Archive | Política, cultura, arte y religión

Tags:

El feminismo, el abono de la nueva derecha (“El Gato de Hegel”, 18/julio/19 [30/01/2018])

Posted on 18 Julio 2019 by El Directorio

Por El Gato de Hegel

 

El feminismo está en crisis. El encanto que en otras épocas producía en la juventud está lentamente diluyéndose hasta el punto de transformarse en uno los motivos del recrudecimiento de la derecha a nivel mundial. Donald Trump, Le Pen e incluso otros más moderados (como el local Mauricio Macri) cuentan entre sus filas con centenares de jóvenes que han llegado, y cada vez con mas fuerza e intensidad, a rechazar esta moderna forma de feminismo de género, neomarxista, dudosamente científico y dudosamente proletario.
El mito de que las mujeres y otros colectivos son las permanentes y absolutas víctimas del capitalismo hetero-racista-patriarcal está rápidamente cayéndose a pedazos. Tenemos los aportes de Deborah Copaldi, Erin Pizzey y, cuando no, Lauren Southern en el Primer Mundo. Y los de Agustín Laje y Nicolás Márquez, de quienes me enorgullezco de ser compatriota, aquí en Hispanoamérica. Y las sorprendentes contribuciones de “pequeñas eminencias” en la materia que la dialéctica de la Historia nos está regalando, como la argentina Jazmín Lane, de 18 años, que desde los 16 brilla en las redes con su lucidez e inteligencia.
Pero el día de hoy no he venido a adular a nadie. Como siempre, vengo con la intención de causar, cuantos menos, una reflexión en mis lectores, a través de la suma de datos y la locuacidad que tanto me caracteriza. El tema es, desde luego, amplio, pero dada la relevancia que está teniendo y el caos e injusticias que trae consigo, vale la pena dedicarle, cuanto menos, un escrito.
El feminismo con frecuencia ha resultado en posturas que, en lugar de enfocarse en beneficiar a las mujeres, tienen por objetivo final el logro de objetivos relacionados con las agendas de extrema izquierda, hasta el punto de atentar contra la moral, la justicia e incluso la ciencia.
He aquí el extremadamente breve capítulo introductorio de esta saga. No había de otra. El feminismo es un tema extremadamente extenso, hasta el punto de que para poder procesarlo se necesitan de decenas de textos y fuentes diferentes que me tomé el trabajo de consultar. He aquí la introducción (originalmente un extenso artículo) digerida y procesada para su y mi comodidad.

 

Índice del editor:
(En edición)
-Especial: de la primera ola a la segunda ola (se publica a mediados de agosto)
-Especial: ¿Qué tiene que ver Marx con el feminismo de la tercera ola?
-Especial: Teoría Queer (¿”Ideología de género”?)
-¿Violencia de género? ¿Existe?
[Editor: los textos serán recortados, pero podrán verlos completos en el blog del columnista invitado]

Comments (0)

Tags: , ,

¿Cuotas de género? No, gracias (“Feminismo libertario”, 18/julio/2019 [04/07/2013])

Posted on 17 Julio 2019 by maxaguirre

*artículo de Gabi Romano, una de las administradoras de “Mujeres liberal-libertarias”.

Las políticas de acción afirmativa, cuotas de participación femenina y las llamadas “leyes de paridad electoral” constituyen procedimientos regulatorios e intervencionistas que quieren compulsivamente imponer determinados porcentajes de mujeres en áreas políticas, empresariales, educativas, parlamentarias, etc.

¿Deberíamos las mujeres apoyar sin cuestionamiento este tipo de medidas? No, de ningún modo. Al menos si las observamos algo más de cerca desde la mirada anarcoindividualista y desde un punto de vista libertario.

La posición histórica del feminismo estatista, en su vasta mayoría, ha sido defender las leyes de cuotas y promover la acción positiva, por cierto. Pero por diversas razones y varios argumentos se podría extensamente fundamentar porque no ha sido ni sería beneficioso adoptar y/o apoyar estas medidas.

Los principales fundamentos de rechazo se basan en cuatro cuestionabilísimos asuntos básicos:

1) Son promovidas en nombre de una categoría colectiva abstracta inexistente (“las mujeres”). Parte de una igualdad teñida de homogeneidad y ansía planificar asimismo una igualdad de resultados económico-sociales apoyándose en la intervención paternalista del Estado.

