Tag Archive | "convocacionismo"

Tags: , , , , ,

Los errores del Varonismo libertario -1- (“Hombrismo”, 22/06/2013, ¡a pararla!)

Posted on 22 Junio 2013 by Anderbertol

De Javier Garófalo (Javier Gar), hombrista y doctor en sociología.

dos chicas hombrismo

 

El Varonismo libertario es el resultado de llevar las ideas “individualistas” y egoístas a ámbitos en los que se evidencia su anacronismo. El anarcocapitalismo, esa quimera entre capitalismo, anarquismo y libertad, ha inspirado ya tantas tonterías como la “esclavitud voluntaria” o “la ética de la argumentación” que no sorprende la mercantilización del sexo y la “cosificación” de la mujer. Sorprende sí la subordinación del amor por parte de este individuo. Considero que una crítica al Varonismo debe dirigirse también a sus ideas anarcocapitalistas.

 

Las naturalezas del hombre

 

El hombre como especie tiene una naturaleza pero no es única. Como especie tenemos evidentemente rasgos que nos acercan. Pero los hombres tenemos estructuras mentales que difieren entre nosotros. Es engañoso decir que los varones ansiamos ferozmente el sexo solo porque un individuo (Aldo) sufre de descontrol. Pero cuando los ancaps hablan de naturaleza humana se refieren a cosas como la autopropiedad (el control del propio cuerpo). Ellos, Aldo incluido, afirman que es autoevidente que nuestro cuerpo nos pertenece y que el Estado no debe impedirnos actuar porque eso sería atentan contra nuestra autopropiedad. Esto es engañoso porque la primera parte es verdadera pero lo que se “deduce” es totalmente antojadizo. Estos planteamientos implican que el individuo no tiene responsabilidad normativa (parte de eso y “llega” a eso… es circular) e iguala libertad (que implica deberes) con actuar. Que pidan una contraargumento es demasiado porque lo que plantean es desde el principio errado. Primero tendrían que argumentar.

 

La historia, la cultura, la sociedad y el individuo

 

Para Aldo la historia es algo que pasó, algo que no cambia los deberes morales del individuo (los cuales para Aldo son solo el cuestionable “principio de no agresión”…  cuestionable porque este parte también de que libertad es actuar y que el individuo no tiene mayor responsabilidad social). Aldo y compañía creen en un ser “acultural”. O mejor dicho: en un ser que es sometido por la cultura y la historia (y por la mujer). Pobre el individuo que ve cómo le imponen normas y restricciones que hace que no pueda difamar, esclavizar ni ser egoísta. Pobre el individuo que nació rico y se entera de que debe dar riqueza. Pobre el individuo que quiere “cosificar” a la mujer y la sociedad lo reprueba. Pobre el individuo que quiere someter a la sociedad porque prefiere eso a ser sometido. Pobre Aldo. ¿En qué mundo vive este muchacho?

 

Y no, señores. No es que los individuos son malos y necesitan reglas. Claro, si todos fueran malos lo serían también los gobernantes pero también los jerarcas de una sociedad. Y justamente no todos son buenos ni malos porque existen naturalezas individuales humanas. Las reglas se hacen contra los deformes de la sociedad y los innatamente idiotas y malvados. Incluso los ancaps plantean normas (aunque mínimas), lo que implica que sí hay un grupo irracional en comparación a ellos (que serían los racionales). ¿Por qué la sociedad que planteamos necesita más reglas que el principio de no agresión y los arreglos privados y difusos (justicia privada)? Porque tenemos en cuenta la historia y la cultura. El principio de no agresión está bien para su isla robinsoneana. Que se vayan a vivir allá. Por supuesto, las normas legislativas actuales deben estar abiertas a críticas así como las normas morales y sociales. Porque no son Verdades Absolutas. Por lo que una sociedad que presuma de abierta debe escuchar los planteamientos varonistas y discutirlos.

 

La historia para Aldo es también algo moldeable a la propia subjetividad. ¿Relativismo? ¿Posmodernismo en el sentido vulgar? Puede ser. Resulta que los criterios para estudiarla pueden ser reemplazados por documentales de calidad dudosa y por “expertos” de blogs. ¿Entonces todos nosotros estudiamos en vano? Me has iluminado, Aldo. Claro, seguramente también verás a los historiadores como gente que somete al individuo con un relato diabólicamente legitimado.

 

 

El miércoles llego a Buenos Aires.

Comments (15)

Tags: , , , , , , , ,

Verdad como coincidencia (“Convocacionismo”, 11/05/2013)

Posted on 11 Mayo 2013 by maxaguirre

dos noctambulos cortado

 

Cuando he hecho énfasis en lo social, no he renunciado a lo material: a lo que refieren los hombres (el mundo). Eso puede ser llamado lo “objetivo”. Quizás “El consenso hace la verdad” es una frase desafortunada o muy propensa a ser mal entendida. El hombre se define por sus circunstancias pero las circunstancias no pueden hacer que deje de ser hombre. Hay cosas en la que los hombres coinciden porque son hombres. Y es previsible que se traduzcan en un consenso más explícito.

 

Digo que el hombre es una unidad y claro que lo es. Pero incluso sabiendo eso se puede hacer una distinción entre los casos en los que prevalecen los sentidos y los casos en los que prevalece lo teórico (aunque ambas cosas estén juntas). Una creencia no puede cambiar el hecho de que el fuego queme. Y tampoco pueden hacerlo un conjunto de creencias. Pero otro asunto es la explicación del fuego o de su origen. Esto último es más teórico y más cultural/circunstancial/temporal. Sucede que la teoría y la captación del fenómeno ocurren a la vez. Y esto crea las discrepancias si se parte de marcos referenciales distintos. Pese a esto se puede decir todavía que lo sentido tiene más chances de explicitarse en un consenso.

 

La diferencia entre esto y la propuesta de “mundo objetivo” es que digo que el hombre solo conoce un mundo como hombre y me detengo ahí. Nada más puede ni debe decirse. No debemos decir si hay algo más que nuestra perspectiva como hombres o si solo existe lo que percibimos como hombres. Nada puede ser dicho sobre Dios o su entorno en sentido absoluto pero sí en sentido práctico (en un sentido laico).

 

Cuando digo que la verdad surge del consenso es porque solo en un consenso explicitado se puede hablar de “verdad”. Antes solo se puede hablar de coincidencias no explicitadas.  “Las coincidencias hacen el consenso” y (luego) “El consenso hace la verdad”.

 

Lo dado como verdadero por una generación se vuelve el marco referencial de una nueva generación y esta nueva generación puede coincidir (ya a nivel teórico/cultural) en más cosas. Y el ciclo se repite pero se carga de información.

 

Aquí es que se puede hablar ya de temporalidad, lo establecido y los intercambios intergeneracionales. Lo establecido no es más que lo dado por verdadero en determinado momento pero basado en distintos factores como historia, teorías previas, creencias previas, lo sentido (de “por los sentidos”) e incluso por sentimientos que influyen a un grupo de personas en relación a determinados sucesos (y muchísimos factores más). Pero quienes establecen un consenso no son un grupo homogéneo y fácilmente diferenciable justamente porque lo establecido es algo cambiante como la composición del grupo que va estableciendo nuevas verdades. Es algo intergeneracional y temporal.

 

Esto me lleva a decir que lo establecido es solo referencial (nunca absoluto en ningún sentido –ni universal, ni trascendental/suprahumano ni objetivo-) y es siempre cuestionable pero no siempre equivocado. No olvidemos que tenemos un marco referencial que es personal pese a estar inmerso en una cultura o sociedad. No olvidemos nuestra individualidad ni nuestras propuestas personales pero dejemos de lado la soberbia de vez en cuando y equipémonos con paciencia. Y no olvidemos que los equivocados podemos ser nosotros.

 

Solo una dictadura y las obligaciones irracionales merecen nuestro enérgico rechazo. Las teocracias ni siquiera deberían ser propuestas.

 

 

Max Aguirre Rodríguez

Comments (0)

Advertise Here
Advertise Here

desde el 8 de noviembre