Archive | Noviembre, 2013

Tags: , , , , ,

El encierro literario -1era parte-: el joven “príncipe” (“El juego de las almas”, 2, 28/11/2013)

Posted on 28 Noviembre 2013 by maxaguirre

– “¿Qué pasó en España del 1 de noviembre al 18 de noviembre?” es una pregunta que se hizo el agente Esmeraldo.

gángster

En el capítulo anterior los personajes fueron atrapados en una historia aunque eso no quedó muy claro. Ahora veremos parte de lo que sucedió.

Pero eso fue del 1 al 18 de noviembre. En la actualidad, “Esmeraldo” planea reunirse con Ander Zugasti para saber qué ha pasado.

¿Pero hay algo más? Esmeraldo mencionó las mentiras de “el gángster” y de un personaje denominado “el cocinero”. ¿Quién es Sebastian Yanguas? ¿Lo que dice es confiable? Creemos que no.

¿Javier Garófalo aún vive?

 

 

 

El Juego de las almas

La saga de los demonios: capítulo 2 (el joven príncipe).

Página 1


página 2 terminada

página 3 terminada

Página 4 terminada

página 5 terminada

Página 6 terminada

Comments (0)

Tags: , , , ,

Avance del capítulo 2 de “La crisis de los partidos políticos y las clases azuzadas” (“Nuevo amanecer”, 23/11/2013)

Posted on 23 Noviembre 2013 by maxaguirre

– El texto final sale en marzo.

POLICÍA PERUANA LANZA BOMBAS LACRIMÓGENAS SOBRE MULTITUDINARIA MARCHA

Texto de Max Aguirre.

 

 

 

Capítulo 2

Las “clases” azuzadas y domadas

 

– La televisión como domadora; la prensa como embrutecedora (¿Y la radio?)

 

¿Se preguntará dónde está el rol educativo de la tele? ¿Dónde ha estado? La televisión peruana no ha estado huérfana de programas educativos. El problema es que estos han sido insuficientes. Podemos nombrar al reciente y cada vez más vigoroso “Sucedió en el Perú” que convocó a gente famosa quizás para atraer más público. Quizás algo efectista pero efectivo. Y es imposible olvidar “La torre de Babel” (1981), el memorable programa que tuvo a Vargas Llosa como entrevistador, presentador y conductor. Inolvidable y enriquecedora la entrevista a Jorge Luis Borges. A esta programación cultural sería posible sumar la programación de los canales religiosos como “La casa voladora” o el “El súper libro” (si no vemos adoctrinamiento en esta).

 

¿Pero cuál es el impacto de esta televisión? Creo conveniente señalar que esa medición no es objetiva. Tampoco considero a los televidentes completamente víctimas y los culpo de ser un poco sus victimarios. ¿Por qué el televidente no selecciona la programación cultural y se inclina hacia la bajeza televisiva? Es que aquí todo se vuelve discutible. Se puede hablar incluso de una tendencia innata. No es el objetivo de este trabajo responder a esa pregunta. Quizás las razones se vean obstruidas para una discusión actual pero el hecho es que el televidente prefiere la telebasura sobre la programación cultural. Y esta programación proliferó con mayor virulencia desde el fujimorato. Podríamos decir que lo de los 90´s fue toda una pandemia con Laura Bozzo como un virus inexterminable.

 

En general se puede decir que la buena programación ayuda a desarrollar el pensamiento crítico y la individualidad, mientras que la mala te aborrega y somete.

 

La prensa sí no deja con escapatoria a los lectores. Antes de la aparición de internet, especialmente en el fujimorato, o leías prensa escrita o no te enterabas de nada (aunque en esa época era más o menos lo mismo). Con la aparición de una prensa chicha se pasó de estar desinformados y castrados a embrutecidos.