2) Se nos dice que persiguen el “Bien común” de ese colectivo abstracto e inexistente como categoría englobadora. Por la naturaleza de este tipo de medidas, terminan reciclando los prejuicios en contra de las mujeres, las victimiza y proyecta sobre ellas una minusvalía que debe ser equilibrada desde el Estado a través de una regulación que les “facilite las cosas”. Como señala Wendy McElroy “las mujeres exitosas solían ser acusadas de acostarse en su camino a la cima. En la actualidad, los hombres pueden acusarlas de acostarse con el gobierno.”

3) Se basa en un supuesto derecho a la compensación histórica que el daño patriarcal ha infligido a las mujeres, por lo que descansa en un solapado deseo de venganza enmascarado de “justicia”.

4) Distorsiona la competencia basada en el mérito, y por ello la vuelve injusticia al restarle libertad real a quienes naturalmente allí se deberían disputar una posición/cargo/puesto exponiendo sus habilidades, experiencias, conocimiento. Desde este punto de vista es el peligroso revés del cultivo del talento pues tiende al fomento de la peor cara de la ineficiencia proteccionista: la incompetencia.

5) Excluye y discrimina en espejo a los hombres, que por la razón expuesta en los dos puntos anteriores, deben “pagar” por los pecados de discriminación de los que se les imputa haber gozado al apoyar el “sistema de opresión” que ellos y sus ancestros han construido y explotado expoliando a las mujeres (sic).

Aunque sería muy extenso “genealogizar” en profundidad todas las razones que motivaron a promover este tipo de medidas, sí fue bastante correcto el diagnóstico del que se partió el siglo pasado (existencia de prejuicios sexuales, desigualdad de oportunidades, impedimentos absurdos para acceder a la educación, techo de cristal, etc.) pero incluso aunque buena parte del diagnóstico del feminismo histórico no era incorrecta, estas medidas de “discriminación positiva” fueron la extensión distorsiva de una justa reivindicación de igualdad ante la ley que estaba denegada no sólo a las mujeres.

Por lo que debemos decir sí a la igualdad ante la ley, pero lograda esta, digo un rotundo no a forzar la igualdad en los resultados, menos aún cuando todo esto se realiza desde la coerción estatal.

Las mujeres que tienen méritos reales en un área, llegarán, se las arreglarán, pondrán más garra en demostrar que el prejuicio es pre-juicio, etc. Pero no es el Estado y su función paternal (ni hablar de los políticos demagogos) los que revertirán los eventuales prejuicios de género sino la acción en sí de cada mujer en un ámbito dado. Un ejemplo tiene mucho más peso a la hora de revertir parámetros de evaluación previa desiguales que cualquier forzamiento por ley.

Margaret Mead no necesitó de cuotas para brillar en una disciplina tan joven como lo era la antropología en los años ´30. Sarah Weddington fue la persona más joven en ganar un caso ante la Corte Suprema -tenía 26 años- y había sido la única entre 120 muchachos al ingresar duramente en la Escuela de Leyes de la universidad. A Elizabeth Blackwell le rechazaron en 20 universidades su solicitud para estudiar medicina, pero no cejó, una la terminó aceptando y fue la primera mujer en graduarse y ejercer como médica. La financista Muriel Siebert fue la primera en obtener una banca en el New York Stock Exchange entre los 1300 hombres que componían ese board en los años ´60. Llegaron sin cuotas, sin esposos que las tutelaran, sin un Estado que les facilitara nada de nada. ¿Si les fue fácil? Para nada. Fueron rechazadas, ridiculizadas, claramente discriminadas por las más recalcitrantes conservadoras de su propio género y por el sexismo crónico de los varones de su época. Los obstáculos fueron muchos más que si ellas hubieran nacido hombres y decidido ir en esa misma dirección. Sin embargo por mérito, tesón, decisión, y competencia alcanzaron sus metas en las áreas correspondientes.

¿Así que cuotas? No, gracias. Es inmensamente más sano e inspirador mirar a estas y tantas otras mujeres que en la historia obtuvieron lo que desearon por sí mismas.

Desde mi punto de vista, pueden guardarse el favor de las cuotas donde no les pegue el sol. Con libertad real, competencia justa e igualdad ante la ley me basta. El resto será asunto de la calidad profesional, cualidades personales y un honorable sentido de la determinación.

Comments (1)

Tags: , , , , ,

El mundo moderno y su duplicación

Posted on 05 Marzo 2017 by César Oncoy

El mundo moderno duplica de forma subvertida conceptos sagrados del mundo tradicional:

1.-La efebofilia sagrada es corrompida en normalización de la pederastia o la hipersexualización consumista de los menores de edad.

2.-Las hieródulas de la antiguedad son convertidas en prostitutas mercantilizadas que satisfacen fantasías aberrantes y refuerzan la disolución de la sacralidad de la unión entre absolutos (hombre absoluto y mujer absoluta).

3.-La androginia o bisexualidad sagrada es corrompida en la homosexualidad ideologizada (LGBT, teoría queer, “transfeminismos”) con la mercantilización de las identidades “sexuales” que ahora existen ad infinitum como si se trataran de algún modelo de gadget que puede escojer el postor según su subjetividad.

4.-Los bacanales sagrados en honor a Dionisio u otros dioses de las religiones del misterio o religiones paganas-tradicionales son sustituidos por las orgías, la fetichización de la sexualidad, la hiper-sexualización consumista de la sociedad actual.

5.-La liberalización en lugar de ser una del espíritu y dirigida hacia la individuación del ser, se convierte en empoderamiento sexual, de consumo, en individualismo atomizante, en mercantilización o despolitización neoliberal (o su variante la hiperpolitización de las Izquierdas y sus políticas de identidad)

6.-La Autarquía del mundo tradicional se convierte en la anarquía y contracultura de los modernos, se reduce a o a una mera oposición al Estado y reemplazo de la estatolatría por la idolatría al mercado como hacen los liberales, o queda degenerada a un colectivismo abstracto insano. En suma, se rechaza al Individuo como Absoluto, la supra-política, y el autogobierno , primero de los instintos y del espíritu, luego de la comunidad sobre la base de una visión trascendente y la dirección de una casta del espíritu

Cómo habrás notado el concepto de una Sociedad Tradicional Radical no implica un puritanismo anti-sexo, sino una visión trascendente y platónica de búsqueda de experiencias integrativas y totalizadoras. El puritanismo tan afín al espíritu del protestantismo cristiano (la raíz del capitalismo y la sociedad moderna actual); en cambio, implica una obsesión patológica que oscila en la dicotomía entre refreno neurótico sobre la sexualidad o la entrega disolutiva a la hiper-sexualización. Así que es natural ver como en Estados Unidos, la cuna del capitalismo burgués, se pudo pasar en tan corto tiempo del puritanismo anti-sexo a la sociedad hiper-sexualizada y consumista de nuestros días.

Comments (0)

Tags:

¿Quién podrá representar a los conservadores en el 2021?: el fujimorismo no es una opción

Posted on 22 Diciembre 2016 by El Directorio

Quizás la mejor definición para el “fujimorismo” sea, algo así, como el culto a Alberto Fujimori. Recordemos que Keiko no se quiso apartar de esa marca (porque hay que verlo como eso). Keiko tomó lo malo y lo bueno (si lo hay -aunque lo malo prevalece-) de esa marca llamada fujimorismo. Optó también por gente del entorno de su padre, gente bastante cuestionada. ¿Es una opción para los conservadores un partido que se define no en cuanto a ideas, sino en cuanto al culto a la personalidad? No lo creo. Para el 2021 se puede construir una opción que sí sea sólida.

¿El PPC? El partido que parecía encarnar mejor los ideales conservadores hoy está en muere por culpa de la nefasta (e infame) decisión de aliarse al Apra. ¿Pero es su fin? El partido hoy es un muerto viviente que puede resurgir, pero hemos visto que últimamente no está haciendo nada para lograrlo. Pudo apoyar las marchas reciente contra la ideología de género, pero parece seguir asimilando su derrota en las urnas.

¿Nano Guerra? Está alejado de todo el asunto, pero depende de él volver (¿dijo que quería un mejor país, no?). Le falta más recorrido político, pero sus ideas respecto a los temas de la unión civil y el aborto son muy claros (se necesita alguien que no tema manifestar esas ideas y que lo haga sin torpeza). Creo que este video es bastante revelador:

¿Alguien más? Puede ser alguien más. Tiene casi 5 años para tener la suficiente credibilidad para que sea apoyado.

