Home > Actualidad > El aborto no se combate por una cuestión religiosa sino por una cuestión moral y científica (“Otra vez”, 12/03/2016)

El aborto no se combate por una cuestión religiosa sino por una cuestión moral y científica (“Otra vez”, 12/03/2016)

-Hoy es La marcha por la vida.

MarchaPorLaVidaLimaPeru_EduardoBerdejo_ACIPrensa_220315

Por el Miró Quesada rebelde

 

Es un absurdo acusar a los que se oponen al aborto diciéndoles cosas como “solo lo haces por tus creencias y estas son nada” o “lo haces porque Dios lo dice”. Ni si quiera esto aplicaría a los cristianos. En la Biblia dice “No matarás”, pero lo diga o no es algo que compartimos todos los ciudadanos. Se oponen al aborto porque es un asesinato. ¿Dónde dice eso? Pues a eso se llega mediante razonamiento y ciencia. ¿Por qué entonces un grupo de ciudadanos le dice sí al aborto? Porque existen personas que no son conscientes que científicamente, y mediante razonamiento correcto, el aborto es el exterminio de una vida (de una vida humana).

 

Queda descartado que se haga por “argumentos religiosos”, porque, como se ve, no los hay ni se apela a ellos. Los del lobby gay quizás atacan de esta manera para confundir o para crear un “hombre de paja”. Incluso ateos y agnósticos pueden estar en contra del aborto porque están también en contra de que no se mate una vida humana inocente. Desde la concepción se define a un ser único con ADN único. Estamos hablando ya de una vida humana. Pero quiero yo plantearles la pregunta a los pro abortistas: ¿para ustedes desde qué momento empieza la vida humana? ¿Un día antes a esa fecha por qué es algo distinto y desechable? ¿Están dispuestos a negar los derechos intrínsecos de una vida humana?

 

Muchos dicen que se debe preferir el aborto a que un niño sea una carga para una madre pobre. ¿No es esto alguna especie de utilitarismo? ¿No es desechar una vida por un tema económico? ¿Por qué entonces no deshacerse de el niño mayor de la familia, esterilizarla o de plano acabar con todos los pobres? Así suenan cuando mencionan este “argumento”. Suena a sacrificar todo, así sea inmoral, por un supuesto “bien común” que sería el “derecho” de alguien más y no del no nacido: el “derecho” de la mujer a asesinar o el “derecho” de un gobierno a reducir sus gastos.

 

Es una descaro de parte de los pro abortistas esgrimir cosas que son secundarias para subordinar la vida y EL ASUNTO que se discute: se está matando una vida humana. ¿Y ayuda para esas madres? Claro que sí. Hay ayuda privada. Hay Centros prenatales. ¿Y ellos en qué ayudan a la madre pobre? Ah, en nada. Quieren que el Gobierno se encargue de no empobrecer al país mediante una especie de recorte de la población. A los pro abortistas no les importa la vida humana ni los traumas que puedan generarse en la mente de la madre que aborta.

 

El caso de la violación es delicado. Pero no se puede subordinar la vida a un tema de realización personal. La mujer no es libre para hacer lo que se le dé la gana (ninguna persona lo es así sea hombre). No se puede ir por encima de otra vida. Ese es el límite. Ningún hombre ni mujer puede atentar contra otro ser humano. La mujer no puede atentar contra otra vida humana, aunque está esté formándose en su cuerpo. Es una vida distinta con ADN distinto. El no nacido no tiene que pagar los crímenes del violador. No hay razón para hacerlo víctima. La madre sí puede darlo en adopción. Ese sí es su derecho. El Gobierno debe mejorar ese procedimiento. Y las personas deben de dejar de ser tan quisquillosas y específicas en sus pedidos de adopción. Así este procedimiento sería mucho más rápido. Marchemos por la vida. Marchemos hoy por la Razón y la Verdad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: