Archive | Junio, 2014

Crónicas de un peruano blanco solo contra el mundo: un paseo por el cementerio (“Sin editar”, 16/06/2014)

Posted on 16 Junio 2014 by Gorka

*Tomado tal cual de El blog del disidente.

Crónicas de un Peruano Blanco solo contra el mundo…

solanum11

Un Paseo por el cementerio…

¿Han ido al cementerio un primero de noviembre?

Pues hace poco fui a visitar a mi abuelo al Presbítero Maestro, el cual, ahora es un museo y me asombré del cambio.

 

Recuerdo que eran las ocho de la mañana y yo, pensando que había poca gente, me di con la sorpresa que desde la Av. de los Incas el tránsito era espantoso, pero ni pensar en bajarse y caminar, ya que todos los hijos de cinco esquinas y aprendices de Tatan vienen de conocidas zonas para delinquir desde esta área hasta el cementerio. Usted se dará cuenta de esto cuando un enorme y robusto sujeto con un tatuaje de Sarita Colonia en la espalda, le jale de modo confianzudo la cartera, se tome la molestia de revisarle la billetera, y aventar sus documentos al piso, todo esto ante la vista y paciencia de todo el mundo y con la mirada llena de incredulidad por parte de usted, ya que el ladrón no se tomó la molestia de correr ¿para qué? Con tanta gente podría tropezar.

Pero bueno, eso en el caso de que usted se baje antes del cruce con la Av. Ancash, a partir de allí si puede caminar, no porque sea un lugar seguro, sino porque la avenida ha sido cerrada por los vendedores, y no le quedará de otra que pagar y bajarse.

Al caminar, tenga cuidado, no se vaya a tropezar con algún animal, no con ratas de alcantarilla o perros de barrio, sino con la víbora que se le escapó al selvático que tiene un espacio para vender carne de serpiente y caparazones de tortugas cuadras más allá, y que de modo irresponsable y desfachatado dice: -nadie se muere por una mordidita de víbora- al terminar de mencionar esto, se da media vuelta, sonríe y regresa a su puesto de trabajo, eso significará para usted, querido lector, que el sujeto desistió de la búsqueda de su “pequeño” animal. Así que, lo más recomendable es que usted camine por el lado izquierdo que da con el cementerio Presbítero, aquella zona en la que se vende exclusivamente comida como ceviche con tallarín acompañado de la infaltable huancaína, y no me refiero específicamente a la salsa, aquel delicioso plato típico, sino a la “cholita” que de un modo brusco y poco femenino, te invita a comer casi a empujones –te regalo una cerveza, por la compra de cualquier menú- grita

Sinceramente, no le recomiendo que coma en estos lugares, sobre todo porque cuando usted continúe caminando, cuadras más allá, verá cabezas de chancho en la mesa, rodeadas de cebollas, lechugas, pan, salsas y como ingrediente especial, triquina.

Pero no se preocupe, media cuadra más allá por el lado derecho de la avenida, aquella que da con el lado del cementerio de “El Ángel”, varios sujetos le ofrecerán pomadas y extraños brebajes para curar cualquier enfermedad, es decir, si usted camina por el lado izquierdo de la avenida y come pan con chicharrón, podrá curarse con tres gotitas diarias de extractos de zuri mezclado con la sopa, en cinco a seis meses, no se preocupe, porque ya ninguna enfermedad lo acosará. Y si por esa casualidad de la vida usted decide caminar por el lado derecho de la avenida y algún insecto o rastrero fugitivo lo muerde, haga usted dos cosas, Primero, dígale al selvático que encontró su animal y segundo, existen las propiedades de la crema de hongos de la selva, aquella que con solo frotarla en el área afectada de la piel, tres veces por semana, usted quedará curado. Y supongo ha de ser cierto, ya que si no le sale la cicatriz de la herida, le saldrán cantidad de infecciones y entonces, es en ese momento, que quedará curado, y nunca más confiará en alguien que le ofrece una pomada mágica y que se hace llamar “Doctor Mortem” especialista en todo mal. Tal como está escrito en su cartel de cartulina en el suelo.

La seguridad por parte de la policía intenta hacerse presente, y usted lo notará cuando vea a dos o tres miembros del escuadrón de emergencias comprando estuches para sus pistolas y cuchillos de navaja automática; o simplemente un repuesto para su radio, no con la que escuchan música, sino con la que se comunican entre ellos, y cuyas baterías a ellos mismos les roban.

Después de ver esto usted se sentirá muy seguro, pero solo por un momento ya que de pronto también podrá ver como un sujeto le saca la billetera a un pobre anciano que sin darse cuenta sigue con su camino, el ladrón sacará el dinero y le dará una o dos monedas a un supuesto sacerdote que le cuidó las espaldas por si venia algún representante de la ley, esos que metros más allá, juegan con sus nuevas navajas recién compradas. Sarcásticamente el ladrón, mientras guarda el dinero robado, se persigna de modo muy piadoso, nos daremos cuenta entonces que este, ha sido su primer robo.

Pero en la puerta del cementerio ya todo va cambiando, usted ya no ve comida, solo una que otra señora que ofrece guaguas, aquel pan típico de la sierra que solo se prepara el día de los muertos y que tiene forma de bebes envueltos con una frazadita. Esto es lo único que posiblemente valga la pena comprarse. Ahora, si usted tiene otro tipo de preferencias puede comprarse 3 dvd’s de música por diez soles, y si es amante del séptimo arte, también puede conseguirse vídeos de todo tipo cada uno a cuatro soles, títulos como “Los verduleros y las sevillanas”, “Noches calientes” o “ el orgasmo de la perricholi”, eso sí, las de estreno están dos soles más, aclara el vendedor.

Dentro del cementerio del ángel, ya no hay vendedores ambulantes con la misma cantidad que hay afuera, lo que si abundará serán los que ofrecen nichos o espacios en otros cementerios como Jardines de la paz, Campo Fe, Funeraria la Molina y Jardines de la esperanza, son estos los más importante y los que más novedades le ofrecerán, por ejemplo, existen velatorios con cuartos privados, computadoras, internet, fax, teléfono, tv, blue ray, cd, dvd y equipo de música, solo para los muertos más exigentes.

Ya cuando usted llegue al fin a ver la tumba de su ser querido, le limpie la lápida; o bueno, lo que quede de ella, ya que es muy posible que este quiñada o palanqueada para poder robársela, si esto no le sucedido a su lapida, ha tenido mucha suerte, le dejará flores y mientras lo hace, unos danzantes de tijeras le ofrecerán sus servicios –“somos las tarántulas del camino- le dirán, pero no se inquiete, si tiene otros gustos podrá hallar de todo, música criolla –guitarra y cajón, pa’ alegrar al más llorón- Le dirá un moreno vestido de saco y corbata acompañado de tres personas más con el mismo uniforme, si la persona es un poco más alegrona podrá hallar música mexicana, charros vestidos con todas las de la ley, hasta hacen trucos con la pistola, que si estuviera cargada o fuera de verdad, más de un visitante pasaría a ser residente del cementerio. Al final de cada presentación, el cantante le dará una tarjeta que dice: “Charros mexicanos, Lobos del norte”, Sergio Mamani, contador público colegiado, más abajito, el número de dicho charro profesional.

Al irse, tenga cuidado cuando quiera visitar la cripta de algún ex presidente o héroe, ya que no faltará algún transeúnte que se dedique a pregonar lo traidor que fue –por este imbécil perdimos la guerra con Chile- gritaba un señor frente a la tumba de Piérola.

Por ello, cuando note varios escupitajos en la puerta de alguna cripta tenga la certeza de que está ante alguien que figura en los libros de historia, para bien o para mal. Pero no solo tenga cuidado con los escupitajos, ya que están tan borrachos que lamentablemente se equivocaron y terminaron bailando sobre su pobre abuelo, luego que usted los bota, nunca faltará un anciano que apoyando su causa dirá, “-el único error de Pizarro fue no acabar con tanto serrano que hoy nos invade”- al terminar de decir esto, indignado continuará con su camino, al igual que usted.

