Archive | Actualidad

Un gay de derecha que estudió periodismo (“Fachomen”, 16/06/2020)

Posted on 16 Junio 2020 by El Directorio

– ¡Ven a mi mundo!

Por el Miró Quesada rebelde

 

Si eres más inteligente que el promedio de las personas, no estudies periodismo. Estudia otra cosa y luego haz periodismo. En el peor de los casos, desde la perspectiva salarial, serás el que hace las notas informativas de un joven y digital medio peruano, el creador de quimeras informativas. Bueno, agarrarás muchas notas diminutas ya publicadas y harás una nueva versión, quizás no tan pequeña, pero igual de insignificante. En el mejor de los casos, económicamente hablando, serás algo así como el secretario de los poderosos, el bienmandado vocero de un grupo de poder que te dirá cuándo ladrar y cuándo callar.

Para los fundadores de este medio, el periodismo siempre ha sido una labor social. No nos interesa generar dinero. No queremos ser esclavos de la publicidad ni de los amigos. También creemos que todo individuo, solo con existir, tiene el derecho de publicar al menos una vez en nuestro periódico digital. Estamos abiertos a la diversidad. Bienvenidos a “Entre fachas y rojos”, donde muchos “tenemos pluma”, pero nadie es “pluma de alquiler”.

Comments (0)

Propuesta de guión para “Facholand, la radionovela”

Posted on 12 Junio 2020 by El Directorio

 

 

FACHOLAND

 

PERSONAJES

SABINO/GIORGIO, detective privado, facho infiltrado que se hace el idiota

MUJER, prostituta curiosa

LUIS FABRICIO MÁGALA, facho, youtuber y soplón.

ALEX AGUILAR, gay en closet, le gusta el café frío

JUAN PEDRO, seriéfilo, escritor de guiones, pesado

CHARLY, putero y miedoso

JOSE ALMEYDA, macho, violento, vociferante

MUJER DE JOSE ALMEYDA, servil

 

UNO

INT. CUARTO DE CASA. DÍA

SABINO, 30 años, detective privado, despierta en su cuarto. Hace gestos con la boca, como si hubiera tomado licor toda la noche. Al lado, una MUJER, 22 años, reacciona a su despertar. Acaba de dormir con ella. Otra mujerzuela a la que paga por una noche de sexo.

MUJER

(dulce, pero no tanto)

¿Qué tal?

SABINO

(todavía sintiendo el sabor de su boca. Sereno)

Bien. Como siempre.

SABINO le toca la nariz a la MUJER con su dedo índice. Lo hace como un niño.

SABINO

(Sentándose en la cama)

¿Quieres café?

MUJER

(Aún entre sábanas)

Está bien. Gracias.

SABINO se levanta, se pone su pantalón y un polo del piso y sale de la escena. La MUJER busca su sostén que está debajo de la cama y encuentra un guión grueso. El título: Facholand.

MUJER

(Revisando el guión)

¿Qué son estas hojas?

SABINO

(Desde la cocina)

¿Qué cosa?

MUJER

(Medio dudosa, y luego hablando alto)

Facholand. ¿Qué es Facholand?

SABINO regresa al cuarto con una taza en cada mano.

SABINO

(Curioso)

Ah, eso. ¿Dónde lo encontraste? Es un guión que he estado escribiendo.

SABINO se sienta en la cama, le entrega una taza a la MUJER y deja la otra en su mesa de noche. Agarra el guión.

SABINO

Es sobre un grupo de fascistas que se reunían para complotar, y resulta que tienen un topo entre ellos. Está basado en hechos reales.

MUJER

¿De cuando eras detective privado?

SABINO

Todavía lo soy.

MUJER

(Irónica)

Hacer búsquedas en Facebook no es lo mismo. Ser detective es salir y espiar gente con cámara y todo eso.

SABINO

(con el ceño fruncido)

Te cuento demasiado.

MUJER

(convincente)

Porque no tienes a nadie más con quien hablar.

La MUJER toma el café, hace una cara de asco y semisaca la lengua

MUJER

(medio molesta)

Este café está frío.