 

Pero quiero salvar a la radio y lo que logró a mediados del siglo XX (Bustamante, “El instante colectivo”). La radio trajo consigo el “instante colectivo”. Ayudó a que los peruanos se reunieron alrededor de un hecho y con esto se reconoció al otro como igual (pese a las distancias geográficas) creando una identidad nacional. Parece exagerada esta tesis pero no lo es en un país donde la esfera pública empezó a existir recién en ese momento por increíble que parezca.

 

Pero actualmente la radio también se ha sometido al espectáculo. Salvo los noticieros radiales, todo es ilusión. Y los partidos de fútbol siguen ayudando a crear una identidad (como siempre lo ha hecho la selección peruana –Velasco se aprovechó de los logros deportivos para crear una identidad nacional-) pero distraen de los temas políticos. Entonces la identidad se reduce también a espectáculo. Y esto es funesto. La identidad se resume a eso y no debería resumirse sino ser un constante orgullo que vaya abarcando a los intelectuales que emergieron y emergerán.

 

 

– Carencia de actores sociales y su impacto en la democracia

 

Una democracia se fortalece cuando cuenta con actores sociales que ponen algún tipo de freno al oficialismo. No suplantan el rol fiscalizador de los partidos pero son los fiscalizadores, en teoría, menos desinteresados partidariamente por su independencia.

 

Decía Manuel González Prada cuando era consultado sobre su tendencia política que siempre era de oposición y que esa era la postura que debían adoptar todos. Entrara el gobierno que entrara, uno debía ser un fiscalizador y crítico constructivo.

 

Pero nuestros fiscalizadores independientes se han guarecido en la apatía, una postura que es traducida por la clase política actual como una actitud permisiva.

 

 

– El indio y la mujer: violentados hasta más no poder

 

La CVR dictaminó que la mujer y el campesino fueron las víctimas principales del conflicto armado interno. Pero a estos dos actores sociales tan representativos del país no solo se les ha dedicado el exterminio sino la marginación. La mujer ganó el voto femenino gracias a la constitución de 1933 pero fue recién un 17 de setiembre de 1955 que el general y populista Odría hizo posible que la mujer votara.

 

En 1956 ya había 9 ciudadanas en el parlamento pero esto esconde algo turbio. Convertir a las mujeres de actrices sociales a burócratas tiene el saldo negativo de dejarnos inermes y sin protectoras. ¿Las mujeres congresistas del actual congreso (2011 – 2016) han hecho grandes esfuerzos a favor del aborto? Pues no. Y encima la congresista Ana Jara trató de dinamitar la democracia con una propuesta de cuotas de género. La mujer históricamente ha estado relegada a no acercarse ni por asomo a la esfera pública. Actualmente, la mujer parece no reivindicar su “clase” y, por el contrario, inventa absurdos legales como el feminicidio.

 

¿Y el indio? Pues el indio (o también marginado como campesino en tiempos de exaltación de lo mestizo) ha sufrido el trato más bárbaro que se pueda imaginar. Desde ser prácticamente un esclavo hasta ser seleccionado “democráticamente” por el gobierno de Leguía para hacer carreteras (el que tenía dinero se podía eximir de esta obligación). Y es que el indio, salvo excepciones, ha sido históricamente pobre y vilipendiado. ¿Y cómo olvidar el gamonalismo? Esa peste contra la que luchó valerosamente el general Juan Velasco Alvarado.

 

Pero el indio no se rebeló y rompió las cadenas del sometimiento oligárquico gracias a Velasco. Esto implica no una victoria sino un derecho impuesto de manera autoritaria aunque bien intencionada. Entonces el indio (campesino) incluso cuando se libera, lo hace con ayuda. Es un actor social disminuido por este acto. Es un simbolismo de su invalidez social. Otra muestra es buscar que todos hablen quechua para integrarlos.