 

 

Solanum Toberosum.

Comments (0)

Tags: ,

“Verterla toda”, una novela (auto)destructiva (“Relatos”, 10/06/2014)

Posted on 10 Junio 2014 by Gorka

– 21 páginas con la carátula.

verterla toda negro--tinta--salpicaduras--pintura_376322

* Jack es un estudiante extranjero que extiende su visita en Perú una vez que conoce a Cecilia. Él hará lo posible por ganarse la aprobación de su madre elitista.

 

“Jack explora un país ajeno en el que logra conectar con muy pocos personajes que tratarán de prevenir un desenlace fatal. La historia es una sátira a un conjunto de novelas y estilos narrativos que se van mezclando sin sentido alguno dando la sensación final de un collage. Contado en primera persona, el protagonista narra todo como lo recuerda muchas veces sin decirnos si está rememorando, pensando, narrando o informando. El final anuncia una historia aún más profunda. Esta pequeña metanovela tendrá una segunda parte que saldrá a finales de julio.”

 

Gorka

 

“Verterla toda” por Jack Agüero by Julián Arana

Comments (0)

Tags: ,

Crónicas de un Peruano Blanco solo contra el mundo… (“Sin editar”, 09/06/2014)

Posted on 09 Junio 2014 by Gorka

*Tomado tal cual de El blog del disidente. El presente texto es una sátira que denuncia el mal llamado racismo inverso en Perú (racismo es racismo).

 

Crónicas de un Peruano Blanco solo contra el mundo…

solanum11

El cholo picho y el racismo

Mucho se me critica de racista, exagerado, petardista, reaccionario, clasista, resentido, entre otras cosas. Pero yo les pregunto, ¿no son esas las mismas características que tienen los caviares, comunistas y defensores de DD.HH.?

Y es que luego de leer todos los mensajes que me envían y los comentarios sobre mis publicaciones, me dedique a investigar un poco más sobre el racismo en el Perú, y me di con la sorpresa que todas las redes sociales y el internet hablan siempre sobre la discriminación al homosexual, al negro, al cholo, al judío y a la mujer.

Así que llamé a uno de mis mejores amigos, más conocido como “El picho”, apodo que le dan por su parecido con Aristóteles Picho (que en paz descanse) y le propuse realizar una investigación.

Mi pata, el picho, es un cholo power, agarrado y pepón; las mujeres lo adoran, y siempre se le puede ver con una que otra gringa burguesa de Miraflores de gustos exóticos, ya que el picho, tiene más plata que los Queirolo o Miró Quesada juntos. Ese cholo es economista de la universidad del Pacifico y tiene una maestría en una conocida universidad de New York. En conclusión, es un Inca moderno y pepón, como el mismo se cataloga. Ya que como el dice -si Toledo fue presidente con esa cara, yo puedo gobernar el mundo-

El cholo picho y yo fuimos por separado a una conocida discoteca en Los Olivos, nos paramos en la cola uno detrás del otro (por si acaso defendernos mutuamente en caso de emergencia) y esperamos como cualquier otro mortal el llegar a la puerta de la discoteca.

Ni bien me paré para formar cola, empezaron los problemas, dos chicas las cuales se notaban estaban con varios tragos encima, me miraron extraño y me lanzaron dos besitos, al notar esto, tres sujetos se me acercan y me dicen. –Qué pasa pituco, ¿qué haces aquí y no en Miraflores?- me gritaron de forma agresiva mientas portaban en una mano una botella de cerveza. El picho se preocupó un poco, así que volteo y les dijo –vienen conmigo, barrio, cual es el problema ¿les jode?- los sujetos no se esperaban que alguien me defendiera de esa manera, y al ver al cholo agarrado que tranquilamente se tumbaba a los dos de un solo golpe, solo atinaron a disculparse –todo bien barrio, no pasa nada-

Al llegar a la puerta, los de seguridad simplemente te pedían que canceles el derecho a la entrada; te daban una boleta, te revisaban, y listo sin mayor problema podías entrar, para las mujeres era mucho más fácil, ya que no las revisaban y tenían el ingreso libre sin pago hasta la una de la madrugada.