SABINO

(resuelto)

Es lo que hay.

MUJER

No sé por qué sigo aceptando venir.

SABINO

(en control)

Porque te pago bien.

EXT. CALLE. DÍA

Se ve una calle casi sin gente. Un camino hacia una casa blanca, que es la protagonista. La cámara está quieta, suenan los pájaros del mañana, y con aquel encuadre quieto, aparece poco a poco un muchacho de espaldas, corriendo hacia la casa, con una mochila que va rebotando en su espalda. Corre como si llegara tarde a sus clases de colegio. Su nombre es GIORGIO y no se le ve el rostro. Toca el timbre de la casa varias veces. Impaciente, empieza a gritar. Se le ve desde atrás. Aún no hay un rostro para GIORGIO.

GIORGIO

(Impaciente y feliz)

¡Ábranme! ¡Ábranme! Soy Giorgio. !Compañeros!

Desde dentro de la casa, también de espaldas, sale un muchacho. Lo seguimos violentamente. Sale rápidamente, le abre la puerta a GIORGIO y lo lleva para casi jalándolo para adentro. Cierra la puerta y vemos sus rostros.

FABRICIO

(Fastidiado, sin terminar las oraciones por un sonido)

No grites, mierda. Cuántas veces te lo repetimos. Ya van cinco veces.

Estamos reuniéndonos en secreto. ¿Entiendes?

GIORGIO

(aceptando la culpa y como tirándose para atrás)

Ya, ya, lo siento. Siempre se me olvida. Perdona, perdona.

Solo, me gusta mucho venir nada más.

FABRICIO

Apúrate y entra de una vez, que ya va a empezar. ¿Trajiste la plata, no?

INT. CUARTO DE CASA. DÍA

El interior del cuarto de reuniones es oscuro, y adornado un poco con algunos elementos fascistas en la mesa, pero no mucho. Hay un hombre sentado. Tiene una presencia aplastante. La mesa detrás de él le teme. Él es JOSÉ ALMEYDA. Sin tener que decir nada, se entiende que tiene el mayor rango en la organización. Se le ve poco a poco desde el público de personas. O tan solo desde el hombro de una persona.

JOSE

(seguro y altivo)

La política es crear.

Crear nuevos futuros.

Aunque tengamos pésimos presentes.

JOSE corta su discurso, porque suena un ruido. GIORGIO se ha caído al entrar a la sala.

FABRICIO

(entrando detrás de Giorgio, mientras lo levanta del piso)

Lo siento, José. Oye, mierda, no interrumpas. ¿No ves que distraes a todos?

Se ve el salón. Solo hay pocas personas. José solo los mira, penetrantemente, pero sin decir nada. Fabricio sienta a Giorgio y se siente al lado. JOSE continúa.

JOSE

Queremos… un estado fascista.

Un líder fascista.

Jefes de escuadra. Fascistas.

Soldados. ¿Demócratas?

¡No! Fascistas.

Militares, policías, serenazgos, huachimanes…

¡FA – SCIS – TAS!

¡EFE! ¡A! !ESE!

(piensa en la letra que sigue, duda, resuelve)

¡Y LO DEMÁS!

JOSE se acerca al público poco a poco. Los mira a los rostros.

JOSE

¿Acaso no es este estado fascista que queremos mejor que esta democracia que tenemos?

EL PÚBLICO

¡Sí!

JOSE

¿Lo dudan?

EL PÚBLICO

¡No!

JOSE

¿Están seguros?

EL PÚBLICO

¡Sí!

JOSE

¿Somos antidemócratas?

EL PÚBLICO

¡No!

JOSE

¿Qué?

EL PÚBLICO

¡Digo, sí!

JOSE

Y nos dicen que odiamos la libertad.

Odiamos el mal uso de la libertad.

Nosotros… ¡Amamos la libertad!

Desde la puerta de entrada al salón, la MUJER DE JOSE aparece, con un bolso como lista para salir.

MUJER DE JOSE

(insistente)

José, ya estoy saliendo.

