Home > Ocio > Toyotaro vs Toriyama (“Manga(n)zone”, 1)

Toyotaro vs Toriyama (“Manga(n)zone”, 1)

Para inaugurar la sección Manga(n)zone de EFYR, he decido empezar por el manga de Dragon Ball Super (sí, hay manga). Lo curioso, como pocas veces pasa, es que en este caso el anime ha adelantado al manga. Esto se sabía desde el principio, cuando dijeron que el manga era un material aparte del anime y cuando vimos que en el manga se saltaron algunas cosas del anime. Es simple, el manga existe para acompañar a Dragon Ball en manga, y los que lo han leído, sabrán que siempre ha sido mucho más corto, preciso y breve que su contraparte animesca.

Desde el inicio de la era Super en Dragon Ball, hemos visto que el manga (escrito por Toyotaro, discipulo de Toriyama) es diferente, casi imperceptiblemente, del anime en estilo de dibujo (y no necesariamente porque el anime de Super se haya animado de forma apresurada). Sin embargo, la historia ha dado giros diferentes en el anime de Super.

En momentos, son nimiedades como que en el anime Goku se transforma en super saiyajin (o super saiyan) y en el manga no. O que, lo que sucede en el capítulo 019 del manga escrito por Toyotaro, Goku Black sí pueda transformarse en super saiyayjin (el rubio) y, esto queda por verse, se haya excluido la existencia del Super Saiyajin Rose que dio tanta controversia en el anime.

Algunas quejas que siempre ha tenido Toriyama, es que siempre siente que tiene que rematar el final de las sagas. Hace poco viendo el final de la saga de Cell de Dragon Ball Z, me di cuenta de la similitud que hay con el final de la saga de Zamasu (pronunciado Zamás): en ambos arcos el villano es vencido una vez con un final emotivo, presentado de forma épica (vamos, en forma de final). Pero lo que sucede luego es que el villano vuelve para atormentar un capítulo más.

En el caso de Cell, este muere explotándose, pero Gokú lo lleva al planeta de Kaio-sama y salva varias vidas con eso (además de darle un cierre a su trama con Gohan, de lo que ambos aprenden). Sin embargo, Cell vuelve por arte del guión (explicado porque se puede regenerar y justamente con la explosión su punto de regeneración no fue destruído y “por alguna razón” se regeneró en su forma perfecta). Gohan lo acaba en duelo de poderes que triunfa por la ayuda de, especialmente, Vegeta (lo que da cierre, suponemos que lo hicieron por eso, a la trama de Vegeta y Trunks), pero también de Piccolo (lo que da cierre a la trama de Piccolo y Gohan).

Esta demás explicar el caso de Zamasu (y este sí me hace preguntarme por qué decidieron hacer eso): Zamasu muere a manos de Trunks y vuelve para ser un ente que controla y se apodera del mundo. Este muere a manos del Zeno-sama (autoridad máxima en el universo de Dragon Ball) y así se cierra la trama de Trunks, quien falla en su reto de salvar su mundo. Acá solo se me puede ocurrir que se decidio dar un capítulo más y no dar a Zamasu por muerto, como set up para el siguiente arco y por las críticas a que Trunks fuera capaz de terminar a Zamasu.

Esto nos dice bastante de Toriyama: hace poco me he enterado que en Dragon Ball Z varias decisiones de guión fueron por presiones de los editores de Akira Toriyama. Al parecer, que existieran los androides 17 y 18 fue porque los anteriores androides no convencieron a los editores como villanos finales. Así mismo, la existencia de Cell ocurrió por lo mismo: al final su primera forma no convenció, y así, cambiando en el guión (esto, a la par que salían los capítulos), se logró incluir a Cell Perfecto. Es curioso como, al final, los cambios funcionaron y no parecieron forzados, sino como algo planeado minuciosamente.

Leave a Reply

%d bloggers like this: