Archive | Septiembre, 2015

Tags: ,

El MRTA aparece poco en los textos escolares y académicos (“ser una nada”, 30/09/2015)

Posted on 30 Septiembre 2015 by maxaguirre

-Muchos peruanos no saben exactamente qué significa “MRTA”.
-Muchos universitarios afirman que el MRTA no tenía ideología.

¿Creen que es fácil, no? ¿Creen que es fácil haber luchado por prestigio y ser una nada? Eso soy: una nada. Eso soy para la historia, según los textos escolares peruanos. Yo luché por el MRTA, luchamos por prestigio y el Ministerio de Educación nos da la espalda, nos margina. Todo es Sendero. Abimael, Mao, la cuarta espada, los perros colgados. Claro, ellos sí tenían ideología, ¿no? Claro, para ustedes somos poco más que una banda de payasos. Es un crimen decir que no teníamos ideología, esa omisión es un secuestro de la historia. Es una puta obliteración, una mofa para los guerreros de ideales nobles como yo. Yo no maté en vano, señores, no. Hoy pido que se nos dedique más páginas en los libros escolares.

¿O es que es justo marginarnos por no haber matado más? ¿Esa lógica repulsiva de dónde carajos se la han sacado? Yo no estuve 6 años en la cárcel en vano. En todos los textos (incluidos los universitarios), los de Sendero Luminoso son prácticamente los jinetes negros del apocalipsis y nosotros casi una barra brava provinciana. No se trata de cantidad, señores. Se trata de calidad. ¿Acaso Sendero pudo secuestrar a tanta gente? Pues no, ellos no hicieron eso. No tenían estilo, nosotros sí. Ya estoy harto, la gente ni siquiera sabe lo que significan las iniciales “MRTA”. Ayer, mi sobrina, de 16 años, me dijo que eran las siglas de “Movimiento Revoltoso”. Carajo, es que no tienen suficiente con los errores ortográficos. Ustedes no promueven el aprendizaje, los jóvenes son hoy menos que USB´s andantes, ustedes los llenan a su antojo, de historia recortada. Eso es un crimen, sépanlo señores del Ministerio de Educación.

Seguro les molestará la densidad del texto, no me extraña, sepan que es producto de la mediocre educación que han recibido. Son esos textos escolares recortados, resumidos, magullados, violados. Son textos violados, es un ultraje. Ultrajan a los escolares, a los terroristas retirados como yo y ultrajan al país. Deberían sentir vergüenza por darle a la juventud textos con tajos por todas partes, textos moribundos, textos desfigurados. Este domingo, diré más. Hoy ya me he dirigido a los del Ministerio de Educación.

Gilmer Cárdenas
(Ex terrorista del MRTA-Movimiento Revolucionario Túpac Amaru-)

Comments (0)

Tags:

Memoria fragmentada (2): antes de que seas traspuesto (“Reboot”, cap9)

Posted on 27 Septiembre 2015 by maxaguirre

– Antes de la batalla contra Enki.

1 de 0.5

Por Alex Aguilar

 

Epílogo: otro intento fallido
 

Ella ya no estaba.
 

Jack habló con ella por última vez esa tarde. Al hospital acudió Ricardo Ortega. Luego el cuerpo desapareció. No había familiares que lo lloraran y Cecilia le dio ahí mismo el último adiós. Conversaron muy brevemente. Jack no quiso o no pudo decir mucho. “Espero que mi alma se encuentre con lo infinito… no sé a dónde voy. Si tengo suerte, podré esperarte. Allá no importará la prisa ni la demora porque nuestro amor será eterno y absoluto.”. Era la primera vez que una manifestación de fe me parecía auténtica. ¿Jack la seguiría amando cuando su existencia quedara reducida a unos simples recuerdos? Comprendí que la voluntad de Jack era muy fuerte. Me prometí que protegería a Cecilia de alguna forma.
 

Había sido todo un fracaso. El cuerpo de Jack no había sido capaz de soportar aquel procedimiento. Ahora era yo quien debía tomar su lugar. Debía reunirme con Ricardo. Aún tenía pendiente dos mensajes de Jack.
 

