Tag Archive | "cine"

Tags:

Get out: una película para negros (“Harto spoiler”, 23/mayo/2017)

Posted on 23 Mayo 2017 by El Directorio

Por C.

 

Es una gran película, cuyo potencial solo puede ser visto por los negros y por los expertos en cine. Yo pude. La trama es excelente, pero casi desde el inicio se ve el humor negro (los chistes sobre el ajedrez, de que los negros están superdotados físicamente, mencionan a Hitler). Y lo peor: el personaje del policía negro gracioso que resuelve la trama.

La película me recordó a “Being John Malkovich“. En esa película también se podía entrar en el cuerpo de alguien, pero en grupo. Un detalle que llama la atención son los diálogos que evitan decir que esta mezcla entre un cuerpo negro y la mente blanca son la unión entre fuerza e inteligencia. En lugar de decir inteligencia, dicen algo como “confianza” o “firmeza”. Como para no ofender al público objetivo. ¿Quién inicia el proyecto para apropiarse de cuerpos de negros? Un corredor frustrado que fue vencido por Jesse Owen, el atleta negro que se dice humilló a Hitler. Desde ahí su familia y amigos creen que los negros son superiores físicamente que el resto de personas. Y que por eso hay que apoderarse de sus cuerpos y llenarlos de la inteligencia blanca. También en la película los blancos ricos mencionan que ser negro quizás hasta es ventajoso hoy en día porque “ser negro está de moda”.

 

Lo mejor: La trama. Muy sólida.

Lo peor: los chiste de la película. Al inicio no molestan, pero luego aburren.

8/10

Comments (0)

Tags:

Una película efectista, pero destacable (“Sin mucho spoiler”, 31/01/2017)

Posted on 31 Enero 2017 by El Directorio

Por C.

Lloré. No te diré en qué momento o si lo hice en muchas o pocas ocasiones. Esta película sufrió cierto desprestigio por un hecho que el director repudió públicamente (también dijo no saber al respecto). Una historia emotiva con un perro apela a algo muy sencillo como el amor animal, a la empatía. Es efectista. ¿Ver a un perro sufrir no nos haría llorar? ¿Ver cómo se apaga la vida de uno puede causarle a alguien indiferencia? Si ese es el caso, esta película no te cautivará por su recurso fácil. Pero sí lo hará por una historia destacable que termina siendo redonda.

Estamos ante un perro que se pregunta por el propósito de su propia vida. Algo que en la vida real es exclusividad de los humanos. ¿O no? El perro protagonista (hay muchas escenas en las que vemos desde su perspectiva -además, él narra-) pasa sus mejores años con su primer dueño. La película se toma casi la mitad del metraje en construir este vínculo.

Lo mejor viene luego de su primer deceso. Transita distintas vidas donde va aprendiendo su propósito en el mundo: volver a la vida de su primer dueño y ayudarlo a reconstruir su vida.

 

Lo mejor:

La historia (y lograr una buena historia no es sencillo). No es una obra maestra. Pero es destacable. Está muy bien hecha.

Lo peor:

Las transiciones de una vida a otra son algo bruscas. Uno se acostumbra. Pero la primera vez que muere quizás debió ser algo distinta.

 

 

Calificación: 8/10

Comments (0)

Tags:

Lo malo de “La La Land”: ¿es un musical?

Posted on 29 Enero 2017 by El Directorio

Por C.

Exageran quienes omiten sus falencias. El punto más débil es la historia, simplona (ni el final la salva). Como musical tampoco es bueno. Solo se luce como género en la introducción. Y unas escenas posteriores. Luego nos olvidamos que es un musical.

 

 

Salvo la introducción y la secuencia final (el “qué hubiera pasado si…”), como musical no da la talla. Ni Ryan Golsling ni Emma Stone otorgan una buena actuación como cantantes o bailarines. Pero la química entre ellos es otro asunto. La actuación como pareja es sensacional. Logran emocionarnos. Juzguen ustedes las escenas musicales.

Comments (0)

Tags:

Rogue One: emotivo final… ¿pero el resto? (“Sin mucho spoiler”, 18/12/2016)

Posted on 18 Diciembre 2016 by El Directorio

Por C.

 

El final resulta un orgasmo para cualquier fan de la saga. Vemos a Darth Vader intentando rescatar los planos de la estrella de la muerte, mientras el mensaje llega finalmente a la princesa Leia (en un bastante aceptable CGI). “¿Qué nos han traido?”, pregunta el mensajero. “Esperanza”, responde Leia. Orgasmo.

¿Pero el resto de la película? Hay que tener en cuenta que esta es la historia de soldados anónimos y el director transmite eso al no contarnos casi nada sobre los personajes: acá los héroes importan nada individualmente, solo importan como el grupo rebelde que emprende una misión suicida.

