entrar en la historia.

Bertol: ¿Le importa mucho el reconocimiento?

Cárdenas: Es que el terrorista busca figurar. Y esto es algo que ahora lo sé viendo en retrospectiva. Algunos mataban por dinero. Otros porque les gustaba. Se respeta eso. Yo mataba por puro ego. Quería salir en los medios. Quería ser alguien. Así fuera considerado un hijo de puta.

Bertol: Usted no se escucha arrepentido, ¿se arrepiente de algo?

Cárdenas: Me arrepiento de haber estado en un grupo armado que no logró nada, en los libros de historia somos ninguneados. Si hubiera sabido que nos darían tan poca importancia, hubiese matado más gente.

Bertol: Bueno… ¿cuál era el criterio que usaba el MRTA para fijar las víctimas? Los de Sendero mataban a todo aquel que ostentaba el poder y a todo aquel que se les rebelara. ¿Usted cómo decidía a quién matar y a quién no?

Cárdenas: Yo no lo decidía, seguía las directrices de “el jefe”. Algunas veces era un poco complicado, “el jefe” me decía “mata al más feo, al más feo”. Y como todos eran feos, los mataba a todos (risas).

Bertol: Bien… ¿volvería a participar en una campaña sangrienta como esa?

Cárdenas: No, ya no. La lucha es ahora pedagógica. Mis camaradas y yo buscamos un cambio en la educación. Por eso queremos ser profesores. Queremos que los textos escolares nos tomen en cuenta como a los de Sendero. Lo de la embajada de Japón… majestuoso, ¿no? Matar gente no me interesa más, no puedo vivir de eso. El enemigo ahora es el Ministerio de Educación y su mediocridad. Quiero volver a Perú y ser catedrático.

Bertol: Decía usted en una entrevista que se arrepiente de dañar a familias, pero no de asesinar. ¿Cómo es eso?

Cárdenas: Una pistola no es dañina por sí misma… ¿no?

Bertol: Bueno, no. Hace falta alguien que dispare.

Cárdenas: Lo mismo pasa con matar. Asesinar no es malo. El detalle es quién lo haga.

Bertol: ¿Cómo? ¿O sea, si usted lo hace está bien?

Cárdenas: Perdón. No. Digo que depende de a quién se mate. Yo me arrepiento de matar gente inocente. Del resto de personas no me arrepiento. Los mataría de nuevo.

Bertol: Ok. ¿Qué es lo que más le llama la atención de la sociedad actual? Estuvo mucho tiempo en la cárcel…

Cárdenas: Se me acaba el tiempo y se escucha medio entre cortado por ratos.

Bertol: ¿Quiere que reiniciamos?

Cárdenas: No, unas preguntas más y ya. No me has preguntando sobre los empresarios japoneses. Matarlos era mi especialidad. Yo iría a la DIROES y le metería bala a Fujimori. Miro las encuestas y realmente me dan ganas de volver a las armas. Por eso mejor me voy del país. Estando lejos podré estar tranquilo.

Bertol: ¿Y a Acuña? ¿Qué le…

Cárdenas: Lo colgaría. A ese lo colgaría. Mira cómo dejó todo como alcalde. Investiga. Bueno, debo irme.

Bertol: Para finalizar. Si usted hubiera podido ser otra cosa, aparte de profesor, ¿qué hubiera sido?

Cárdenas: Sin duda alguna, periodista de espectáculos.

 

 


(niña peruana leyendo sobre el MRTA, esto es cosa de todos los días)

Comments (3)

Tags: , ,

El injerto y el montaje, los protagonistas de Leonidas Zegarra (“El culto de los fracasados”, 1)

Posted on 18 Junio 2016 by maxaguirre

-Extracto del análisis completo

Acorazado_Potemkin_montaje intlectual

Por Max Aguirre Rodríguez

 

 

Jorge Sanjinés en “El cine en el Perú” (1998) decía que los cineastas latinoamericanos deberían apartarse de las fórmulas hollywoodenses y buscar en cambio los ritmos internos de la propia cultura. Eisenstein creía algo parecido y renunciaba al individuo como estrella para encumbrar a la masa, la protagonista en la era soviética. Y Leonidas Zegarra en “Mi crimen al desnudo” (2001) volvía actor al injerto en el montaje. No eran ni los colectivos ni los individuos lo importante, sino las intrusivas tomas de un concierto de tecnocumbia sin sentido aparente. Lo de Zegarra vendría a ser un neorrealismo sin guerra, un surrealismo sin presupuesto, una vanguardia tardía, un cine moderno que termina siendo retro.