Cuando me tocó cancelar a mí, el de seguridad no me revisa y comenta –este tiene pinta de pituco monse, que pase nomas- le comento a su compañero, al llegar a la caja la señorita me dice son 80 soles joven- yo me quedé asombrado –pero yo tenía entendido que eran treinta soles- le respondí –si joven, pero eso es para socios y usted no lo es- así que en silencio, por no ser “socio”, simplemente pague el monto que me pedían.

El cholo picho el cual nunca había ido a ese lugar, había pagado tan solo treinta soles y no le hicieron tanto roche para entrar. Ya adentro de la discoteca, ambos decidimos permanecer juntos, sobretodo por mi seguridad, ya que la gente me miraba de manera recelosa y extraña –mierda- pensé –lo que debió sufrir el Gringo Carl cuando vino a estos lugares con su mujer por primera vez-

El cholo picho y yo, decidimos buscar una mesa, el local era enorme y estaba repleto de gente; en la parte norte se encontraba el estrado en la que una orquesta estaba tocando, un maestro de ceremonia que permanentemente preguntaba quiénes son mejores, las mujeres o los hombres.

Esta pregunta, generaba un enorme caos entre los participantes ya que, tanto hombres como mujeres, gritaban eufóricos levantando los brazos con cerveza en mano.

Finalmente el cholo picho y yo, conseguimos una mesa desocupada, pedimos una jarra de cerveza, y nos sentamos. Luego de unos minutos, se me ocurre ir al baño –cholo, espérame acá que yo voy al baño, si nos vamos juntos perdemos la mesa- le dije –sale brother pero ten cuidado, cualquier huevada manda alerta al nextel, yo estaré atento-

Mi viaje al baño luego de varios metros, se vio interrumpido por un sujeto que claramente en tono provocador me golpeo con el hombro fuertemente, luego de su hazaña, se va a su mesa de manera soberbia a lucirse con sus amigos y amigas, todos reían.

Yo no dije ni hice nada, ya que este seria para mí el peor lugar para buscar problemas y, al parecer, ellos también lo sabían ya que fueron ocho sujetos distintos los que de manera agresiva me golpeaban o pechaban sin que yo les diera motivo aparente. Eso sí, la frase –cuidado pituco- nunca faltaba.

Hasta que finalmente logre llegar al baño.

Ni bien entré cause furor entre los meones y cagones que en aquel lugar se encontraban, ya que todos voltearon al mismo tiempo a verme, y los que estaban cagando, abrieron las puertas mientras estaban sentados solo para verme. Mi destino estaba escrito, había dos sujetos que estaban corriendo droga, uno que estaba tambaleando de borracho sobre el caño, un negro alto de casi dos metros que golpeaba a uno de su misma raza pero mucho más pequeño que él. –Mierda- pensé.

Entre delicadamente y sin mirar a nadie a los ojos, pero aun así sabía que todos ellos me miraban fijamente. Hasta que finalmente –que pasa barón, ¿estás perdido?- no respondí nada, solo continúe mi camino –este es el huevon que andaba con un causa en la cola, que pasa choche, no hablas, malcriado eres causa- insistió el sujeto hasta que otro interviene –déjenlo al burgués ese, seguro se perdió, o quiere dársela de chévere con el pueblo- se quedó callado, se acercó a donde yo estaba orinando y sin importarle nada continuo: –nosotros somos los verdaderos peruanos, cholos de corazón, la raza mestiza, maldito españolete- Ya resignado me subí el cierre del pantalón, ajusté el culo,  me arme de valor y mientras buscaba mi celular para llamarlo al cholo picho – tranquilo brother, no estoy molestando, solo estoy aquí porque conozco al dueño- respondí –pues el dueño no te conoce chochera, eso lo puedo asegurar yo- me respondió el negro de dos metros –¿y quien eres tú?- le respondí con más valor –soy el dueño pes concha tu madre y yo no te conozco-

Mi celular y mi billetera habían desaparecido, en uno de los ocho golpes que recibí camino al baño seguro también me robaron mis cosas. –ah!! ¿Tú eres el cerdo capitalista que cobra estos precios tan caros en este lugar?- preguntó aquel que hace un rato me acusaba de españolete –yo soy de la San Marcos, tengo estudios y tengo conciencia política y racial- continuó; – yo cobro lo que me da la gana serrano concha tu madre- gritó el negro mientras se pechaba con el san marquino –señores por favor basta – les dije tratando de tranquilizar las cosas y mientras los que estaban sentados en el inodoro entreabrían sus puertas para ver que sucedía –calla pituco de mierda- me respondieron ambos al mismo tiempo.