JOSE

(resuelto)

No, no, anda prepárame un café y te puedes ir.

MUJER DE JOSE

(caprichosa)

Pero voy a llegar tarde, José.

JOSE

(resuelto, y un poco ofendido)

Anda, hazme el favor de ir a hacer el café. Sino no sales.

La mujer se va chistando débilmente.

JOSE

(retomando)

Y nos dicen que somos violentos.

¡Cómo si el estado democrático que tenemos no lo sea!

Ayer.

Ayer mismo, les cuento.

Me han detenido en mi carro.

Un cholo. Un policía cholo. Me para.

Me dice. Señor, necesito revisar su mochila.

La mochila que yo llevaba en asiento del pasajero.

¿Qué quería este cholo con mis cosas?

Joder. Joder nomás.

¿Saben que llevaba?

Mi pistola. Mi arma fascista.

Este negro me la quería confiscar.

Pero yo tengo mi permiso. Se lo mostré.

Y tuvo que joderse nomás.

Se fue, medio asustado creo.

(se golpea el pecho con la palma varias veces)

Yo tengo un arma. ¡Pero no soy violento!

¡Nosotros amamos la paz!

La MUJER DE JOSE iba entrando a la habitación con el café en mano y se tropieza en el mismo lugar donde se cayó GIORGIO.

JOSE

(molesto, mientras se acerca su mujer)

¡Carajo! Mira lo que haces, puta.

La levanta violentamente y la saca de la habitación

JOSE

Ya vete, mierda.

JOSE voltea al público. Continua caminando hasta donde estaba y se cae

JOSE

(entre dientes)

Putamadre.

FABRICIO intenta levantarlo, pero JOSE lo empuja

JOSE

Déjame, mierda.

JOSE mira al piso de dónde se levantó. Una cosa. Una cosa que lo hizo caer. Una cosa salida del piso.

JOSE

(Cansado)

Nos tomamos 10 minutos para seguir con la reunión. Vayan al baño, prepárense un café. Ya continuamos.

 

DOS

INT. PASILLO-ESCALERA CASA. DÍA

Vemos a miembros del grupo fascista haciendo una cada cosa cada uno. CHARLY está esperando en el baño a que alguien salga. FABRICIO esta fumando junto a la escalera. ALEX está mirando hacia la cocina, como hablando con alguien adentro pero se voltea para ir a donde FABRICIO, mientras lleva una taza de café en la mano.

ALEX

Oe, Luisfa, ¿has visto ya The Sopranos? Es una serie genial eh. Algo así quisiera escribir yo, es bestial Tony Soprano. ¿Y si haces un videoblog de la serie? Ya sabes, como haces tus videos opinando para Youtube.

FABRICIO

No hago huevadas yo. Y es Luis o Fabricio, no Luisfa. Permiso.

ALEX

¿Tú eres más de Games of Thrones, no?

FABRICIO se acerca a CHARLY que está en el baño esperando, mientras revisa su celular

CHARLY

Mira, Luis, ¿está buena, no?

Le tengo ganas a esta puta, pero siempre está ocupada.

FABRICIO

Charly, tengo que hablarte de algo importante.

(mirando para ambos lados)

Hay un infiltrado en la organización.

CHARLY

Hablas huevadas. ¿Cómo sabes?

FABRICIO

Míralo a José.

Miran ambos a José que está sentado dentro de la sala, lo ven por el cuadro de la puerta.

FABRICIO

¿Así se ve un huevón que tiene arma? No, ¿verdad?

Alguien ha dado el dato para que le quieten el arma a José. Estoy seguro.

José ni si quiera se da cuenta. Aquí alguien está jodiendo.

Aquí, hay alguien que no es fascista.

CHARLY

Puta, no sé, huevón, estás frikieado. Tranquilo, on. No pasa nada.

FABRICIO

Yo confío en ti, porque eres putero. Un putero ni cagando va a ir con la Policía.

Pero ten cuidado. Vigila bien a todos. Alguien, uno de estos imbéciles, nos va a joder.