 

 

– La clase emergente está sumergida (y los jóvenes son fetiches de la mercancía)

 

La clase que emerge económicamente hacia el consumismo es un impedimento para la creación de ciudadanos (se crean consumidores). Es cierto que ha aumentando el número de personas que accede a la educación pero esto no tiene incidencia en la política aunque quizás sí en la opinión pública. Pero estamos hablando de universitarios que no viven en apatía y se percatan de su rol de actores sociales. Y no son la mayoría. Y el contexto actual (embrutecedor y desinformador) no permite que se consoliden como actores sociales de recambio generacional ni pilares de la democracia ni como fiscalizadores.

 

La clase emergente no es valorada por su influencia política sino por su homologación económica. Esto es sintomático de que hay prioridades capitalistas por encima de las democráticas.

 

Entonces lo que se debe hacer es que estos jóvenes medianamente ilustrados deben despertar políticamente. Pero deben hacerlo con un interés auténtico. Solo así ganaremos un actor social importante que enriquecerá la democracia.

 

Lo que hay actualmente es un fetichismo hacia las mercancías (quizás no hacia las marcas) en lugar de una atracción hacia la política. Si no se cambia esto, jamás se constituirán en actores sociales efectivos. ¿Por qué? Porque se está colocando a la mercancía por delante del prójimo. La explotación del prójimo se ve justificada con tal de que el producto final llegue al Mercado para poder comprarlo. ¿O acaso se respeta las 8 horas? También se terceriza en el Perú.

 

Y ni hablar de los prójimos que trabajan en el área de servicios de las tiendas a donde los fetiches acuden. Estas personas ganan una miseria. Y ni mencionar a los empleados de los fast foods, usualmente jóvenes. Y es que hay un problema de mentalidad por culpa del Fujimorato y la facilidad para despedir (¡bendita sea la constitución de 1993!). Y otro ejemplo de esta mentalidad podrida es el engaño del emprendedor. ¿Qué esconde el discurso? Pues que los peruanos proletarios no se ven como un “clase” marginada y explotada sino como personas temporalmente en camino a ser millonarios.

 

 

– Un nuevo amanecer (inclusión homosexual contra Iglesia y Ejército)

 

Una democracia que apunta a incluir debe pensar en los homosexuales (hoy privados de derechos tan básicos como las uniones civiles). Pero resulta que la Iglesia continúa con su influencia despreciable. Y en el Ejército se puede llegar a maltratar a una cadete embarazada o, expresamente, negar el ingreso de homosexuales. No incluyo a estos dos últimos actores sociales porque los veo como parte del aparato castrativo aunque no sean parte del Estado.

 

Perú no es una república confesional pero a veces pareciera que Cipriani es una especie de ministro de las buenas costumbres y la moral. Y ni hablar de las fujimoristas que se oponen al aborto (vaya paradoja con lo de las esterelizaciones).

 

¡Vamos por un nuevo amanecer!

Comments (0)

Tags: , , , , , , ,

La promesa de Héctor (“Investigaciones pervertidas”, cuarto capítulo, 22/11/2013)

Posted on 22 Noviembre 2013 by Esmeraldo

– Todo empezó en el 2010.

gángster

Me conocen como Esmeraldo pero ese es el nombre de mi amigo desaparecido en 2007. Yo soy Jhonny, fui agente en Perú y en Argentina. Perdí a mi hermana y sospecho que fue a manos de Héctor.

 

Recuerdo que en Perú formamos una agencia para investigar extrañas desapariciones cerca al volcán Sara Sara en Ayacucho. También investigamos el avistamiento de un ser quimérico en Arequipa. Las investigaciones dieron un giro cuando Esmeraldo, mi compañero, fue secuestrado. Esto ocurrió en el 2007 y jamás pude superarlo. A finales de ese año vi (y no estoy mintiendo) a un pobre hombre con una apariencia mitológica. Él me contó que las desapariciones forzadas eran en realidad parte de experimentos. Yo no sabía qué creer. Él se suicidó sin decirme más.

 

Me habló de un científico. En Perú existe la leyenda de unos seres que le quitan grasa a los campesinos. Ahora sé que esos planes iban más allá. Pasé los dos años siguientes sumidos en la negación absoluta. Abandoné todo. Dejé de trabajar. Me mantuve con la ayuda de mis familiares que me veían como un espectro. Me confesaron que pensaron en meterme en un manicomio. En el 2009 recibí llamadas amenazantes. O eso creí. Ya no percibía la realidad correctamente. Pero, entonces, en noviembre de 2009, mi hermana desapareció.

 

Decidí que la buscaría. Sabía que ellos (los amenazantes) se la habían llevado. Comencé a contactarme con “el cocinero”, el primer agente de la organización argentina a la que me uniría. Fingí claridad mental por 6 meses hasta que conseguí que se me financiara un viaje (sin retorno) a Argentina. Mis familiares se alegraron al deshacerse de mí.

 

Conocí a Héctor en marzo del 2010. Antes había pasado por una iniciación monstruosa. Él me prometió recuperar a mi hermana y ayudarme con mis investigaciones. Pero antes tendría que ayudarle a hacer unos trabajos. Jamás terminé esas tareas. Fue hace poco que decidí entender que había sido utilizado.

 

El presente: Aldo Andonegui, Artyom y Despégalo

 

Viajaré a España en unos días a contactarme con Ander Zugasti. Me ha invitado y me ha facilitado el dinero. El cuerpo del ciudadano español Javier Garófalo continúa desaparecido pero quizás ya no Aldo Andonegui que se encontraría ya en Argentina si es que su identidad es realmente la de Artyom. ¿Y si no lo es? ¿O si alguien más habita el cuerpo o la mente de Artyom? ¿Marat? ¿Qué sucedió en España todo este tiempo?

 

Las siguientes fotos tienen un estilo demasiado familiar para mi gusto:

elcocinero artyom esperando 1b artyom1artyom2 artyom3 artyom4

 

Este “estilo fotográfico” me recuerda a las prácticas en las que me insertó “el cocinero” cuando todavía le hacía trabajos a Héctor. Estas fotografía aparecieron en “Perfil Despegalo Antipegote”.

 

fotos en perfil despégalo

 

Operación diáspora, Javier Garófalo y Ander Zugasti

diáspora vasca

¿Qué quiere Ander Zugasti, el autoproclamado líder de esta operación? Dijo que me puede ayudar a cambio de un favor. También me dijo que Garófalo (el supuesto asesinado) solo está desaparecido. ¿Quién lo tiene secuestrado entonces? ¿Zugasti o… Héctor? ¿Por qué?

Comments (0)

Tags: , , , ,

Avance de “La crisis de los partidos políticos y las `clases´ azuzadas” (“Perú”, 15/11/2013)

Posted on 15 Noviembre 2013 by maxaguirre

– El texto final sale la próxima semana.

Alan, Ollanta y toledo

*de Max Aguirre y César Reyna.

 

Índice:

 

– Antecedentes
Una mutación hacia la subordinación

– Presentación
La clase emergente y su sumersión apolítica

– Introducción
La apatía juvenil y la política

 

Capítulos:

 

Partidos políticos.
• Historia de los partidos políticos en el Perú
• Definición universal de partido político
• Organización de los partidos políticos, según la constitución peruana
• Debacle de los partidos políticos
• Personalismo y transfuguismo
• Pujas y repartijas

 

Las clases azuzadas y domadas
• La televisión como domadora; la prensa como embrutecedora (¿y la radio?)
• Carencia de actores sociales y su impacto en la democracia
• El indio y la mujer: violentados hasta más no poder
• La clase emergente está sumergida
• Los jóvenes y su fetichismo hacia las marcas
• Un nuevo amanecer (inclusión homosexual vs Iglesia y Ejército)

 

La crisis en los partidos más representativos: los ejemplos de que algo anda mal
• Los jóvenes a la tumba, los viejos a la obra (el caso APRA)
• Fenómeno PPK: ¿una esperanza?
• Perú posible: el endorsement de las voleibolistas
• Acción popular: un partido que mendiga por votos
• El PPC y el caudillo nonagenario
• Ollanta y su partido
• ¿Qué es el fujimorismo?