Fue en ese momento en el que gracias a todos los apus, aparece el Cholo picho –brother ¿todo bien?- pregunto el cholo mientras observaba lo que ocurría, el negro, al verlo –manya, ¿Qué hace un serrano pituco por estas zonas?- preguntó –a quien choleas negro de mierda, mejor serrano que negro huevon- respondió picho; el negro, molesto, drogado y muy borracho se fue contra el cholo picho con un puñete quien lo recibió sin inmutarse, el cholo picho le respondió con una tanda soberana, el san marquino quiso intervenir pero lo detuve con una patada, dos sujetos se levantaron del inodoro se subieron el pantalón y salieron en nuestra defensa cuando los sujetos que conocí en la puerta trataron de “chuzearme”, fueron los cinco minutos más largos de nuestra vida, la gente entraba al baño y sin saber que sucedía entraba al pleito, empezaron a aventarse los espejos, jabones y se rompieron los lavaderos.

Finalmente el cholo picho, yo, el negro, el san marquino y todos los demás terminamos todos juntos en la misma comisaria.

Todos salieron pagándole al policía veinte soles… A mí, como era lógico, me cobraron cuarenta.

Pero eso si, todos hablan del racismo de Larcomar…

Solanum Tuberosum

Comments (0)

Tags: , ,

Tercer y último campeonato “Mundo virtual”: el fin de una era (“Ocio”, 07/06/2014)

Posted on 07 Junio 2014 by Gorka

Mundo virtual III: el fin de una era

El último gran evento a lo old school

duelos old school

 

Como ya se denunció alguna vez, el juego se ha descarriado completamente. Finalmente han embarcado los monstruos péndulos y Yugioh ha terminado de hundirse. Esta introducción agrega un nuevo desacierto a una lista que ya estaba bastante abultada con los synchros, los xyz y los decks de arquetipo. El juego ha muerto. Pero merece una despedida por tantos años en los que se podía crear una baraja original y ganar casi de milagro.

 

A finales de julio (tentativamente desde el 20) empezarán las eliminatorias de este campeonato. Siete elegidos y el vigente campeón se enfrentarán en las finales de agosto. Cada duelista debe anunciar 3 cartas de tipo monstruo que usará en todos los duelos.

 

metaion

Días antes del torneo Dwan Hovec,  el actual campeón, defenderá el título ante Braian.

 

 

 

Más información: Reglas para el tercer campeonato “Mundo virtual” y match de exhibición (13/04/2014)

Facebook: https://www.facebook.com/pages/Campeonato-Mundo-Virtual/530630956989816

Comments (0)

Tags:

El chico del guante naranja: Elvis, diecisiete años, cuenta su historia (“Perú”, 04/06/2014)

Posted on 04 Junio 2014 by Gorka

El chico del guante naranja: Elvis, diecisiete años, cuenta su historia

por Carlos Velasco.

Sufre de polio desde muy pequeño y recorre las calles del centro de Lima buscando superarse ante tanta adversidad. Sin embargo, por su fanatismo futbolero y su constancia mantiene un espíritu emprendedor.

 elvis 2

 

Sufre de poliomielitis. Camina los viernes, sábados y domingos por la calle Capón. Se levanta a las 5 de la mañana. Y empieza su jornada tomando la línea 13, una coaster morada, que trae a Elvis desde Yerbateros, y lo deja en Abancay con jirón Ucayali. Cruza el jirón Ayacucho y Andahuaylas hasta llegar al chinatown peruano, más conocido como calle Capón.