Llegué muy temprano. Lo encaré. Estaba listo para que todo inicie. Era la primera vez que los veía reunidos. Ahora sé que no estábamos completos. Ricardo Ortega hizo pasar a Billy Nakamuro. Este último parecía mirar a ninguna parte. “Ahora puede hacer lo que quiera. Ya hizo su parte. Jack vino por su propia voluntad y tú ahora haces lo mismo. Alex, asegúrate de que Billy no recuerde nada. Nosotros ya nos encargamos de Cecilia. Creemos que tú sí podrás soportarlo pero… no te podemos dar garantías. ¿Estás listo para su resurrección? Conocimiento, poder… esa es mi promesa”.
 

Jack… fue la última vez que lo vi. Ahora cumpliría el destino que su cuerpo no le permitió. Miraría a través de sus recuerdos y los de Él.
 

III
La verdad es revelada.
Antes de que vayas a 1937
 

“Este es un pastiche u homenaje a quien fue, a medias, Jack Agüero… ¿cuántos mensajes te he escrito? ¿Cuántas advertencias te he dedicado? Sé que no me crees pero realmente este mundo se encuentra en disputa entre dos fuerzas. Es un poder que pretende igualar el de Dios. Sé que no crees en mis palabras. Ricardo es uno de esos seres que se atribuyen ser los únicos amantes de la justicia. Para él la vida humana es insignificante. Jack es solo un medio para sus fines. Realmente soy alguien más. ¿Pero qué te puede prometer a ti? ¿Has sufrido alguna gran pérdida? ¿Sientes acaso que tu vida es sacrificable? No puedo imaginar lo que él te prometerá pero sé que si él no vislumbra qué ofrecerte… él mismo te arrebatará algo para luego susurrarte la manera de recuperarlo. Es lo que hizo con Jack y con tantos otros. No espero que creas en estas palabras. Más tarde verás mi cadáver. Luego conversarás con él. Sé que has estado visitando a Ricardo. ¿Es poder lo que buscas? A mí no me interesa recuperar lo que “perdí”. No perdí realmente a esas personas. Todas las personas que amo siguen presentes en mí. Pero, sobre todo, ellos nunca aceptarían recuperar el tiempo a cambio del sacrificio de otras vidas. Por respeto a sus voluntades, decidí traicionar a Ricardo. Por mucho tiempo me vi seducido por su propuesta. ¿Pero cómo elegir entre los seres queridos del mundo al que deseas regresar y los seres amados del mundo que tendrías que destruir? Es una elección inmoral. ¿Acaso no amas a nadie en este mundo? Jack decidió que no quería ser utilizado. Él encontró a quien amar. Por eso envenenó su propio cuerpo. Aunque este ya estaba enfermo por la incompatibilidad con mi alma. Debería escapar. Debería ahogarme en el mar. Debería volverme insondable para Ricardo. Solo así te salvaría del mismo destino que Jack. Pero su voluntad es ver a Cecilia por última vez. Y no despedirse del ser amado es una amargura de la que el alma nunca logra recuperarse. Antes de que vayas a 1937, antes de que heredes mis recuerdos, antes de que seamos uno solo, debes saber que mi deseo no es volver. No porque no ame a ese gente ni a ese mundo sino porque el costo es inmoral. Pero ahora es tu decisión. Él arrancará la existencia de Jack de este mundo. ¿Podrás recordar esto alguna vez? No quedará rastros de él… de ningún tipo. ¿Es tu vida tan miserable como para renunciar a ella? Un destino similar puede caer sobre ti si resultas otro experimento fallido de Ricardo.
 

Jack se empezó a despedir aquella noche luego de que revelaras que su existencia no era espuria. Jack no encontró mejor manera que acercarse a Cecilia, luego, a solas, hablándole de ese mundo alternativo en el que ambos se amaron y se lastimaron. Ese mundo realmente desapareció. ¿Puedes imaginar cómo la vida de las personas que conocen son arrancadas de este mundo? Borrados completamente… como si nunca hubieran existido. Lo que esos dos sienten difícilmente es amor. El amor es admirar a la otra persona, aceptarla como es. Es no alojar ni un solo pensamiento de odio ni resentimiento. Es esperarla y desearle felicidad bajo cualquier circunstancia. Pero quien dice que el amor no tiene límites… se equivoca. ¿Sacrificarías millones de vidas para reencontrarte con alguien a quien dices amar? No sería amor lo que te motivaría sino egoísmo. ¿Ella podría mirarte con ternura al descubrir las vidas que tu “amor” destruyó? Jack desaparecerá en unas horas. Mi mente volverá a enturbiarse. Volveré a olvidar todo. Me he convertido en un instrumento para él. Ricardo alguna vez fue como un hermano para mí. Pero él me traicionó. Me manipuló cuando yo era muy joven para entender la magnitud de sus propuestas. Fui demasiado ingenuo. Trata de recordar cada una de las palabras de este mensaje. No eres el único al que manipulan. Los otros miembros (a los cuales conocerás seguramente mañana) también quieren librarse de su control. Debes esperar el momento oportuno. Yo te ayudaré y juntos haremos lo correcto.
 

Julián”
 

Leí ese mensaje con mucho retraso. Aquella tarde en esa pequeña Iglesia, Jack me mostró los residuos de su pecado. Las marcas en su hombro derecho significaban el fracaso de Ricardo. Eran las escaras del cuerpo de un hombre que se desmoronaba. Ese no ha sido mi destino. Es 2 de febrero del 2014 y aún no puedo comprender todo el mensaje.
 

Solo alguien sin ataduras a un mundo que desprecia puede seguir a quien tiene un sentido retorcido de justicia. ¿Qué es lo que motiva a quien trata de rehacer el mundo sacrificando a los que obstaculicen su camino? ¿Es eso realmente justicia? Nuestros pecados están a la misma altura. “Gota a gota hasta formar un mar de sangre”. Pronto dejaremos de ser instrumentos de Ricardo. Estuvimos siguiendo un camino marcado por nuestro egoísmo. Ahora todo es irreversible. Al parecer una guerra es inminente incluso sin su presencia. Este mundo se prepara para su destrucción. Quizás siempre fue su destino perecer. ¿Cómo será el mundo que le sucederá? ¿Pero realmente no existe salvación? ¿Qué camino tomaremos luego de librarnos de la tutela de alguien que decía actuar por amor? “El amor es inerme. Solo el poder puede protegerlo y garantizar la justicia”. “La justicia y la violencia están hermanadas de una manera que solo unos pocos podemos ver”.
 

Recordando el último mensaje de Jack… me doy cuenta de que aún no he amado verdaderamente.

Comments (0)

Tags:

El aborto, un homicidio exaltado (“Otra vez”, 25/09/2015)

Posted on 25 Septiembre 2015 by maxaguirre

– Muchos quieren lucrar con el aborto.

déjalo nacer

Por El académico.

 

Es increíble cómo un acto tan escabroso pueda ser justificado por jóvenes entusiastas que creen hacerlo en pro de la justicia. Es ya reincidente la actitud por ejemplificar con casos de pobres madres solteras que no podrán criar adecuadamente al niño. Y es canalla decirle a los pro vida que son ellos quienes condenan a esa pobre mujer. ¿Y el violador? Sin duda son casos reales. Pero los anti vida siempre olvidan que el violador es el victimario. Tanto el niño en formación como la madre son víctimas. Y se debe salvar a ambos. De todas maneras, lo que dicen no justifica un aborto (asesinato). ¿Esta misma gente es la que apoya las esterilizaciones o qué? ¿También pedirán que los “menos aptos” no se reproduzcan? Sabemos que son anti vida… ¿ahora también son spenceristas sociales?

“El Estado no debe intervenir en mi cuerpo”, gritan. Claro… ¿el Estado no debe intervenir en un caso de asesinato donde la víctima es un indefenso? Las leyes les dan lo mismo a los anti vida. Hablan de preocuparse por los pobres, pero mienten descaradamente. Si les interesa los indefensos y los pobres, no promuevan el asesinato y no exijan a los pro vida solidaridad… ¿ustedes no pueden darla ni sentirla? A la gente que valientemente decida tener a sus hijos pese a la adversidad hay que apoyarla (por supuesto). Si las medidas estatales son insuficientes (o si los anti vida van a salir con que la ayuda social es un robo), entonces los pro vida brindaremos ayuda privada.

Los anti vida intentan popularizar la idea de que nadie se siente feliz de no haber abortado. Pero los testimonios de gente que decidió conservar vida en su vientre son cuantiosos y no casos aislados e imposible como creen los anti vida. Existe una página de Facebook de  “Déjala decidir” (¿”católicas” a favor del aborto?) donde campea el libertinaje, la “argumentación” vacía y testimonios que llegan a lo truculento: el bebé es tratado como un virus o como una mercancía (caso Planned Parenthood). Así también existe el grupo “Déjala vivir” que defiende la vida. Podemos encontrar testimonios de gente que no se arrepiente de no haber interrumpido su embarazo. Y lo más importante: no se le vincula a una organización que se dedica a vender parte y órganos de los fetos muertos. “Déjala decidir” tiene mucho que responder en cuanto a su relación con la cuestionada Planned Parenthood.

Los anti vida parecen seguidores de Goebbels y utilizan una de sus máximas de propaganda: achacar al bando contrario las propias falencias. Por eso se atreven a tanto como decir que los pro

vida condenan a la futura madre a una experiencia traumática olvidando que abortar también trae consecuencias psicológicas. Mención aparte merece los cuestionamientos sobre Planned Parenthood. Las cabezas visible del grupo anti vida no solo están equivocados sino que tienen intereses muy sórdidos.

Comments (0)

Memoria fragmentada (1): urushdaur (“Reboot”, cap8)

Posted on 23 Septiembre 2015 by maxaguirre

– Antes del enfrentamiento con el Sexto (Ricardo Helguera).

1 de 0.5

Por Alex Aguilar

 

 

Esas dos horas eternas
 

Leí sus mensajes días después de su deceso. Solo habían quedado pendientes dos. El otro era una advertencia o la confesión de alguien atormentado. Este mensaje fue el culpable de que no leyera ambos. A penas lo abrí la primera vez para ahorrarme una pequeña eternidad.
 

“ – ¿Crees en mundos paralelos?, ¿en la reencarnación? ¿Quizás en el alma?

– Odio cuando haces eso… Jack. Dame un respiro, ¿no? ¿Quién no cree en el alma?

– Por eso eras tú la que dirigía las conversaciones. Yo soy un desastre.

– Sobre eso… tu amigo es muy raro jaja. Pero todo eso fue interesante. ¿Así que escribirán un libro los 3? Jaja luego de que le dijiste a Luis que en tu mundo sí es un buen escritor jaja.

– Él sabe que bromeo jaja.

– Ahora mismo nada me haría más feliz que hacer un libro con tu mejor amigo. Todo este tiempo pensé que era un subnormal. O un maldito pretencioso. O un descerebrado. Y en realidad solo es lo segundo.

– Si él te escuchara…

– ¡Luis, eres un maldito pretencioso! ¡¡Maldito pretencioso!! ¡¡¡Luis, tus libros son basura!!!

– jaja

– Cecilia, hace mucho que no te veía tan alegre… cuando regresé de viaje te noté algo cambiada. Fueron muchos meses. La primera vez te vi de casualidad. Estabas con tu madre. Fue a finales de octubre. Creo que el 20 o 21. Ella se veía tan diferente… era casi humana.

– No te metas con mi madre… a mí también me describes como si fuera un monstruo. Me dejas como una loca indecisa. Eso no te lo perdonaré jaja. Y lo del taxi jaja… ni siquiera es creíble jaja. Y eso de que solo leo los primeros capítulos de los libros o algo así… ¡mentira! A mí me encanta leer.

– Por algo le llaman ficción… jaja

– Bueno… jaja

– ¿Te parece si nos sentamos en ese parque? Llevamos caminando 20 minutos.

– Con tal de que no intentes nada raro…

– Mmm… siempre que eres tan directa es porque estás bromeando jaja

– No, es en serio. Lo digo en serio.

– jaja

– ES EN SERIO.

¿Todo fue muy extraño ciertamente, verdad? Alex, no recuerdo toda la conversación tal como fue. Usualmente recuerdo mucho de mis conversaciones con Ella pero ese encuentro fue raro… como si fuera irreal. Hay veces que siento que nunca pasó. No fue de imprevisto pero no esperé que todo saliera tan bien. Está claro que no soy un maldito reportero. Lo mío es la ficción. Así que mi versión de los hechos debes tomarla como la verdadera. Ya sabes que a ella no podrás preguntarle nada…

Mi memoria no es tan buena como la tuya pero eso es una ventaja. Hay veces en las que creía que te habías obsesionado conmigo. Y luego me sales con que mi vida no te interesa, maldito cabrón jaja. Ojalá puedan hacer esa historia. Luis parece llevarse bien contigo. A veces me siento como ese personaje que creamos esa noche: un hombre de otra dimensión del que nadie sabe nada. Cecilia siguió jugando a que no me recordaba el resto del tiempo. A veces era algo doloroso y por ratos divertido.

– Entonces, Jack, ¿este hombre está atrapado en un mundo ajeno? – ¿Debe considerar ajeno el mundo al que llegó? ¿Y qué si ese era finalmente el mundo en el que debía anclar? En ese caso creo que no estaría en un mundo ajeno.

– Aún así estaría en un mundo en el que nadie sabe de él… es tu caso jaja – Sí, ciertamente es mi caso jaja

– ¿Pero por qué dejaría el mundo desde el que partió?

– Quizás porque en ese mundo actuó de una manera egoísta. Así él tendría una segunda oportunidad. Pero principalmente… porque el mundo del que viene colapsó jaja. Mmm… quizás sus decisiones lo llevaron a apartarse de la gente que quería. Quizás era un hombre que esperaba que las personas se subordinaran a sus deseos y creencias. Todo eso desencadenó en hechos irreversibles… en grandes pérdidas. Todo por una maldita guerra.

– ¿Pero cómo puede arreglar las cosas en un mundo en el que no existe? ¿Y qué pasa con su mundo de origen?

– Él primero se asegura de que su mundo de origen quede a salvo… incluso si para él ya no hay mucho que rescatar. Llega a un mundo unos meses más joven… un mundo distinto de muchas maneras pero esencialmente el mismo… los hechos que marcarán grandes diferencias aún no ocurren. En este nuevo mundo, él existe pero no es el mismo individuo. Y muchas otras personas de su mundo también existen aunque sus personalidades e historias personales no sean las mismas. En este nuevo mundo, él decide proteger a las personas que ama incluso si eso significa alejarlas de él.

– ¿Y ese hombre te representa a ti, no? – Por supuesto. Acabo de inventar todo jaja.
– Pero… hay otra historia de la que te puedo hablar. Cecilia, no debería decirte nada pero…

– ¿Qué pasa?

– Me pareció ver a un viejo amigo.

– ¿Quizás al enfermizo de Billy Nakamuro? Jaja

Tuve que romper nuestro pacto, Alex. Le conté lo que le estaba pasando a mi cuerpo. Le hablé de Ricardo. Ella no creyó en mis palabras. Luego decidimos que seguiríamos hablando 3 días después en una especie de cita. Yo: Me preguntó por qué le contaba eso.

Billy: ¿Por qué volviste?, Jack

Yo: ¿Por qué estás tan serio? Te ves algo demacrado.

Billy: Algunos tenemos que estudiar hasta la madrugada.

Yo: No, no parece ser eso. ¿Por qué me estabas vigilando?

Billy: Siempre lo he hecho. Alguien debe cuidarte, viejo amigo.

Yo: No me llames así. No pareces ser la misma persona.

Billy: Todos cambiamos, Jack. Los humanos no son eternos, ¿cierto?

Yo (empujando a Billy contra la pared): ¿Quién eres?

Billy (con mi brazo en su cuello): Creo que no es la manera de tratar a tus amigos. Me estás haciendo daño.
 

Lo solté después de un rato. Había algo extraño en él ciertamente. Pero comprobé que era él aunque sus palabras se me seguían haciendo sospechosas. “¿Qué pasa con Cecilia? ¿Acaso le falta fe en tus palabras? ¿Acaso no puede creer en El absurdo? ¿Recuerdas las palabras de Soren Kierkegaard, cierto?”. Sus palabras pretendían herirme pero yo estaba listo para abrirle el abdomen si era necesario. “Hice de todo para que Aníbal no tomara represalias contra ti… digamos que se distrajo con una chica… pero parece que alguien envenenó su conciencia hasta convertirlo en un celoso capaz de pagar una traición con la muerte”. “¿Sabes de su afición por las menores de edad, no? Él conoció a una chica de 17 años. No supo si esconder la relación o enorgullecerse de ella. ¿Por qué habría culpa en su mente si la ama? ¿O quizás sus intenciones eran otras?”. “¿Era quizás que solo quería arrancarle su virginidad? ¿O realmente la amaba? Su rostro lleno de dudas era algo digno de ver”. “Pobre Aníbal. Lo hubieras visto. Hubieras visto el momento en el que entendió los peligrosos de su relación… y todo gracias a un amigo que se preocupa por él”. “¿Pero te imaginas qué puede hacer Aníbal si la chica comete infidencia? ¿Qué es lo peor que puedes imaginar?”. “Vamos, Jack, es momento de que especulemos. A mí se me ocurren cosas muy interesantes”. Decidí callarlo pero cuando volteé él ya no estaba.

Hoy en la mañana vi recuerdos de Cecilia… recuerdos hermosos. Si fue más que un sueño mío, ¿por qué yo no aparezco en ellos? ¿Por qué no puedo encontrarme? Solo puedo verla reír al lado de otras personas. Debería sentirme más feliz que despreciado… quizás no la amo como creo. Es más fácil decir que se cree en el amor que no espera nada… no tengo la valentía para amar de esa manera. ”
 

Epílogo: otro intento fallido
 

Ella ya no estaba.
 

Jack habló con ella por última vez esa tarde. Al hospital acudió Ricardo Ortega. Luego el cuerpo desapareció. No había familiares que lo lloraran y Cecilia le dio ahí mismo el último adiós. Conversaron muy brevemente. Jack no quiso o no pudo decir mucho. “Espero que mi alma se encuentre con lo infinito… no sé a dónde voy. Si tengo suerte, podré esperarte. Allá no importará la prisa ni la demora porque nuestro amor será eterno y absoluto.”. Era la primera vez que una manifestación de fe me parecía auténtica. ¿Jack la seguiría amando cuando su existencia quedara reducida a unos simples recuerdos? Comprendí que la voluntad de Jack era muy fuerte. Me prometí que protegería a Cecilia de alguna forma.

Había sido todo un fracaso. El cuerpo de Jack no había sido capaz de soportar aquel procedimiento. Ahora era yo quien debía tomar su lugar. Debía reunirme con Ricardo. Aún tenía pendiente dos mensajes de Jack.
 

Llegué muy temprano. Lo encaré. Estaba listo para que todo inicie. Era la primera vez que los veía reunidos. Ahora sé que no estábamos completos. Ricardo Ortega hizo pasar a Billy Nakamuro. Este último parecía mirar a ninguna parte. “Ahora puede hacer lo que quiera. Ya hizo su parte. Jack vino por su propia voluntad y tú ahora haces lo mismo. Alex, asegúrate de que Billy no recuerde nada. Nosotros ya nos encargamos de Cecilia. Creemos que tú sí podrás soportarlo pero… no te podemos dar garantías. ¿Estás listo para su resurrección? Conocimiento, poder… esa es mi promesa”.

Jack… fue la última vez que lo vi. Ahora cumpliría el destino que su cuerpo no le permitió. Miraría a través de sus recuerdos y los de Él

Comments (0)

La red de trata de mujeres y el verdadero poder de Héctor (“Reboot”, cap7)

Posted on 18 Septiembre 2015 by maxaguirre

– Octubre del 2014

gángster

Por Esmeraldo.

 

La sombra del dios hacedor Enki ya había caído sobre nosotros. Yo no había participado en esa primera batalla. Masacraron a todos los que supongo mis aliados. Mientras los sugaar intentaban despertar a uno de sus ex miembros más poderosos, eran acechados por los hombres de confianza de Héctor. “El cocinero” y Cristina habían ido personalmente a cazarlos con un grupo de agentes que esperaban por la señal. Planeaban no dejar ninguna evidencia. Solo Artyom los podría hacer frente, mientras un prolongado ritual se llevaba a cabo.

 

Era mi oportunidad para acorralar a Héctor. A mi mando no tenía ningún poder sobrenatural, pero sí diez hombres bien entrenados. Sabíamos toda la rutina de Héctor y sus vínculos con la trata de mujeres. Ese día el plan era asesinar a sus aliados más preciado y destruir todos los prostíbulos de su red. Sería un escándalo nacional. Esperamos a que todo oscureciera un poco. Matarlos fue relativamente sencillo. Lo hicimos por separado. A Héctor lo interrumpimos mientras conducía. Lo interceptamos y acorralamos con dos carros. Bajamos y disparamos a matar. Lanzamos 3 granadas y eso pareció ser todo.

 

Debíamos irnos lo más rápido posible. Aunque no importaba ser arrestados. Su muerte valía todo sacrificio. Pero el humo se disipó de una manera violenta mostrando a Héctor intacto. Una energía oscura emanaba de él y parecía protegerlo. Yo decidí huir con 4 de mis agentes. Los otros 5 siguieron disparando. No supimos de ellos hasta el día siguiente. La prensa habló de todos los homicidios. Héctor no fue ni remotamente mencionado.

Comments (0)

Advertise Here
Advertise Here

desde el 8 de noviembre