Quienes piensan que la traición del padre de la protagonista le da coherencia a la primera trilogía, se equivocan. De acuerdo, hubo un fallo programado en la Estrella de la muerte… ¿pero no se resuelve en la segunda Estrella? Es decir, la destruyen casi de la misma forma. Los villanos cada vez se me hacen más torpes. Darth Vader y la breve aparición de Leia salvan la película. ¿A alguien le sigue pareciendo coherente que el Imperio tenga a soldados tan ineptos como los stormtroopers?

darth-vader-rogue-one

La aparición de Darth Vader se roba la película. ¿El otro villano? Olvidable por completo. La historia es para fans: o sea, por sí sola no se sostendría narrativamente. O tendría que explicarse como un grupo de rebeldes que luchan contra unos villanos muy torpes, con sus soldados aún más torpes, para robar los planos de un arma que apenas conocemos. Eso sí, nos emocionamos cuando la protagonista decide ir a robar los planos. Se transmite muy bien la atmósfera de Star Wars, pero nada más. ¿Para cuándo una película sobre Darth Vader? ¿Nunca dudó sobre su lealtad al emperador entre el capítulo III al IV?

 

 

6/10

(El final por sí solo es digno de algo más, pero acá se analiza todo)

Comments (0)

Tags: , ,

El injerto y el montaje, los protagonistas de Leonidas Zegarra (“El culto de los fracasados”, 1)

Posted on 18 Junio 2016 by maxaguirre

-Extracto del análisis completo

Acorazado_Potemkin_montaje intlectual

Por Max Aguirre Rodríguez

 

 

Jorge Sanjinés en “El cine en el Perú” (1998) decía que los cineastas latinoamericanos deberían apartarse de las fórmulas hollywoodenses y buscar en cambio los ritmos internos de la propia cultura. Eisenstein creía algo parecido y renunciaba al individuo como estrella para encumbrar a la masa, la protagonista en la era soviética. Y Leonidas Zegarra en “Mi crimen al desnudo” (2001) volvía actor al injerto en el montaje. No eran ni los colectivos ni los individuos lo importante, sino las intrusivas tomas de un concierto de tecnocumbia sin sentido aparente. Lo de Zegarra vendría a ser un neorrealismo sin guerra, un surrealismo sin presupuesto, una vanguardia tardía, un cine moderno que termina siendo retro.

 

Yrigoyen definió a Zegarra, luego de decir que es pésimo, como un Arguedas del cine B. Tanto el aclamado escritor como el vapulado cineasta nos muestran un mestizaje: un choque entre occidente y lo andino. Esto es especialmente válido en “De nuevo a la vida” (1973). La historia de la familia que llega a Lima es un reflejo de la propia experiencia de Zegarra. Yrigoyen también destaca la fijación de Zegarra por el “sexo lascivo”, su perspectiva negativa sobre el sexo (Diaz Balbín mata meretrices en nombre de Dios), la aparición de figuras místicas y referencias a Dios (Jesucristo aparece en “Mi crimen al desnudo”). En cuanto al montaje, se puede encontrar guiños al neorrealismo (curso que aprendió de Chacho León) en el uso de actores no profesionales y su visión documentalista. Y más interesante es que en su obra parezca haber guiños a Eisenstein (su concepto de conflicto y lo de destacar una atracción, una idea, por encima de la continuidad). En la obra de Zegarra abundan el montaje intelectual. En una de las primeras escenas de “De nuevo a la vida”, “Rulito” Pinasco empieza a violar a una muchacha en la playa. Mientras la desnuda y manosea, tomas de las olas parecen interrumpir el erotismo. Las tomas son muy rápidas a excepción del final, cuando vemos las olas finalmente chocar con la orilla de la playa. Pasan unos segundos. Hay calma. Pinasco acaba de violar a su víctima (o al menos se insinúa). Otro ejemplo podría ser la escena en la que el personaje Poggi copula con una prostituta, mientras su acto se intercala con varios asesinatos de Balbín. El final del asesinato de la tía se familiariza mediante el montaje con Poggi llegando al clímax. Estamos ante el momento detonante de la captura de Balbín, el momento más intenso y el que antecede el final (conclusión que ya solo puede contraerse en cuanto a intensidad).

 

Si le creemos a Huanchaco, los conciertos de tecnocumbia serían parte de un mensaje que Zegarra nos quiere transmitir. Algo que se agrega durante todo el largometraje interrumpiendo la continuidad para decirnos: esto es lo que hacía el gobierno con la prensa chicha. De ahí que el personaje Mario Poggi interrumpa una escena triste para bailar tecnocumbia con su hija h20. No hay continuidad ahí. Parece un clip musical insertado, es un injerto. También podemos notar la importancia que le da a retratar el sexo lascivo. Una curiosa muestra del realismo de Zegarra se ve cuando el asesino está solo en su celda luego de ser apresado. Llora. ¿Pero qué insinúa el montaje como el recuerdo de ese momento? Cinco minutos de sexo con su esposa Yesabella. ¿No es acaso lo que recordaría el hombre promedio en el momento más depresivo?

Comments (0)

Advertise Here
Advertise Here

desde el 8 de noviembre