 

 

 

 

La crisis de los partidos y las “clases” azuzadas

 

Antecedentes: Una mutación hacia la subordinación

 

En los 40´s, se inicia el primer traslado masivo de habitantes (“masivo” para los parámetros de la época). Esta primera migración es principalmente desde los poblados ubicados al margen de Lima. Es una migración costeña y, particularmente, limeña. Es llamada una migración de mano de obra.

 

Recién en los 50´s comienzan las migraciones que modificarían los rostros de Lima y que traerían consigo la proliferación de la prensa de masas (Gargurevich). Pero este choque, más que un encuentro, fue un desencuentro de la vieja oligarquía limeña reacia a cambios con los migrantes deseosos y ávidos por movilidad social. Por consiguiente, la migración alteró enérgicamente la estructura social.

 

En los 80´s, el terrorismo aceleró el proceso de migración, sí, pero no modificó lo que hasta hace treinta años se había iniciado: un choque cultural entre dos visiones del mundo. En los 70´s este choque había sido aún más traumático gracias a un general que quiso reivindicar a un sector al cual él había pertenecido (la clase media). Para los 90´s, el flujo hacia Lima disminuye a causa de las dificultades para conseguir trabajo, crear empresa y vivir cómodamente. Sin embargo, hubo cambios visibles tales como la liberación económica, la urbanización, la globalización y la expansión de los nuevos medios masivos de comunicación que aceleraron la modernización (Barbero 2000).

 

 

Presentación:

La clase emergente y su sumersión apolítica

 

En este trabajo no podemos ignorar los esfuerzos de Arellano, en su famoso estudio sobre migrantes, por clasificar a esta clase emergente pero advertimos que lo haremos desde un enfoque crítico. Su estudio es hasta reduccionista y no tiene en cuenta cómo son las modas las que subordinan al público a comprar despojándolos de individualidad y pensamiento crítico. Queda, como resultado, una población inerme ante la tiranía estatal. Además, llamarle clase emergente a un grupo de personas que se iguala en cuanto a gastos solo tiene en cuenta el aspecto económico pero no, como defenderemos, el cultural (en el sentido de alta cultura). Ni el político.

 

Ser emergente es hoy un orgullo gracias a la publicidad y a los intereses económicos que alientan el consumismo: esa “actitud” antes monopolizada, en palabras de Arellano, por los limeños de primera generación. ¡Hay que dejarse devorar pues por las compras compulsivas!

 

Otro aspecto interesante de la citada revolución de los emergentes es su impacto en la cultura. Pero ese impacto es tan solo en el de la cultura monetizada. Que artistas como Cherman puedan gozar de cierto prestigio es debido a que vende. Al igual que venden todos los artistas mediocres que desfilan por la televisión. ¿Dónde están los nuevos referentes de nuestra intelectualidad? ¿Y los nuevos pensadores? Los emergentes no están ayudando a que se cree un espíritu crítico ni a que se consolide una esfera pública sino que están facilitando que tanto la opinión pública como el espacio público se privaticen creando consumidores en lugar de ciudadanos (Klein).

 

Y es en este contexto que los partidos políticos tampoco contribuyen a crear una opinión pública ni esfera pública y, por el contrario, llegan a dinamitarla con, por ejemplo, carencia de elecciones primarias o ideología. Abunda el pragmatismo político. No digo que esté mal; solo digo que es así. Es discutible eso de acomodarse pero llama la atención tanto el transfuguismo como el aún superviviente personalismo. No hay ideas sino hombres carismáticos.