No suele ir a menudo a dicha calle, porque considera que el resto de días de la semana, no vende muchos caramelitos de menta. Él prefiere vender sus caramelos cerca al Mercado Central o recorrer Paruro, pues en esos lugares hay más gente y es  fácil vender las dos bolsas de dulces que lleva en su mochila. Cuenta que no es fácil llegar a ese objetivo, ya que ha recibido alguna vez agresiones por parte de serenos, que llegan a quitarle las bolsas y el dinero recaudado.

La cantidad de ambulantes, en esa zona, es sorprendente, pero las historias tienen que buscarse por debajo de las piedras, puesto que una historia acerca de la cultura China solo se encuentra a determinadas horas. Tras recorrer, cientos de veces, aquel espacio fundado por chinos de Cantón, Sichuán y otros lugares de China. Las historias del antiguo imperio asiático escasean.

En las galerías ofrecen desde masajes y manicure de jóvenes y guapas chicas hasta juguetes marca Lego. Nada sale del convencionalismo del día a día y lo peculiar de todas aquellas tiendas era, tal vez, la falta de identidad en los productos chinos. Ninguno de aquellos productos presenta características orientales chinas propias. Como si aquella gran y milenaria cultura hubiese vendido todo su pasado por dólares, euros o, en nuestro caso, soles.

La calle exhibe seis bancos: Scotiabank, BBVA, Interbank, Banco financiero, BCP y Bambif; un Tai Loy y muchos chifas que dan paso a la modernidad que destruyen su antiguo pasado tradicional. Hay curiosos mensajes en las baldosas  que se

y mensajes en las baldosas que podías adquirir en la beneficencia china como contó una joven que trabajaba como ayudante de Francisco Choy, sujeto que da el horóscopo chino en el canal RBC, con un puesto en calle que ofrece toda clase de amuletos. Cuando, de pronto, vi por primera vez a Elvis.

Aquel chico llevaba un polo rojo, una mochila negra, un pantalón de terno, zapatillas, una bolsa de caramelos de menta y, lo mas curioso, un guante en la mano izquierda que le servía para no caerse y no rasparse de lleno la mano.

 

elvis 1 tapado

 

Totalmente agachado a causa de la polio, aquella enfermedad que paraliza parte del sistema nervioso central y ocurre en niños entre cuatro y dieciséis años,  pasó a mi costado ofreciéndome algún caramelo acto que fue correspondido de mí parte con cincuenta céntimos de caramelos. Con cinco caramelos, en el bolsillo, me predispuse a abandonar, aquella zona del centro de la ciudad en busca de una mejor historia para el día siguiente.

A las diez de la mañana me encontraba solo, ya sin mi hermano, en busca de la gran historia. Algunos amigos me hablaron acerca de una singular viejecilla que vendía tamales y plantas. Me predispuse a comprar el tamal, en un viejo mercado, donde se encontraba la señora; muy malhumorada, con ganas de vender los tamales, pero ninguna de responder preguntas. Solo contó que era china y llevaba quince años en el Perú.

Tenía dos tipos de tamales, dulces y salados, cada uno a cuatro soles la unidad. Decepcionado por el resultado de mí cometido, y con un tamal en una bolsa en forma de pirámide, entre las manos. Fui en búsqueda de una cremoladeria, famosa por tener las mejores cremoladas de Lima, pero el invierno ahuyentaba a la clientela en busca de algo más caliente como los rollitos de primavera o los min pao que se ofrecen al paso. En una banca con decorado de una casa tradicional china, sentado, volví a ver a Elvis.

Iba vestido con la misma ropa del día pasado. Trabajaba frente del arco de ingreso del barrio chino y  recorría la calle en dirección a Paruro. Está vez armado de tripas corazón fui en su búsqueda. Compré diez caramelos y le dije, en buena onda, si quería conversar un rato conmigo. Él dijo sí.

Ambos sentados, en un muro, de un local cerrado, tal vez por ser domingo, empezamos la plática. Le dije que me llamaba Carlos y él me dijo que se llamaba Elvis. Tenía diecisiete años. Era de San Luis, Yerbateros, y llevaba trabajando un año y medio.

