Home > Actualidad > Entrevista a Acción legionaria sobre el fascismo (“Entrevistas”, 01/abril/2014)

Entrevista a Acción legionaria sobre el fascismo (“Entrevistas”, 01/abril/2014)

Entrevista a Acción Legionaria sobre el Fascismo

 logo accion legionaria
*Las preguntas fueron enviadas en dos series de 5 preguntas.

 

 

Primera parte

 

1.- Quizás el fascismo está siendo ya demasiado tergiversado. ¿Es el fascismo autoritario como se dice?

 

Efectivamente, el fascismo está muy tergiversado, tan es así, que ha pasado de ser entendido como un sistema de pensamiento completo y complejo, a ser contemplado como un sistema de expresiones de exacerbado estatismo, chauvinismo, catolicismo político, oscurantismo cultural, supremacismo racial y demás concepciones que están más  ligadas a la visión hollywoodense de esta cosmovisión que a la realidad. Una de estas tantas tergiversaciones implica la supuesta malversación del principio de autoridad por parte del fascismo, mostrándose a este como extremadamente fanático del orden, y cualquier acción destinada a quebrar ese orden, sancionado severamente. Importante es hacer mención, antes de aclarar este punto, la diferencia trascendental, entre franquismo y falangismo, y entre fascismo italiano y nacionalsocialismo alemán, que es lo que también ha propiciado al abundamiento de esa creciente malversación.

 

Si bien el fascismo italiano –que no fue el primero en surgir, pero si en desarrollarse hasta formar una doctrina política más compleja que sus antecesores, entre ellas la Action Françoise (Acción Francesa) de Charles Maurras–  tiene puntos de contacto tanto con el falangismo español, como con el nacionalsocialismo alemán, en lo que respecta a la valoración del trabajo, a la promoción de la vida sana, y la armonía entre el capital y el trabajo; su principal punto de quiebre estaría en el factor de unidad que busca cada doctrina fascista. Mientras que para el fascismo italiano el factor de unidad de la población está más relacionado a la unidad imperial de las culturas, el nacionalsocialismo predica la unidad de un pueblo a partir de la raza. Por otro lado, el fascismo español o falangismo, pregona lo ya establecido por Ortega y Gasset,  la famosa “unidad de destino en lo universal” que es muy similar en términos axiológicos a la prédica unitaria del fascismo italiano. En relación al falangismo, muerto su líder, José Antonio Primo de Rivera, a manos del bando republicano, lo que viene después del término de la guerra civil, si bien es un gobierno basado en la principiología falangista, es adaptado a su propio gusto por Francisco Franco, que encuentra útil algunos puntos del falangismo para su gobierno militar y conservador, por ende, se desliga de ser totalmente un gobierno netamente fascista, como si lo hubiese sido uno conformado por el liderazgo de José Antonio. Es de resaltar para ya entrar de lleno al tema del autoritarismo, que, Acción Legionaria, tiene como base doctrinaria al fascismo italiano y de una manera complementaria al falangismo español descartando totalmente al nacionalsocialismo, por ser abismalmente inaplicable al contexto peruano.

 

Efectuada la introducción correspondiente, ahora si podemos responder, como es debido, la pregunta central. El fascismo –contrario a toda visión cinematográfica y propagandística–  tiene una concepción sana del principio de autoridad; sin embargo, producto de la degeneración de la sociedad, cualquier expresión que implique orden, disciplina y un mínimo requerimiento de coherencia es tildada de autoritaria, cuando ésta última concepción dista mucho del principio de autoridad. El principio de autoridad a diferencia del autoritarismo se diferencia en la sujeción a un ordenamiento jurídico y a una leyes inmutables consagras en una constitución y susceptibles de cambios, ya sea a través del sistema de enmiendas o reforma constitucional. El autoritarismo ajeno a estos conceptos, niega la relación entre las leyes y la sana coerción necesaria para su efectivo cumplimiento, exacerbando dicha fuerza, o simplemente ejerciéndola sin una base normativa. En conclusión, el autoritarismo es tiranía, mientras que el principio de autoridad fue la base de los gobiernos fascistas en los años 30, en donde el ciudadano para ejercer plenamente sus derechos, debía primero cumplir ciertos deberes para con la comunidad que lo acogía. Recordemos pues que, las primeras tesis sobre la importancia de unas leyes fundamentales consagradas en un cuerpo normativo constitucional las efectuaría el fascismo, importante es resaltar la labor en este aspecto del constitucionalista Carl Schmitt. Ello, obviamente, en análisis objetivo ligado a la época y el contexto posterior de guerra, puesto que sería una necedad y un anacronismo tratar de fundamentar la igualdad entre el fascismo de los años 30 y el actual.

 

2.- ¿La libertad implica obligaciones? ¿Cuál es su opinión sobre el anarquismo?

 

La libertad es aquella que está limitada por un ordenamiento determinado, tal vez esto pueda ser aclarado con una frase de Rousseau: “(…)el impulso exclusivo del apetito es esclavitud y la obediencia a la ley que uno ha prescrito es libertad.”[1] Es así que en concepción rousseriana la libertad es la facultad de los seres morales cuya génesis es el libre albedrio o la capacidad de elección, que es derivada a su vez de la racionalidad, lo que permite el desenvolvimiento y el desarrollo pleno de las capacidades y el talento humano. En una sociedad organizada, esta libertad está sujeta a un ordenamiento jurídico que la limita, para así evitar los excesos propios del abuso del derecho. Es así que, la libertad no es libre albedrio desmedido, sino normado, razonado, sujeta a obligaciones y deberes, todo lo contrario al libertinaje.

 

La propuesta anarquista real y teórica, en ella, Bakunin y Kropotkin, es muy interesante, cuando de tesis sobre la relación entre educación, libertad, igualdad, y ciencia se refiere; de igual manera, la tesis sobre la no necesidad del hombre de leyes jurídicas y políticas, y tan solo de leyes naturales. Sin embargo, como propuesta teórica es interesante, como así también lo es la propuesta de la sociedad de reyes filósofos platónica, pero como realidad fenoménica practica fue un desastre, ya que se conoce solo un experimento de organización anarquista, en los momentos previos al estallido de la guerra civil española, practicado en Cantabria y Cataluña, en donde gobernaba el Frente Anarquista Ibérico (F.A.I). “Una de las tantas medidas aplicadas por este gobierno regional fue el que la población se viera obligada a compartir sus viviendas con una persona necesitada, pero dada la ineficacia organizativa del gobierno anarquista al no haber un Estado, esto era aprovechado por proxenetas, desadaptados, ebrios y drogadictos para tener un lugar gratuito donde quedarse. Si uno tenía algún reclamo a este respecto, era citado frente a un consejo popular y tildado de fascista sin posibilidad de apelación alguna”.

 

Por otro lado, propuestas anarquista reales y teóricas, aquí en el Perú, se distancian enormemente de los presupuesto Bakunianos y Kropotkinianos, plasmándose solamente en tribus urbanas y demás clubes de rebeldes sin causa, por ende, para el fascismo peruano, la propuesta anarquista en el Perú es casi inexistente, circunscribiendo el anarquismo actual a una mera moda urbana y grupos de rebeldes sin causa, carentes de conocimiento alguno de los líderes del anarquismo. El anarquismo, el real, se distancia enormemente de una concepción de sociedad desordenada y caótica, ya que precisamente el anarquismo planteaba una nueva sociedad, y por ende, un orden diferente de cosas, como así se demuestra claramente a partir de una cita del “sistema del anarquismo”:

 

“Una amplia difusión del conocimiento llevara a la plena libertad… a saber, que la mayor parte de las leyes naturales inmanentes al desarrollo de la sociedad humana –tan necesarias, invariables e inevitables como las leyes que gobiernan el mundo físico– no han sido debidamente reconocidas y establecidas por la propia ciencia… Cuando hayan sido reconocidas –primero por la ciencia, y luego por un amplio sistema de educación e instrucción popular– e integradas orgánicamente en la conciencia general, la cuestión de la libertad estará completamente resuelta”.

 

3.- ¿Estado laico o confesional?

cripiani

Ninguno; el ser humano desarrolla aún más sus valores y virtudes cuando dedica sus creencias a un fin supremo. En este caso, no nos referimos directamente a una divinidad precisamente, sino, a una forma de vida y pensamiento en específico como lo es la filosofía. La filosofía hace que las personas desarrollen aún más su nivel religioso. En relación a esto último, es preciso, antes de continuar, hacer las siguientes aclaraciones:

 

Religión del latín religió, formada con el prefijo re- (indica intensidad), el verbo ligare (ligar o amarrar) y el sufijo –ion (acción y efecto) significaría algo así como “acción y efecto de ligar fuertemente…” (¿Con Dios?). El verbo ligare viene de la raíz indoeuropea *leig- (atar mezclar). Esta raíz también está presente en las palabras aliar, alear y liar.

 

Es decir, la religión es la forma en la que uno se relaciona con algo superior. En todo esto. ¿Un ateo puede tener una religión? La respuesta es afirmativa, ya que puede tener una religión no teísta o creer en la ciencia, y todos sabemos que la ciencia es ese “algo superior” que da respuestas en base a la observación y la metodología. (Como algo superior se entiende el conocimiento).

 

¿Pero y la iglesia?

 

La iglesia es la agrupación u organización de personas con una misma religión, y cuyos líderes son los sacerdotes. Pero los líderes de la iglesia no lo son de la religión. Por ello definamos; “iglesia”: Palabra que proviene de Ekklesia vía del latín ecclesia y tal como ocurre con la palabra religión, existen varias definiciones, en este caso, todas tienen algo en común, “grupo de personas o asamblea en la que se reúnen para tocar temas locales”.  Esta palabra aparece también en el antiguo testamento como “kahal” que se refiere a la congregación de Israel o pueblo de Dios. Es en el nuevo testamento que esta palabra se “cristianiza”, y se fusionan ambas ideas (la griega y la hebrea) convirtiéndola en una palabra con un profundo y complejo significado. Como por ejemplo: “Asimismo a la iglesia de su casa. Saludad á Epeneto, amado mío, que es las primicias de Acaya en Cristo.” Ro 16, 5 (TR1894 y RVA).

 

Entonces, del latin “ecclesia” y del griego “ekklesía” que significaban originalmente “Asamblea” al cristianizarse tales concepciones pasan luego a significar “Congregación de cristianos”.

 

¿El gobierno tiene que ser Laico?

 

Para empezar definamos “Laico” que simple y vulgar respuesta seria “civil”. Es decir, tal como menciona Wikipedia seria: “El Estado laico, es aquel estado independiente de cualquier organización o confesión religiosa”.

 

Pero existen varios problemas. El primero es que laico también es el fiel de la Iglesia Católica que no es miembro del clero. Para ser más específicos y confundirlos aún más, aquí algunas definiciones exactas según el diccionario:

 

Laico:

 

1.   Se aplica al cristiano que no pertenece al clero ni a ninguna orden religiosa; lego, seglar.

2.  Que no está relacionado con la religión. En las escuelas laicas no se enseña oficialmente una religión en concreto, aunque se estudie religión. Seglar.

 

En conclusión, el concepto de laico es contradictorio y equívocamente definido, ya que generalmente en algunos textos se confunde lo religioso con lo eclesiástico. Es decir, la fe, con la iglesia.

 

Es conocido que muchos detractores de la iglesia católica, ateos, comunistas y progresistas, están en desacuerdo que el Estado tenga una cercanía con la iglesia, por ello proponen que el Estado sea  “laico”. Y es aquí donde parte el problema, ya que si lo que se pide es separar al gobierno de la influencia de las iglesias, ¿Por qué pedir un estado laico, en el que se separa al gobierno de la religión? Ya que en este caso quienes influencian en el gobernante y quienes realizan actividades políticas, son los líderes eclesiásticos. Es decir, aquellos que lideran una iglesia.

 

Asumiendo que un gobierno laico signifique un gobierno libre de religión e iglesias, lo único que quedaría seria un gobierno sin calidad espiritual, es decir, que sería un gobierno solamente “civil”. Lo cual según el diccionario significa “que no es militar ni eclesiástico”.

 

¿El estado tiene que ser confesional?

 

No, porque estaría influenciado por la iglesia y sus líderes y no por la religión. Es decir, sería un estado títere al capricho de los líderes eclesiásticos.

 

Luego de marcar estas definiciones, y tener claros los conceptos, podemos decir que un gobierno entonces tiene que ser Religioso más no eclesiástico.

 

Pero lo religioso requiere un complemento, es por ello que un gobierno tendría que ser también guerrero, un gobierno que no es guerrero no puede ser imperial, (el mejor ejemplo de un gobierno religioso y guerrero serían los samuráis) y es por ello también que proponemos un ministerio de “guerra” y no de “Defensa”. Así se consolidaría la unión de lo militar y lo civil bajo un respeto mutuo. Y una corte conformada por especialistas que fiscalizarían a las Iglesias para así poder supervisar la influencia de las iglesias en el Estado. Es por ello que se propone un Estado Filosófico.

 

4.- ¿El nacionalismo no puede devenir en algo peligroso?

 

El nacionalismo ha estado tan tergiversado,  que se ha confundido con supremacismos, etnocentrismos, y hasta con sistemas de pensamiento de la izquierda revolucionaria, cuando el auténtico nacionalismo está en contra de todo esto. Derivado de esta concepción equivoca, devino el miedo al nacionalismo, y se le empezó a concebir como una concepción extremista; sin embargo, es el auténtico nacionalismo, el simple y el pragmático que está en todos nosotros inserto en el más profundo, racional y sano patriotismo; sin extremos, entendida a la Patria, como a la comunidad de hombres y mujeres que conviven en un territorio unidos por unas costumbres, tradiciones, religión, etc. Es así, que el simple hecho que queramos algo mejor para nuestro país, ya nos hace en si nacionalistas. Por ende, hay una diferencia clara, entre nacionalismo y chauvinismo o jingoísmo, este último si puede ser peligroso, puesto que al ser una exacerbación enfermiza y solo encontrarse fundamentado en sentimientos, pasiones y superficialísmos, puede derivar en supremacismos y segregacionismos, claro ejemplo de ello es la xenofobia, el neonazismo y el etnocacerismo. Contrario a todo esto, el fascismo peruano pregona un nacionalismo auténtico, de la unidad nacional, de la exaltación sana tanto de la identidad, como de los valores y las virtudes militares y cívico patrióticas.

 

5.- ¿La democracia está en crisis? ¿Qué se debe hacer?