 

Yrigoyen definió a Zegarra, luego de decir que es pésimo, como un Arguedas del cine B. Tanto el aclamado escritor como el vapulado cineasta nos muestran un mestizaje: un choque entre occidente y lo andino. Esto es especialmente válido en “De nuevo a la vida” (1973). La historia de la familia que llega a Lima es un reflejo de la propia experiencia de Zegarra. Yrigoyen también destaca la fijación de Zegarra por el “sexo lascivo”, su perspectiva negativa sobre el sexo (Diaz Balbín mata meretrices en nombre de Dios), la aparición de figuras místicas y referencias a Dios (Jesucristo aparece en “Mi crimen al desnudo”). En cuanto al montaje, se puede encontrar guiños al neorrealismo (curso que aprendió de Chacho León) en el uso de actores no profesionales y su visión documentalista. Y más interesante es que en su obra parezca haber guiños a Eisenstein (su concepto de conflicto y lo de destacar una atracción, una idea, por encima de la continuidad). En la obra de Zegarra abundan el montaje intelectual. En una de las primeras escenas de “De nuevo a la vida”, “Rulito” Pinasco empieza a violar a una muchacha en la playa. Mientras la desnuda y manosea, tomas de las olas parecen interrumpir el erotismo. Las tomas son muy rápidas a excepción del final, cuando vemos las olas finalmente chocar con la orilla de la playa. Pasan unos segundos. Hay calma. Pinasco acaba de violar a su víctima (o al menos se insinúa). Otro ejemplo podría ser la escena en la que el personaje Poggi copula con una prostituta, mientras su acto se intercala con varios asesinatos de Balbín. El final del asesinato de la tía se familiariza mediante el montaje con Poggi llegando al clímax. Estamos ante el momento detonante de la captura de Balbín, el momento más intenso y el que antecede el final (conclusión que ya solo puede contraerse en cuanto a intensidad).

 

Si le creemos a Huanchaco, los conciertos de tecnocumbia serían parte de un mensaje que Zegarra nos quiere transmitir. Algo que se agrega durante todo el largometraje interrumpiendo la continuidad para decirnos: esto es lo que hacía el gobierno con la prensa chicha. De ahí que el personaje Mario Poggi interrumpa una escena triste para bailar tecnocumbia con su hija h20. No hay continuidad ahí. Parece un clip musical insertado, es un injerto. También podemos notar la importancia que le da a retratar el sexo lascivo. Una curiosa muestra del realismo de Zegarra se ve cuando el asesino está solo en su celda luego de ser apresado. Llora. ¿Pero qué insinúa el montaje como el recuerdo de ese momento? Cinco minutos de sexo con su esposa Yesabella. ¿No es acaso lo que recordaría el hombre promedio en el momento más depresivo?

Comments (0)

Tags: ,

Corto homenajeará a Leonidas Zegarra en el 2017 (“Cine”, 10/05/2016)

Posted on 10 Mayo 2016 by maxaguirre

-El cortometraje contará con guiños a la filmografía del cineasta.

 

mi crimen al desnudo teaser 1

 

Esta casi cerrado el debate para la mayoría: las obras de Zegarra no siguen los cánones habituales. Pese a eso, su obra es de importancia histórica para los peruanos. Su filmografía atraviesa épocas importantes. Desde “De nuevo a la vida” (1973) hasta “Mi crimen al desnudo” (2001). El guion original de esta última no se pudo plasmar en su totalidad debido a problemas financieros. Como reivindicación y homenaje nace la idea de realizar un corto de 20 minutos, un remake delirante de “Mi crimen al desnudo”.

 

 

Sinopsis del cortometraje:

2016. Díaz Balbín recibe la noticia de la muerte de Mario Poggi, el cual fue acusado de matarlo. Arrepentido por fingir su muerte en complicidad con unos misteriosos personajes, decide viajar a 1986 para redimirse. Se unirá al joven justiciero nocturno Alan García para combatir el crimen, mientras espera hacer entrar en razón al Díaz Balbín del pasado. Vargas Llosa y sus secuaces preparan el Shock.

Comments (0)

Tags: ,

Lideresa del MHOL, Javier Angulo: “El día de la madre ofende la dignidad de la mujer”

Posted on 08 Mayo 2016 by maxaguirre

– Se considera una mujer rebelde en cuerpo de hombre viril.

transexual feo

¿Qué planea ahora?

 

Javier (antes Suyana) ha vuelto a sorprender atacando el día de la madre llamándolo patriarcalista y discriminador. Él/Ella sustenta que este día exalta una faceta de la mujer, la de la hembra sumisa y domada por los hombres. Así que declara que todo el mes de mayo se distribuya equitativamente entre todas las facetas de la mujer. “Sería más justo”, advirtió la lideresa del MHOL. Consultada sobre sus nuevos planes, empezó a contarnos que su anhelo es volver a romper los estereotipos ahora que ha vuelto a ser hombre (tras una larga operación). “Quiero ser el primer peluquero heterosexual del país, quiero volver a romper esquemas. Ahora soy heterosexual. Un macho que destruirá el patriarcado con su virilidad”, confesó la lideresa… líder.

Comments (0)

Advertise Here
Advertise Here

desde el 8 de noviembre