INT. COCINA. DÍA

GIORGIO está contando dinero en la mesa de la cocina, mientras JUAN PEDRO le habla con un café en la mano, y Giorgio anda contando en voz vaja mientras JUAN PEDRO

JUAN PEDRO

Cabro conchetumare.

GIORGIO lo mira con duda y miedo. Deja de contar.

JUAN PEDRO

Cabro conchetumare, me dijo. Así, frente a todos.

¿Por qué? Por esto.

(señala su pantalón)

Por este pantalón.

GIORGIO continúa contando el dinero. JUAN PEDRO deja el café en la mesa.

JUAN PEDRO

Ahora es de cabros mostrar el bulto parece.

Le dije, te jode que lo tenga más grande que tú, ¿no?

Y ahí vino el de seguridad para pararme porque sino me matab-, lo mataba, yo.

(Inseguro)

Lo iba matar yo.

ALEX entra con su café en mano, y lo deja en la mesa, donde ALEX deja su café.

ALEX

Buen fin de semana, ¿no?

¿Contando tus hazañas dignas de todo un capo de la mafia?

JUAN PEDRO

¿Ya acabaste The Sopranos?

ALEX

No, todavía.

JUAN PEDRO

Cuando acabes tienes que ver Gossip Girl, es como The Sopranos, pero para mujeres. Es muy, muy genial. Lo vas a amar.

ALEX

(dubitativo y mirándolo de reojo)

La apuntaré.

ALEX recoje el café, pero es el de JUAN PEDRO. Bebe de él y lo escupe.

JUAN PEDRO

Esto está frío.

ALEX

Ay, es mi café pues. Dame.

JUAN PEDRO lo mira y le da el café.

ALEX

Así me gusta a mí.

INT. PASILLO CASA. DÍA

JOSE se acerca a CHARLY

JOSE

Oye, ya retomamos, vamos.

JOSE se aleja, pero como CHARLY no lo sigue regresa.

JOSE

No hay nadie. Está malogrado. Está cerrado con llave por eso.

CHARLY sigue a JOSE y salen del encuadre.

INT. SALA. DÍA

Como un sueño. Desde el público, sentado atrás de todos, FABRICIO los ve, los inspecciona, como para saber quién es el el topo, mientras el discurso de JOSE se va apagando. Vemos su rostro luego de que mira a todos, y al mismo JOSE. Parece cansado. Entonces mira hacia adelante y ve a unos de los miembros, cualquiera, con máscara de payaso, quien voltea a verlo. FABRICIO abre bien los ojos y los cierra y mira de nuevo. No hay ningún payaso.

Pero ahora FABRICIO ve a uno de los chicos entrar y sentarse delante de él, y es el mismo payaso. Todos son como payasos quienes voltean a verlo. Y él solo se soba los ojos y deja de verlos. Se revisa los ojos con su celular, y en el reflejo se ve como el payaso.

Se levanta asustado.

Y mira a JOSE.

JOSE

Qué te pasa.

FABRICIO ve al payaso está detrás de JOSÉ. Bailando.

FABRICIO

(fingiendo tranquilidad)

Tengo que ir al baño.

Luego, sale hacia el baño. Llega. El baño esta abierto, pero no entra. Se trata de calmar d esu ataque de pánico. Y el payaso está al lado del baño.

FABRICIO

¿Quién er..?

Y el payaso se ríe.

JOSE mira a FABRICIO de lejos, lo ve hablar con el aire. Muestra cara de preocupación, pero no por FABRICIO, sino por la organización.

 

TRES

EXT. PARQUE. DÍA.

Los miembros están entrenando en el parque. Parecen calmados. Pero no está FABRICIO entre ellos. Mientras entrenan, JOSE llega donde ellos con unos paquetes.

JOSE

Compañeros, acá están. Me los acaban de traer.

JUAN PEDRO

¡Los polos!

Los muchachos los abren y revisan.

JOSE

Busquen sus tallas.

ALEX

¿Acción Legionaria?

JOSE

(molesto)

Putamadre. Legión… accionaría. Legión accionaría les dije.

Esos cholos de mierda de Gamarra, carajo.

Mientras revisa el polo, JOSE se percata de una persona que los vigila desde detrás de un árbol del parque. El hombre de saco ve que es notado y empieza a retirarse.

JOSE

(Entre dientes)

Carajo

ALEX

Qué pasa, José

JOSE

(mientras mira a todos los miembros)

¿Dónde está Fabricio?

GIORGIO

Se quedó en la sala, dijo que tenía que grabar un video.

JOSE

(molesto)

Putamadre.

JOSE se aleja del parque y se lleva un polo en la mano.

INT. SALA. DÍA.

FABRICIO está grabando uno de sus videoblogs en cámara. Es un monólogo corto sobre el racismo y otras cosas.

FABRICIO

(Pretencioso)

Bienvenidos a este nuevo videoblog con Luis Fabricio.

Hoy vamos a hablar de racismo.

Un tema muy importante y vital en nuestra sociedad.

Porque… está bien.

Hay que tener racismo.

Necesitamos divisiones en la sociedad. Hay mucho rey de la papa, del camote, de la yuca…

Y creen que tienen clase. La clase pobre cree que porque tienen plata tienen clase.

Y no es así. La clase solo se obtiene naciendo aleatoriamente en una familia blanca adinerada.

Y no lo digo yo, lo dice el historiado Abelardo Quiñones, el de los diez soles, sí. Él lo dice

No es que yo sea racista…

O, ya, qué chucha, sí soy racista.

¿Hay algún problema?

¿Qué tiene?

Bueno… también quiero hablar del feminismo.

JOSE golpea su libro que había puesto FABRICIO en la mesa y lo tira al piso.

JOSE

Qué carajo estás haciendo. Nosotros estamos haciendo ejercicio afuera y tú estás aquí grabando qué… un video para Youtube.

FABRICIO

Pero JOSE cálmate. Esto es lo que hago. Esto es el futuro.

JOSE

No me importa. Esto no es Legión Accionaría. Nosotros somos tradicionales.

FABRICIO va a recoger su libro y JOSE se acerca a él.

JOSE

¿Por qué no estás afuera?

FABRICIO

Ya te dije, tengo que…

JOSE

Nos están vigilando.

FABRICIO

Yo sé, Jose, hay un topo en esta…

JOSE

Claro que sabes. Porque tú eres el topo.

FABRICIO

De qué estás hablando. No digas eso.

JOSE

¿Tú crees que yo sería tan huevón de no darme cuenta de lo del policía? ¿De que querían quitarme mi arma de la nada? Tú eres el soplón. Estás aquí con excusas estúpidas mientras afuera nos vigilan. ¡Confiesa!

FABRICIO

No, Jose. Te estás equivocando…

JOSE

Yo no voy a dejar que esto se ponga peor. Yo te saco de esta huevada.

JOSE se acerca a FABRICIO y este se cae por el tope del piso. JOSE se pone encima de él y lo empieza a golpear.

JOSE

¡Eres un payaso, Luis!

¡Eres un payaso y un soplón!

Una rata.

Un topo.

Por la puerta entran los chicos y separan a JOSE de FABRICIO.

CHICOS

(entre todos, en diferentes tiempos)

Para, José.

ALEX ayuda a FABRICIO a levantarse.

FABRICIO

Déjame, mierda.

FABRICIO se arregla.

FABRICIO

Muchachos, hay un topo. JOSE cree que soy yo. No tiene pruebas. Pero cree que soy yo.

Y ya ven cómo se puso por nada.

Yo no voy a quedarme si sospecha de mí y se la agarra conmigo.

JOSE

Vete entonces, mierda. Los demás no quieren un soplón aquí, ¿no es verdad?

Los muchachos miran con miedo a JOSE. Y se alejan junto a FABRICIO. JOSE se queda solo.

Regresan las voces del inicio, mientras se presentan escenas de los personajes.

MUJER

¿Quién era el topo entonces?

SABINO

¿Quiénes? Pues en mayor o menor medida resultaron siendo todos.