 

Respecto a la democracia nosotros sostenemos la misma tesis que Rousseau; la democracia, la auténtica, es una utopía:

 

“(…)no ha existido ni existirá jamás verdadera democracia. No es concebible que el pueblo permanezca incesantemente reunido para ocuparse de los negocios públicos, siendo fácil comprender que no podría delegar tal función sin que la forma de administración cambiara.”[2]

 

“¡Cuantas cosas difíciles de reunir requiere este gobierno! En primer lugar, un Estado muy pequeño, en que el pueblo sea fácil de congregar y donde cada ciudadano pueda fácilmente conocer a los demás. En segundo lugar, una gran sencillez de costumbres que evite multitud de asuntos y de discusiones hostiles. Y es recomendable poco o ningún lujo, porque el lujo es efecto de las riquezas, o las hace necesarias; corrompe a la vez al rico y al pobre; a uno, por su posesión, y al otro, por la envidia, y entrega la patria a la molicie, a la vanidad, y arrebata al Estado todos los ciudadanos para esclavizarlos; somete así a unos al yugo de otros y a todos al de la opinión.”[3]

 

Nosotros no somos demócratas en un sentido hermenéutico, porque consideramos a la autentica democracia como algo utópico; así mismo, sostenemos derivado de ello que la actual forma de gobierno democrática dista mucho de la auténtica, acercándose más a una demagogia. Por ende, la democracia no solo está en crisis en el Perú, sino que nunca existió. Sin embargo, en una acepción general y lata de tal concepción, el fascismo en su actuar es la más franca de las democracias, si se la entienden como gobierno del pueblo, porque la voluntad del pueblo se ejerce. Es así, que somos demócratas en esa forma, por ende, la única salvación posible para la democracia, es adoptar en su seno a la meritocracia, es decir, filtros necesarios para la evaluación de aquellos que ejerzan cargos públicos, ello en primer lugar. En segundo lugar, la democracia ha de retornar a sus principios fundantes:

 

Principios Fundamentales de la Democracia

 

I. Plasmación de la Voluntad General; es decir, los intereses, las necesidades, los deseos del pueblo, de todos, tanto mayorías como minorías, deben verse manifestadas fenoménicamente.

 

II. Empoderamiento del Pueblo, siendo este, el que pone, depone, delega, organiza asambleas, decide, etc.

 

III. Prohibición de Representación del Pueblo y Principio de Delegación; siendo el pueblo el recipiente legítimo del poder soberano, está totalmente vedado de delegar sus facultades a otro, pero puede designar delegados, que es distinto. Mientras en el segundo caso, el delegado es designado para cumplir una tarea ya predeterminada por una asamblea, en el anterior, la delegación de las facultades de un ciudadano para que sea representado implica una ruptura del principio de empoderamiento, puesto que el representante ya no cumple una labor designada o ya predeterminada, sino que reinterpreta la voluntad general, no siempre llegando a una correcta reinterpretación de la misma, y con ello también ocasionando el incumplimiento del principio máximo, que es, la plasmación de la voluntad general.

 

Sumado a estas tres máximas fundamentales rescatamos dos principios modernos, que si bien ya se planteaban en la antigüedad, específicamente por Platón, no se verían plasmados sino hasta ahora.

 

IV. Libertad, de esto ya hablamos hace algunos momentos. Simplemente, la libertad, la auténtica, es aquella que implica una responsabilidad, fuera de esto, todo lo demás es libertinaje.

 

V. Igualdad, ficción jurídica ligada a un principio cuantitativo que busca la similitud de condiciones entre individuos. A diferencia de la equidad, la igualdad no toma en consideración las particulares diferencias de los sujetos.

 

En una sociedad organizada, la igualdad está sujeta al principio de equidad.

 

“Aunque en la democracia la igualdad real sea el alma del Estado, es; sin embargo, tan difícil de conseguir que no siempre sería conveniente una exactitud extremada a este respecto.”[4]

 

“La igualdad verdadera comienza con la equidad”. Víctor Hugo.

 

Ante la evidente degeneración de los mismos:

 

La democracia en el Perú.- Respecto a este punto,  no necesitamos ir más allá de lo que actualmente vemos en nuestro país.

 

I. La voluntad general no se plasma, los gobernantes no reinterpretan de la mejor forma las aspiraciones del pueblo.

 

II. El pueblo ya no es más el depositario del poder soberano, ello producto de la delegación de facultades, la excesiva representatividad y el nulo activismo político directo a través de la sociedad civil.

 

III. El principio de delegación se ha roto, los gobernantes en lugar de ser delegados del pueblo son representantes, por ende, su reinterpretación de la voluntad general no siempre es la idónea.

 

IV. Libertinaje, el abuso de derecho y los ilícitos están a la orden del día.

 

V. Igualitarismo, todos buscan los mismos derechos sin siquiera cumplir con sus respectivos deberes.

 

 

Segunda parte 

 

6.- Queda claro a qué se refieren con fascismo. Ahora me gustaría ver qué sucede en casos específicos como el aborto. ¿Están a favor del aborto? ¿Por qué?

 feto

El tema es ya de por si muy complejo, por lo que para dar una opinión realmente esclarecedora, científica y objetiva del tema –cosa que en ambos bandos, tanto los que están a favor, como los que están en contra del aborto no efectúan, encontrándose todo abrumado por sentimentalismos–, habría que primero elaborar un preámbulo, aclarando conceptos como sujeto de derecho, objeto de derecho, nasciturus o concepturus, concebido, así como sus principales características y diferencias, para luego adentrarnos en las teorías históricas de la concepción, el “porto mulieris” romano, el “partus dum in ventre portarur speratur” bizantino, la teoría de la personalidad y la teoría de la subjetividad para finalmente concluir con los avances en lo relativo a la bioética. Sin embargo, como podrán ver, esto seria motivo de una entrevista solo centrada en este tema, por la cantidad de conceptos a analizar previamente, antes de poder llegar a una conclusión satisfactoria. Por lo que en relación a este tema solo mencionaremos lo siguiente:

 

a) La protección del concebido es consecuencia del avance histórico jurídico. Es en Roma donde formalmente se inicia el desarrollo jurídico de la situación del qui in utero est –del que se encuentra en el útero– respecto a esto se sostenía, que era persona a partir de su nacimiento, pero ligado a la condición de que nazca con vida. Es decir, ya se le daba trascendencia al hecho de que un ser humano se estaba formando dentro del vientre de la madre, plasmado luego en la regla nasciturus pro iam nato habetur –al concebido se lo tiene por ya nacido– sin embargo, una excepción a esta regla era el mulieris portio est vel viscerum –parte de la mujer o de sus vísceras que era una excepción a la regla del pro iam nato habetur; “En cuanto a la expresión  de que el concebido es meramente “parte de la mujer o de sus vísceras” hay que entenderla no como una regla genérica, sino que la expresión se explica en el caso muy particular allí planteado. Se trataba del derecho de inspección del vientre de una madre divorciada pedido por su anterior marido. Se llega a la conclusión de que los Senado Consultos sobre reconocimiento de hijos no resultaban aplicables “si la mujer disimulase que estaba embarazada, o aun si lo negase”, dando como razón el derecho de la madre sobre su vientre. Como se ve, se trata de un problema jurídico atingente a la madre, pero de acá no se puede deducir una regla sobre la condición jurídica del concebido.[5]Muchos han querido ver en el mulieris portio est vel viscerum un supuesto derecho de aborto sin excepciones de la mujer, cuando se puede inferir, claramente, que es un presupuesto de excepcionalidad. Siendo la regla principal el pro iam nato habetur romano, este fue evolucionando hasta nuestros días en lo que se consagra en la gran mayoría de constituciones en el mundo, siendo posteriormente integrado al derecho fundamental a la vida, la identidad y la integridad. Así mismo es importante señalar que según nuestra Constitución Política en su artículo 1, inciso 2: “El concebido es sujeto de derecho en todo cuanto le favorece.”

 

b) Se esta buscando retornar a una institución ya superada por la doctrina jurídica, solo por un afán dogmatico e ideológico. Tergiversando la excepcionalidad del mulieris portio est vel viscerum, como mencionábamos hace unos momentos, muchos han querido ver y ven, en esta excepción un derecho de aborto sin excepciones de la mujer, por lo que influenciados por dogmas, modas, ideologías, fundamentalismos y sentimentalismos alejados de toda hermenéutica jurídica, el mulieris portio est vel viscerum ahora ha dejado de ser un excepción y a comenzado a transformarse, sin ningún análisis y fundamentación en la ciencia jurídica, en regla sobre la condición jurídica del concebido, significando ello un retroceso al avance histórico jurídico sobre esta concepción.

 

c) El fascismo sigue la línea de la evolución histórica de la institución jurídica que defiende al concebido, y siguiendo dicha línea reconoce la existencia de situaciones de excepcionalidad en dicha defensa. En función a ello, el fascismo se encuentra totalmente en contra del aborto como regla, mas no como excepción, en consecuencia, el único caso de excepción en la defensa del concebido, aceptable, es cuando la madre corre peligro de muerte –aborto terapéutico– sin embargo, en otros casos como embarazo prematuro o embarazo como consecuencia de una violación sexual, el ordenamiento jurídico moderno, producto de esa evolución histórica aun protege al concebido como sujeto de derecho en función al grado de potencialidad humana; es decir, el feto, es un potencial ser humano, por ende, debe ser protegido, ante la imposibilidad de manifestar su voluntad, y tomar decisión alguna respecto a su existencia. Ello está plasmado en la doctrina jurídica vigente. Es decir la regla general. El error esta en confundir la regla con la excepción que es lo que actualmente acontece con el tema del aborto, buscando convertir la excepción en regla.

 

Pero el fascismo tampoco es ajeno a la voluntad de la mujer, lo que se propone en los casos de embarazos prematuros y como consecuencia de violaciones sexuales, es que si se conformase un Estado Fascista, este le daría la opción a la madre para que no aborte, y en su lugar entregue al niño al Estado, quien se encargará de cuidarlo hasta que sea adoptado por alguna pareja o reclamado por su madre.

 

Finalmente, siendo el Aborto Terapéutico la única excepción viable por el momento, según doctrina jurídica –y no según sentimentalismos infundados– se recomendaría su correspondiente reglamentación por parte del Ministerio de Salud,  para así asegurar que el procedimiento se efectué de manera legal, desterrando con ello técnicas inhumanas y clandestinas como la implosión al vacío y demás, que ponen en peligro la vida de la mujer.

 

7.- ¿Están favor o en contra de la unión civil homosexual? ¿Por qué?

 unión de hecho

Este tema también es harto complejo, así que trataremos de ser concisos, siempre fundamentándonos desde una óptica de la ciencia jurídica.