¿Cómo debe ser su discurso? Seamos realistas, muchos conservadores son católicos o evangélicos. Lo cual no está mal. Pero si su discurso es una constante apelación a Dios o a la Biblia, su mensaje es nulo. Quienes vayan a representar a los conservadores deben tener argumentos que apelen a la ciencia y a la lógica

Comments (0)

Tags:

Muchos medios decidieron ignorar el reclamo de miles

Posted on 18 Diciembre 2016 by El Directorio

Ya no es especulación la simpatía de muchos medios hacia Saavedra. Ayer (17 de diciembre) se prefirió, en lugar de la marcha en contra de la ideología de género, resaltar cómo el ministro era despedido entre aplausos. El Comercio no tuvo la marcha en su portada. Los dos diarios más importantes simplemente decidieron ignorar el reclamo de miles.

¿Dónde están quienes lucharon situacionalmente por estos reclamos? Los fujimoristas, de ser consecuentes, deberían seguir insistiendo en que se retroceda en la implementación del Currículo (aprobación publicada el 15 de diciembre en El Peruano). La censura al ministro Saavedra no suma para modificar el Currículo si no se insiste antes de que entre en vigor (el 1 de enero del 2017). No garantiza nada. ¿Se vienen más acciones ciudadanas?

 

 

¿Cuáles fueron los reclamos ciudadanos? Este punto ha sido el más aprovechado por muchos medios que preferían no despejar estas dudas. Algunos decían que la marcha era en contra de la igualdad, en contra de un llamado “enfoque de género”. Esto, por supuesto, les era conveniente porque así reducían a los manifestantes a un grupo de decimonónicos intolerantes, en fanáticos “chapados a la antigua”. Y las consecuencias de estas etiquetas inexactas eran visibles en las redes sociales. Es muy sencillo no intentar entender las otras posiciones y simplemente crear un “hombre de paja”, un falso enemigo débil y repudiable.

Del Currículo se dijo incluso que sería un arma contra la violencia hacia la mujer. Lo malo es que todas esas buenas intenciones se vinieron abajo cuando se insertó un sesgo pro ideología de género, hecho comprobable, con imágenes, en este artículo. Había una promoción implícita de que hombre y mujer eran intercambiables en un sentido absoluto. Lo cual es falso. ¿Qué necesidad hay para hacer esa declaración? Y no me refiero a la equidad ante la ley, por supuesto. Nuestros lectores sí son lo suficientemente inteligente para no confundirse en este asunto. No se rechaza la equidad ante la ley, sino que se afirma que no existe ninguna inclinación biológica en la mente de un hombre y una mujer, así como tampoco diferencias anatómicas. Un hombre se autoproclamaría mujer y deberías aceptarlo. ¿Están de acuerdo con eso?

Para los que se opusieron a la marcha quizás no sea problema la ideología de género. En este artículo pueden saber si la apoyan o no. Pero para muchos el tema central, declarado también en el enlace en vivo hecho por el MINEDU, era el cuestionamiento de los roles de género. Que un hombre no solo pueda ejercer ciertos trabajos “porque es hombre”. Y que una mujer tampoco se vea encasillada a ciertas labores. Que ambos pudieran hacer las tareas que quisieran. No hay nada de malo en eso, por supuesto. Yo añadiría que las inclinaciones biológicas de hombres y mujeres se manifiestan mejor en un mundo sin tanto prejuicio.

¿La homosexualidad fue el tema central de la marcha? Para muchos sí. Sin embargo, yo considero que el sesgo hallado en el Currículo era más un apoyo implícito a la disforia de género (o transexualismo). Era una mirada normalizadora de que uno se vuelve mujer u hombre con solo declararlo. La homosexualidad, por otro lado, tiene que ver con atracción hacia el mismo sexo. De acuerdo, muchos dirán que esto es jerga de la ideología de género, pero resultante bastante conveniente, a mi parecer, hacer esa aclaración. Una pregunta interesante es que un hombre puede declararse mujer u hombre, ¿pero por qué deberíamos declararlo algo que no es y nunca será? Se suele mencionar como argumento a los intersexuales… pero creo yo que ese es un caso con características especiales (donde una discusión sí se hace necesaria –es equivocado equipararlo a casos que no son igual de complejos-).

¿Habrá más marchas? Es predecible que algún otro reclamo al respecto habrá antes del 1 de enero cuando entre en vigor el Currículo nacional. Una batalla parece haberse perdido. ¿Pero se ha perdido toda la campaña? Los padres temen que a esta agenda le siga la normalización de cambios de sexo a niños de alrededor de 7 años. ¿Qué daños irreparables se les haría? Hay testimonios de personas que se arrepintieron de esta decisión avalada por sus padres.

 

Comments (0)

Advertise Here
Advertise Here

desde el 8 de noviembre