CHARLY entrega un usb a Santiago Ayala

ALEX escribe Facholand, con GIORGIO al lado, quien sigue contando dinero.

FABRICIO cuenta todo en un videoblog.

JUAN PEDRO sale besando a un hombre.

Y JOSE ALMEYDA se queda solo en su sala mientras mirando por la ventana.

JOSE

Esta libertad solamente ha servido para intereses ulteriores.

INT. CUARTO DE CASA. DÍA.

Vuelve al presenta. Al final Sabino le robo el guión a ALEX y en el guión figura su nombre y la puta le pregunta y él le dice que es un seudónimo.

Llama la pizza, que esta abajo dice. Entra, sube y es FABRICIO.

Te encontre, mierda.

¿Vas a vengar a Alex?

No seas imbecil. Te llevaste todo nuestro dinero, hijo de perra.

Cómo supiste que estoy aquí

Ella era una puta de Charly.

Sabino le dice a la puta ¡Yo soy Giorgio!

FIN

 

 

Comments (0)

Tags: , , ,

Nicolás Morás y Aldo Andonegui (Artem) -parte 1- (“Infidencias”, 28/05/2020)

Posted on 28 Mayo 2020 by El Directorio

-El 2013 fue un año muy loco.

 

Uno de ellos amenazó con venir a mi país a golpearme y el otro me mató con su indiferencia. Uno de ellos delira públicamente y el otro vive en Argentina. Y uno de ellos difama al otro, como siempre lo ha hecho. Es su modus operandi.

Cuando Aldo decidió llamar falso antifeminista a Morás, captó mi atención. Pero cuando justificó su ataque, solté una carcajada. ¿Y qué si Morás alguna vez apoyó al feminismo hace 8 años? ¿Eso qué importa ahora? Nicolás Morás ha leído a más autores, sigue investigando. Es normal que con más fuentes disponibles su ideología se fortalezca en los puntos ya consolidados y cambie en los que, a la luz de nuevo material académico (y las evidencias), no eran del todo firmes.

 

Aldo/Artem

Escribo esto, porque Aldo citó este medio con inexactitudes que yo aclaré en un mensaje que no quiso publicar. Yo nunca estuve de acuerdo con su “periodismo difamatorio”. Llegué a pensar que sus historias sobre el sexo anal eran parte de una performance, el estilo de un alter ego loco. Algo que acá se ha hecho, pero no a ese nivel criminal en el que se grita que casi todas las mujeres eran prostitutas sedientas de sexo anal (incluida “La petera de Tolosa”, CFK, la ex presidenta) y que todos los hombres, sin excepción, son unos enfermos. Además, sus relatos están llenos de muchos chistes. Por ejemplo, el párrafo en el que narra cómo la ex presidenta Cristina, a sus 13 años, perdió la “virginidad anal” con dos camioneros amigos de su papá lo remata indicando que los vecinos decían de ella que levantaba más polvo que un camión.

 

Christian Sanz

Nicolás Morás, mediante un video en Youtube de casi 1 hora, estableció que Sanz es un farsante con antecedentes de mitómano. Busquen el video. No me aburrió tanto. Solo evité 10 minutos casi entrando al final. ¿No es el mismo periodista en el que se apoyó Reshetnyak para decir que Susana Trimarco inventaba víctimas de trata para justificar las donaciones a su ONG?

¿Por qué Sanz es importante acá? Una de las dos columnas que critica Nicolás Morás es de autoría de Aldo Andonegui, el cual figura como anónimo (“columnista invitado”). Aldo Andonegui nunca me dijo quiénes eran las fuentes de sus delirios. Incluso una vez me dijo que escribía, porque estaba amenazado de muerte. Pero luego aparentemente habría sentido cierto cariño por sus captores y les creía todo. Parecía estar convencido de que mucho de lo que escribía era cierto. Pero a la vez admitía que no le mostraban evidencias, que era suficiente saber que ellos eran, en sus palabras, miembros de algún servicio de inteligencia. ¿Será acaso posible que luego de un tiempo una de la fuentes del ucraniano sea Christian Sanz?

 

Nicolás Morás

Te pido disculpas, Nicolás. Pero debí ser riguroso con el texto de Verónica. Es incoherente que luego le haya dado tantas libertades a Artem. Lo admito. Pero cuando fui riguroso aquella vez, tenía razón. EFYR pudo ser un medio “libertario (de izquierda)” con ciertos columnistas de otras tendencias (amigos o conocidos tuyos), pero ese no era el espíritu original del medio. Quería a alguien que pensara diferente a ti, alguien con un pensamiento muy distinto. Y lo tuve en Artyom, pero él estaba completamente loco. Tampoco acepté hacerte una entrevista en la que tú me dabas las preguntas de antemano. O sea, una publicidad encubierta hacia tu movimiento de ese entonces y a tus amigos (y hacía ti). Te enfadaste y me dijiste muchas cosas en el chat. Pero eso ya no importa. Fue hace mucho. Mi problema es con Artyom, el cual me evita desde hace ya mucho tiempo.

 

Max

Comments (0)

Tags:

1 de noviembre

Posted on 19 Agosto 2019 by El Directorio

Se vienen sorpresas.

Comments (0)

Tags:

El feminismo, el abono de la nueva derecha (“El Gato de Hegel”, 18/julio/19 [30/01/2018])

Posted on 18 Julio 2019 by El Directorio

Por El Gato de Hegel

 

El feminismo está en crisis. El encanto que en otras épocas producía en la juventud está lentamente diluyéndose hasta el punto de transformarse en uno los motivos del recrudecimiento de la derecha a nivel mundial. Donald Trump, Le Pen e incluso otros más moderados (como el local Mauricio Macri) cuentan entre sus filas con centenares de jóvenes que han llegado, y cada vez con mas fuerza e intensidad, a rechazar esta moderna forma de feminismo de género, neomarxista, dudosamente científico y dudosamente proletario.
El mito de que las mujeres y otros colectivos son las permanentes y absolutas víctimas del capitalismo hetero-racista-patriarcal está rápidamente cayéndose a pedazos. Tenemos los aportes de Deborah Copaldi, Erin Pizzey y, cuando no, Lauren Southern en el Primer Mundo. Y los de Agustín Laje y Nicolás Márquez, de quienes me enorgullezco de ser compatriota, aquí en Hispanoamérica. Y las sorprendentes contribuciones de “pequeñas eminencias” en la materia que la dialéctica de la Historia nos está regalando, como la argentina Jazmín Lane, de 18 años, que desde los 16 brilla en las redes con su lucidez e inteligencia.
Pero el día de hoy no he venido a adular a nadie. Como siempre, vengo con la intención de causar, cuantos menos, una reflexión en mis lectores, a través de la suma de datos y la locuacidad que tanto me caracteriza. El tema es, desde luego, amplio, pero dada la relevancia que está teniendo y el caos e injusticias que trae consigo, vale la pena dedicarle, cuanto menos, un escrito.
El feminismo con frecuencia ha resultado en posturas que, en lugar de enfocarse en beneficiar a las mujeres, tienen por objetivo final el logro de objetivos relacionados con las agendas de extrema izquierda, hasta el punto de atentar contra la moral, la justicia e incluso la ciencia.
He aquí el extremadamente breve capítulo introductorio de esta saga. No había de otra. El feminismo es un tema extremadamente extenso, hasta el punto de que para poder procesarlo se necesitan de decenas de textos y fuentes diferentes que me tomé el trabajo de consultar. He aquí la introducción (originalmente un extenso artículo) digerida y procesada para su y mi comodidad.

 

Índice del editor:
(En edición)
-Especial: de la primera ola a la segunda ola (se publica a mediados de agosto)
-Especial: ¿Qué tiene que ver Marx con el feminismo de la tercera ola?
-Especial: Teoría Queer (¿”Ideología de género”?)
-¿Violencia de género? ¿Existe?
[Editor: los textos serán recortados, pero podrán verlos completos en el blog del columnista invitado]

Comments (0)

Advertise Here
Advertise Here

desde el 8 de noviembre