 

En primer lugar, respecto al tema de la homosexualidad, el fascismo peruano es claro al respecto. Nuestra lucha no es en contra del homosexual, de la persona, sino contra quienes pretenden hacer uso político de un grupo de personas, aprovechándose de su condición de tales, para irrogarse derechos basados en la agenda sectaria y marxista de un lobby (Por ejemplo: el MHOL). En ello, una de sus exigencias es la aprobación legislativa de la unión civil entre personas del mismo sexo. Sin embargo, esto contrario a toda génesis axiológica de las normas, solo responde, igual que con el aborto, a una fundamentación política, dogmatica e ideológica carente de toda utilidad social, que es el principal factor para la generación de normas. Ya que el Derecho como ciencia, no regula el afecto, siendo este ultimo un criterio subjetivo. El matrimonio, como la familia; son instituciones con fines sociales, objetivos, para la reproducción y la asistencia de los individuos que surgen de su seno; lo otro son relaciones afectivas que el Derecho no puede legislar por mero capricho.

 

Por otro lado, si el tema de la unión civil entre personas del mismo sexo fuese principalmente por un tema de bienes –que a todas luces no es el principal motivo, por el actuar del lobby–,ya que la diferencia entre el matrimonio y la unión de hecho, es que en el primero, los cónyuges pueden escoger entre sociedad de gananciales y sociedad de bienes separados, mientras que en la unión de hecho, no tienen más opción que la sociedad de bienes separados, lo que trae problemas en relación a la herencia; aún así, si así fuere, otra vez, se estaría queriendo transformar la excepción en regla general, sin fundamentación de utilidad social alguna.  Es por ello que el fascismo está en contra de la unión civil entre parejas del mismo sexo, pero no esta contra de encontrar soluciones, si es que hay problemas en lo que respecta a derecho de sucesiones y herencia, a través de la reglamentaciones de estas situaciones de excepcionalidad que es lo jurídicamente correcto.

 

8.- ¿Se debe implementar el servicio militar obligatorio? ¿Sería una de esas obligaciones necesarias que estarían por encima de la decisión individual?

 fábrica de perros del estado

Antes de responder a esta pregunta es preciso traer a acotación dos concepciones. La Nacionalidad Estática, y la Nacionalidad Dinámica. La primera se obtiene por el solo hecho de haber nacido en un espacio geográfico, ésta nunca ha generado ni sido génesis de nada grandioso. Mientras que por el contrario; la segunda, la Dinámica, es la que se obtiene por el hecho de haber luchado y contribuido al esfuerzo nacional, ya sea con creaciones intelectuales o con sacrificios de vidas humanas destinadas a salvaguardar la integridad nacional en aras del progreso de la nación. Es en función a ello, que todo aquel ciudadano que tiene la nacionalidad dinámica, es más consciente de su transcendencia vivencial en una nación  que solo aquel que tiene la nacionalidad estática y ocupa un lugar cual concepción geométrica. El lugar en donde se obtiene el derecho a la ciudadanía y a la nacionalidad dinámica es justamente en el ejército nacional, siendo el deber de todo autentico peruano, el de honrar al Perú y de proteger los intereses nacionales, siendo efectivamente, esto por encima de la decisión particular, ya que al ser un deber, implicará la obtención de un derecho, que es el de la ciudadanía.

 

Finalmente, el servicio militar, efectivamente, debería ser obligatorio, ya que no es relevante la situación de paz o de guerra, más que solo para el tiempo de duración del servicio –que consideramos en tiempo de paz que sea tan solo de un año, y en tiempo de guerra de tres a cinco años–, ello no infiere en absoluto en la característica del servicio militar, ya que este es un deber jurídico y patriótico, en donde los jóvenes tendrán sus primeras enseñanzas en virtudes y valores militares y cívico patrióticos, necesarias para disciplinar el alma, formar la conciencia de nacionalidad dinámica y con ello combatir toda alienación y posible conducta criminal. Obviamente, todo ello de la mano de una reestructuración, modernización y perfeccionamiento de nuestras Fuerzas Armadas, para evitar afectación de derechos fundamentales y la correcta trasmisión de las virtudes castrenses. Ya que, por ahora, en el estado actual de nuestras Fuerzas Armadas, hacer el servicio militar obligatorio, sería más un calvario que un honor.

 

9.- ¿Crees que es legítimo llegar al poder por medio de la violencia? ¿En algún caso la violencia está justificada? ¿Ustedes planean postular para las elecciones generales peruanas del 2016 (legislativas y ejecutivas)?

 

Respecto a las dos primeras preguntas simplemente nos aunamos a lo plasmado en nuestro texto constitucional respecto a los artículos que hacen referencia al derecho de insurgencia y a los límites de este derecho que tiene todo ciudadano, según la Constitución Política del Perú:

 

Articulo 45.- El poder del Estado emana del pueblo. Quienes lo ejercen lo hacen con las limitaciones y responsabilidades que la Constitución y las leyes establecen. Ninguna persona, organización, Fuerza Armada, Policía Nacional o sector de la población puede arrogarse el ejercicio de ese poder. Hacerlo constituye rebelión o sedición.”