Comentó.

Sufre de poliomielitis desde los cuatro años y, en la actualidad, no lleva ningún tratamiento contra la parálisis infantil. Vive solo y el ritmo de vida que lleva es maratónico, se levanta a las cinco de la mañana llega a las ocho en punto y, eventualmente, regresa a su casa a las cinco de la tarde. Hago un paréntesis y le digo si quiere comer el tamal que llevo en la bolsa. Él me dice que sí.

 

tamal
El tamal es una masa de harina de maíz rellena de carne, pollo y otros ingredientes, envuelta en hojas de mazorca de maíz y cocida al vapor.

 

Entramos en confianza y me acepta como su cómplice, aunque se siente cada vez menos incómodo con las preguntas, inclusive le cuento cosas personales. Él nada tonto y con toda la timidez vencida me pregunta por qué y para qué te interesas en mí. Le cuento que soy estudiante de periodismo y pide que no tomara ninguna foto. Yo acepto. Pero rompería mi promesa.

No conoció a su padre. Su madre falleció cuando él contaba apenas con tan solo nueve años, ella cuidaba de él, e inclusive, ella llevaba a su hijo a una serie de tratamientos para su enfermedad, en Huánuco, su tierra natal.

La muerte de su madre provocó que él aprendiese sobrevivir solo. Llegó a Lima con la ayuda de un tío que poco o nada hizo por él. Alquila un pequeño cuarto, y cuenta aquel niño, que con lo que vende le alcanza para pagarlo. No me dice el precio del cuarto.

Le pregunto, insensatamente, si se ha sentido maltratado alguna vez en Lima, contestó que no. Pero luego dijo que muchas veces no le dan un asiento en el microbús, alguna vez fue maltratado por los serenos de la zona quitándole todas sus pertenecías. Luego de ese cobarde suceso fue a su casa me miró y dijo que tuvo que cantar alguna canción de bus en bus para llegar a su destino.

Me aguantaba las lágrimas y noté la naturalidad de Elvis con una mirada risueña y verdadera, en todos sus comentarios. Empezó a quitar la cascara verde que tenía el tamal. Hubo un minuto de silencio.

Le pregunto si quisiera almorzar conmigo, que yo pagaba la cuenta y responde que ya había almorzado, pero tenía al tamal desnudo en la bolsa, tal vez, esperando que me vaya pronto, se mete un pedazo a la boca, boto la cascara en un tacho y guarda el tamal en la bolsa blanca haciendo un nudo en esta.

Hablamos del resultado de la final de la Champions League, me dice que el Atlético Madrid merecía ganar aquella final, le doi la razón. Me dice con cierta ingenuidad: ¿en qué periódico saldrá la entrevista que le estoy haciendo? Le respondo que en un periódico de mi universidad, no me pregunta qué universidad, pero le ilusiona mucho, pero le miento por segunda vez.

Pregunté si había dormido alguna vez en la calle y me dice que, probablemente lo haga hoy, se ríe, pero dice que sí, muchas veces por ahorrar el pasaje ha dormido en plazas, parques, etc. Alguna vez durmió en un centro de desintoxicación, cuando se le hizo muy tarde y no volvería ahí, porque los jóvenes que habitualmente duermen, le robaron sus pertenecías a la mañana siguiente.

Conversamos, aproximadamente, treinta y cinco minutos, y Elvis me dice que tiene que volver a la chamba. Es muy probable que no vuelva a verlo y solo me haya aprovechado de él para un trabajo académico. Con una historia fascinante, Elvis, en su aún corta vida, vive y vivirá más singulares acontecimientos, entre populosas y conglomeradas calles. Probablemente vuelva hacer víctima de un atraco o abusos, pero él me da la mano. Se despide de mí, a modo de un hasta siempre, se apresta a trabajar como dirían los Mojarras, y tira para adelante.

Me alejo y se queda sentado en aquel murito de la tienda cerrada comiendo el tamal chino que le regalé.

Comments (0)

Advertise Here
Advertise Here

desde el 8 de noviembre