 

Y a esto hay que sumarle que algunas poblaciones (como la indígena) buscan ser representadas pero usualmente son estafadas por oportunistas que solo aparecen cuando hay un conflicto étnico para sacar provecho de esto y unirse a la jerarquía establecida contra la que luchaban. Normalmente estos líderes temporales se reciclan en algún partido regional con mayor o menor éxito.

 

Es así que los partidos se retroalimentan con la mediocridad de la gente apolitizada y alienada por el fetichismo hacia la mercancía. Es la eterna involución que lastra todo intento.

 

¿Y qué hace el Estado para revertir esta situación? Pues poco y pésimo. Y ese, aunque no lo parezca, es el tema central de este texto diseñado a manera de discusión entre dos autores en las que sus posturas se verán enriquecidas. También adelanto que las “clases” que abordaremos son los indígenas, los emergentes, las “mujeres empoderadas” y los jóvenes (entre otras). Dejo el suspenso y doy paso a este intercambio.

 

 

Introducción:

La apatía juvenil y la política

 

 

Desde hace más de un siglo, hasta hace 50 años, los jóvenes no han estado ajenos a la política. Hubo una fuerte participación política juvenil en universidades, movimientos y partidos surgidos en la mitad del siglo XX. Pero esto ya no es así. Los gobiernos de facto y las épocas de terrorismo fueron un paredón para la participación juvenil. En el año 2000, quizá la última convergencia juvenil de los últimos años, “La marcha de los cuatro suyos” conllevó a la unión de jóvenes para confrontar a un gobierno “travestido” democráticamente. Los jóvenes, como en los viejos tiempos, fueron la fuerza mayor que, ni la clase política, pudo enfrentar al gobierno Fujimontesinista. Pero fue una participación efímera.

 

Desde las indigentes políticas educacionales hasta la aparición de la televisión basura (desde Laura Bozzo hasta hoy con Esto es Guerra), las generaciones han sido amansadas y adormecidas. Normalmente el apoyo de los jóvenes a protestas no se debe ya a un auténtico interés político sino que se reduce a “pose”. Su posición es demostrativa y no argumentativa. Y mucho menos ideológica.

 

Fue el gobierno de Fujimori el más nocivo de los últimos 50 años. Resquebrajó la esfera pública ya agrietada por el gobierno de Velasco. Además, compró los medios y de manera subrepticia monopolizó la opinión pública. Los jóvenes entonces se vieron cegados por las cortinas de humo. En este contexto, los partidos se refugiaron por las persecuciones políticas. Fueron también acallados los periodistas opositores. Y los jóvenes fueron acusados de terroristas y muchos de ellos fueron asesinados.

 

La difusión de la mediocridad impartida por los medios generó que la población de jóvenes creciera con bajo interés hacia la política. Esto afectó de sobremanera el concepto funcional de los partidos políticos que se recogen en los jóvenes para crear ideales. Sin embargo, los ideales ya no son parte de los partidos, pues ahora estos están gobernados para establecer un fin mercantil. En estas épocas, los partidos políticos ya no tienen vigorosidad y ya nos son la incubadora de nuevos ideales y mucho menos se proyectan como fiscalizadores del gobierno entrante. Los partidos políticos ya no son instrumentos de participación ciudadana; se han convertido en negocio de algunos pocos que ven en ellos una oportunidad para encajarse en algún puesto del poder público para penetrar y corromper la mente de los jóvenes.

 

El fenómeno PPK, abordado en este texto, es una muestra de esta carencia de ideales aunque da cierta esperanza en apariencia. Será analizado en el segundo capítulo.

Comments (0)

Tags:

Segundo capítulo de “El juego de las almas” será un especial (“El juego de las almas”, 15/11/2013)

Posted on 15 Noviembre 2013 by maxaguirre

– Se publicará el 28 de noviembre.

Página 1

Este capítulo especial contará con gráficos decentes a diferencia del primer capítulo que fue introductorio. Además, se explicarán las historias de los personajes principales.

Comments (0)

Advertise Here
Advertise Here

desde el 8 de noviembre