 

Artículo 46.- Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador, ni a quienes asumen funciones publicas en violación de la Constitución y de las leyes. La población civil tiene el derecho de insurgencia en defensa del orden constitucional. Son nulos los actos de quienes usurpan funciones públicas.”

 

El fascismo siempre llego al poder por la vía democrática y, salvo excepciones, en ejercicio legitimo de lo que nuestra constitución, en su articulo 46, y las constituciones del mundo en general, ahora consagran; un ejemplo: la Marcha Pacifica sobre Roma que origino la claudicación del Rey de Italia y la entrega del poder a Benito Mussolini. Hasta el considerado el más extremo de los fascismos como lo fue el Nacionalsocialismo Alemán, llego al poder por la voluntad soberana del pueblo. Respecto a la guerra civil española, el bando nacional, no dirigió una revolución fascista, sino solo militar y conservadora, según lo ya explicado en las primeras preguntas.

 

Respecto a la tercera y última pregunta es necesario efectuar las siguientes aclaraciones antes de responder:

 

Acción Legionaria, si bien se agrupa como asociación cultural y política, se considera ya de por si un partido político, el único y autentico, porque poseemos una doctrina, una filosofía, unos estandartes con una simbología que tienen un verdadero significado, unos uniformes, etc., sin necesidad de encontrarnos inscritos en el JNE o cualquier cosa que se relacione con el desenvolvimiento “común” de un “partido político peruano”. Sumado a ello, defendemos una visión de política entendida como labor de servicio desinteresado a la comunidad. Es decir, todo lo que eran los partidos políticos, independientemente de su cosmovisión ideológica, hace 80 años.

 

Anteriormente, los partidos políticos no solo estaban para un periodo de elecciones, sino para todo el estadio vivencial de una comunidad nacional. Contrario a todo ello, ahora los partidos han perdido todo misticismo, la economía ha ingresado de manera exacerbada en los partidos convirtiéndolos en meras empresas pseudopoliticas. La fuga de intelectuales de los mismos, el principal y único interés es buscar el poder político, el formar masa antes que élite y el buscar rebaños electorales antes que individuos informados; ha propiciado la degeneración de la clase política y, por ende, de los partidos; es así, que Acción Legionaria, al buscar efectuar un cambio total de cómo se concibe a la política hoy en día, busca combatir todo aquello que ha sido la principal causa de la degeneración de los partidos, que es, principalmente, el concebir a la política como simple medio para intereses personalistas y el único fin el llegar al poder político.

 

Acción Legionaria, ve a la política desde una óptica aristotélica, como toma de decisiones, en función a ello, todos somos políticos, y todos tenemos el deber de participar en política, es así, que no existe el apolítico, ya que no hay persona cuerda que no pueda tomar decisiones. Por ende, la población no necesita de pertenecer necesariamente a partido político alguno para hacer política y para efectuar un cambio político. Ligado a ello, es verdad, tal vez, que las sociedades no pueden ser cambiadas, porque para hacer ello, primero tiene que cambiar el hombre. Cambia el hombre, cambian las sociedades. Es preciso pues, antes de pretender cualquier cambio verdadero, primero preparar y limpiar el recipiente para verter el contenido. ¿Qué cambio podemos esperar si el peruano común sigue pensando que el comunismo salvará al Perú? Que su identidad es un plato de comida o el pie de un futbolista. Desmemoriado de su propia historia. Así, ningún cambio podemos realizar si es que el recipiente no está listo para el contenido. En función a ello, la principal labor de Acción Legionaria es, antes que un cambio político, propiciar un cambio de mentalidad. Por ende, nuestro objetivo principal, no es el poder político, creemos que eso vendrá por añadidura. Ya que nuestra principal campaña política, no serán millones de soles gastados en propaganda absurda en medios de comunicación, sino el activismo, y la ayuda social y política, que brindaremos directamente a nuestra comunidad nacional. Luego que la población nos conozca a partir de nuestras acciones, podrá pedirnos recién que nos lancemos a realizar un cambio político, solo si vemos que el cambio de mentalidad a través de nuestra labor, se esta cimentando, y solo por requerimiento supremo del pueblo soberano. Y no como vemos ahora, que surgen partidos políticos de la nada apoyados por sectores de interés, y no por una voluntad nacional auténtica.

 

En síntesis, Acción Legionaria, no pretenderá ni el 2016, ni dentro de 20, 30 o 40 años lanzarse a realizar un cambio político, sin antes asegurarse que el proceso de cambio de mentalidad es inminente.

 

10.- ¿Están a favor o en contra de la “reelección conyugal” en el caso del presidente peruano Ollanta Humala y su primera dama Nadine Heredia? ¿De concretarse esta “reelección”, se vería justificada una guerra civil?

nadine y ollanta foto seria 

Nosotros estamos en contra de todos los partidos tradicionales peruanos, tanto de izquierda, derecha, centro, etc. por ende, sus líderes y con ello sus intenciones, que a todas luces, buscan la obtención y/o permanencia en el poder para sus fines sectarios y personalistas.

 

Si se efectúa una reelección ello es producto de la voluntad del pueblo, ya que para ser reelegida, primero necesita ser candidata, y obtener una mayoría de votos, en todo ese proceso, el pueblo es quien decidirá su destino y ante ello no cabe mayor discusión, por ende, siquiera considerar el termino guerra civil dentro de todo esto, seria como algo sacado de una película de vaqueros.

 

 

 


[1] ROUSSEAU, Jean – Jacques. “El Contrato Social”. Editorial Longseller. Pág. 49.

[2] ROUSSEAU, Jean – Jacques. “El Contrato Social”. Editorial Longseller. Pág. 114.

[3] ROUSSEAU, Jean – Jacques. “El Contrato Social”. Editorial Longseller. Pág. 115.

[4] MONTESQUIEAU. “El Espíritu de las Leyes”. Editorial HYSPAMERICA. Pág. 63.

[5] Di Pietro, Alfredo, Derecho Privado Romano, Editorial Abeledo Perrot, Pág. 80.

One thought on “Entrevista a Acción legionaria sobre el fascismo (“Entrevistas”, 01/abril/2014)

  1. Si el siglo veinte probó algo, es que el peligro más grande para la vida humana son los maleantes del Estado político centralizado, que extinguió más de 170 millones de almas durante el desorden más sangriento registrado en la historia. Siendo medidos en cualquier racionalidad estándar, los Estados modernos son el último y más grande predador – y el peligro no ha disminuido con la desaparición práctica del comunismo o del fascismo. Todas las democracias occidentales ahora enfrentan una vasta y acelerada escalada de poder del Estado y del control centralizado sobre la economía y la vida cívica. En casi todas las democracias occidentales, el Estado escoge:

    A que colegio van los niños, y como serán educados
    Los interés a los cuales los ciudadanos pueden pedir prestamos
    El valor de la moneda
    Como los empleados pueden ser contratados y despedidos
    Como mas de el 50% de el tiempo y dinero de los ciudadanos es usado
    Quien es el doctor de un ciudadano
    Que clase de procedimiento medico puede recibir – y cuando
    Cuando entrar en guerra
    Quien puede vivir en el país
    … solo para tocar algunos pocos

    Así, estos primeros años del siglo veintiuno son el final de una era, el colapso de la mitología comparable con la caída del fascismo, comunismo, monarquía, o la política cristiana. La idea de que el estado es capaz de resolver los problemas sociales es ahora visto con gran escepticismo – lo cual anticipa que el cambio esta cerca. Tan pronto como el escepticismo es aplicado al Estado, el Estado cae, y desde que este falla en todo excepto en incrementar su poder, y solo puede sobrevivir con propaganda, la cual se apoya en una fe incuestionable.

    Aunque la mayoría de la gente esta conforme y a gusto con la idea de reducir el tamaño y el poder del Estado, ellos se han vuelto distintamente incómodos con la idea de deshacerse por completo de el. Para usas una metáfora medica, si el Estado es un cáncer, ellos prefieren medicarlo para hacerlo una remisión estable, antes de eliminarlo por completo.

    Esto jamás podrá funcionar. Una lección central de la historia es que los Estados son parásitos que siempre se expanden, hasta que destruyen la propia población anfitriona. Porque el Estado usa la violencia para alcanzar sus fines – y no existe un fin racional para la expansión de la violencia – los Estados crecen hasta que destruyen la interacción civilizada a través de corrupción de dinero, contratos, honestidad, la familia, y la confianza en si mismo. De esta forma, la metáfora cancerigena no esta fuera de lugar. Las personas que creen que el Estado puede de alguna forma ser contenido no han aceptado el hecho que ningún Estado en la historia jamás ha sido contenido.

    Incluso las raras reducciones son solo temporales. Los Estados Unidos fueron fundados en los principios de un gobierno limitado; no tomo más de un siglo para que el Estado rompiera los límites de la constitución, implementando el impuesto sobre renta tomando el control de la provisión de dinero y el sistema educacional, y comenzar su expansión catastrófica. No hay ningún ejemplo en la historia de un Estado que haya sido permanentemente reducido en tamaño. Todo lo que pasa durante un impuesto o una revuelta civil es que el Estado retrocede un poco, analiza que hizo mal, y planea su expansión de nuevo. O provoca una guerra, lo cual silenciara a todos menos unos pocos.

    Dado estos muy conocidos hechos históricos, porque la gente todavía querría creer que un depredador tan mortal puede ser domesticado? Seguramente solo puede ser porque consideran una lenta estrangulación en manos de un estado que se esta expandiendo mejor que una rápida muerte de una sociedad privada del Estado.

    ¿Por qué, entonces, la mayoría de la gente cree que la sociedad se derrumbaría sin una agencia social monopolística y cohesiva en su centro? Hay una variedad de respuestas a esta pregunta, pero generalmente ellos tienden a girar alrededor de tres puntos centrales:

    Resolución de conflictos;
    Servicios colectivos; y ,
    Polución.
    Leer más en: http://austroanarquistas.com/?p=426

Leave a Reply

%d bloggers like this: