Home > Columnas > Sir Caníbal > #Lovestremismo – manifiesto del amor radical (I Parte)

#Lovestremismo – manifiesto del amor radical (I Parte)

terrorismo de amor

 

I PARTE: EL AMOR RADICAL COMO NO INTERVENCIONISMO

 

El amor radical es no intervención.

El amor radical se fundamenta en la razón pero también nace del capricho.

Dónde la droga social del romanticismo espurio prostituyo las revoluciones en nombre del amor.

Dónde el amor diluido se erigió en tibio pacifismo nació lovestremismo.

La razón por la que las revoluciones de amor del pasado fallaron es porque se basaron en un amor que no fue radical sino meramente dogmático.

No se fundamentaron en la libertad sino en la lujuria del igualitarismo y la decadencia del altruismo, eso remediara lovestremismo.

I

 

El manifiesto lovestremista es el dogma del anti-dogma y el sentido del sinsentido.

En aquel manifiesto se reconoce al amor como una droga social de acción intermitente.

El señuelo de la locura.

La locura que nació para limitar el desenfreno de la violencia y del sexo.

En ese sentido el sexo es entendido como una prótesis de la violencia.

Y toda jerarquía es antinatural.

Pero estos tiempos no son tan avanzados para entenderlo.

Es por eso que nace Lovestremismo como terapia terrorista de grupo.

¡Como la revolución de unos hippies de ultraderecha!

Como la gran contrarrevolución de evolianos en una posmodernidad.

II

 

El amor radical representa la auto-limitación del ser enajenado por el amor dogmático

Parodiando así los mecanismos de dominación y los resultados intermitentes del amor romántico,

Es por eso que la sumisión del ISLAM es el mejor arquetipo para #lovestremismo.

 

El amor radical es No intervención.

El amor dogmático se fundamentó en la intervención

Lovestremismo parodia tal intervención y todos los mecanismos de dominación romantica.

Lovestremismo es el egoísmo de la voluntad no coactiva.

Un tú y yo siempre gobernándose a sí mismos pero nunca interviniendo en el resto.

Amar sin alienarse en los métodos convencionales de la protesta, solo rozar sus bordes para luego incinerarlos.

III

 

Seguimos la doctrina de Lefevre.

Nuestra anarquía del capital es ¡el pacifismo más ortodoxo!

Llevamos el principio de no agresión a sus dimensiones más radicales.

Si eso implica que seamos muros de contención de carne contra la agresión, eso seremos.

Hemos elegido a las prostitutas como nuestras doncellas, las doncellas que serán escudos humanos.

Esta es la dinámica masturbatoria de lovestremismo: parodiar morir por amor como el pacifismo político más radical de los últimos cien años.

Es ese servilismo de amor llevado a la acción política.

III

 

Esa razón del Amor radical es la consecuencia intelectual del manifiesto.

Y La consecuencia intelectual lleva a la anarquía.

La anarquía no como dogma sino como anti dogma,

Donde todos los arcontes son cuestionados, incluyendo el capital simbólico, y el fascismo del cuerpo y alma.

Pero donde sobre todo es cuestionado el concepto de sociedad de los místicos del músculo.

IV

 

Los dogmas son para los intelectuales.

Por más que los intelectuales intentan huir de los dogmas, el sectarismo y las ideologías.

Los sabios siempre estarán violentamente atrapados en tales agendas reaccionarias.

Siempre nacerán ideologías dogmáticas aunque se revistan de cientificismo o filosofía.

¿En ese sentido que es sino la revolución más que una palabra vacía?

V

 

¡La revolución de la protesta es alienación cínica ante el sistema!

Y lovestremismo es eso. Pero su cinismo irá más allá.

Estamos orgullosos de ser más reaccionarios que Julius Evola.

De ser contrarrevolucionarios contra la industria de la guerra

Y contra la más mínima muestra de agresión aunque venga de la “voluntad popular”

El sistema no es una mónada, ni diada ni tétrada ni mucho menos una superestructura única no dependiente.

¡El sistema es el caos auto-teledirigido!

¡El caos que construye mediante la deconstrucción y deconstruye con la creatividad!

Pero el caos que siempre absorbe al hombre cínico o al sincero.

VI

 

Los verdaderos anarquistas buscamos lo imposible y si no lo logramos apelamos al capricho.

Buscamos esa anti-fragilidad del caos que es la verdadera libertad.

¡Libertarismo es ‪orden!, ¡orden es ‪capitalismo!.‬

Pero capitalismo es solo una palabra vacía al que  los lovestremistas hemos llenado de contenido.

Y ese contenido es el amor radical, ¡es lovestremismo!

Cumpliremos esta utopía de ultra Izquierda que es lovestremismo bajo los métodos del mercado.

Cumpliremos esta utopía de ultraderecha que es lovestremismo bajo métodos colectivistas.

¡Eso es lovestremismo!

One thought on “#Lovestremismo – manifiesto del amor radical (I Parte)

  1. haber lumbreras,el anarcocapitalismo es una falacia,el capitalismo es un sistema estructurado de organización vertical que mantiene las jerarquías,contrario a la misma palabra anarquía,que viene del griego an-archos(sin jerarquías)abolir el estado sin abolir el sistema capitalista y sus relaciones de producción,en el que el dueño de la pasta es el que manda sobre los demás,no sirve para nada que te quede claro mensaka EL LIBERTARIANISMO SOLO LE SIRVE A LOS MISMOS DE SIEMPRE,Y NO RESUELVE NI EL PROBLEMA DE LA DESIGUALDAD NI EL DE LAS JERARQUIAS CISA QUE DEMUESTRA QUE NO ES ANARQUISTA.

Leave a Reply

%d bloggers like this: